Un alfarista a favor de AMLO

No sé cómo enmarcar el pronunciamiento de mi distinguido paisano Esteban Garaiz Izarra, delegado en Jalisco de la Fundación Lázaro Cárdenas del partido Movimiento Ciudadano a favor de la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador, a quien en su cuenta de Twitter le escribió el siguiente mensaje el 3 de este mes:

“Amigo @lopezobrador la mayoría de los jaliscienses, como seguramente sabes, hemos decidido emitir voto diferenciado: AMLO/Alfaro. Abrazo fraterno”.

Más allá de que me llama la atención de que hable a nombre de “la mayoría de los jaliscienses” y se abrogue la facultad de señalar el sentido del voto de esa mayoría, su pronunciamiento destaca por dos cosas:

1. Lo hace a favor de quien nada menos ha señalado a su candidato a la gubernatura –Enrique Alfaro– como un “traidorzuelo” y un “farsante”, y ha pedido a los jaliscienses que no voten a su favor, sino que lo hagan por el candidato de Morena, Carlos Lomelí Bolaños.

2. El sentido de su voto es en contra del candidato Ricardo Anaya Cortés, con quien su candidato a la gubernatura –Enrique Alfaro– ha establecido una alianza electoral, a quien ha destacado como el mejor candidato para gobernar el país y a favor de quien ha pedido el voto de los jaliscienses, pues es el candidato de la coalición Por México al Frente, del que forma parte el partido Movimiento Ciudadano.

En su colaboración periodística de ayer, Garaiz Izarra escribió: “La mayoría en Jalisco lo dice en público y en privado: voto diferenciado perfectamente compatible. Los electores peatones usaremos dos vehículos: uno a favor de la regeneración nacional –en alusión directa a Morena–; el otro para la reconstrucción de Jalisco –ojo: no se refiere a la refundación, sino a una “reconstrucción, sabedor de que ambas cosas no son lo mismo y que lo primero es más que imposible llevar a cabo-”.

Dicho en palabras llanas: Esteban Garaiz convoca a votar para la Presidencia de la República a favor del adversario –¿o enemigo?– de Enrique Alfaro y no por el aliado del alfarismo, candidato del tripartita (PAN, PRD, MC) Por México al Frente.

Sé del respeto que Garaiz Izarra tiene por Alfaro Ramírez, pero sé que también nunca se someterá a su voluntad y eso le da la libertad para hacer el pronunciamiento que, por extraño que parezca, hoy hace a favor de López Obrador, con quien sin duda alguna tiene una gran afinidad e identificación, no obstante los golpes certeros que el tabasqueño ha lanzado en contra del candidato a la gubernatura.

Es cierto –lo he consignado en este espacio– que hemos visto automóviles circular con las calcomanías compartidas a favor de AMLO y de Alfaro, pero creo que es muy aventurado asegurar que en este sentido será el voto de “la mayoría de los jaliscienses” como lo asegura el ex titular Ejecutivo local del extinto IFE, pues se advierte también un crecimiento en la preferencia ciudadana a favor del candidato de Morena a la gubernatura, Lomelí Bolaños, tanto que hoy los candidatos de Movimiento Ciudadano se han lanzado con acusaciones en su contra, al advertir que se ha convertido en una amenaza electoral.

Garaiz Izarra sabe que así como se aventuró a pronosticar un voto diferenciado para la Presidencia de la República y la gubernatura, existen muchas posibilidades de que se registre una votación vertical; o sea, que la marca Morena sume sufragios a favor en ambas candidaturas y quizás lo diferenciado sea en las alcaldías y diputaciones locales.

¿Cómo tomarían los alfaristas el pronunciamiento de Garaiz a favor de López Obrador? ¿Cómo lo tomaría el propio Enrique Alfaro? Saber que un aliado se pronuncie a favor de quien le ha endilgado severos calificativos no debe de ser lo más agradable, pero ni modo, no queda más que hacer de tripas corazón.

ES TODO, nos leeremos ENTRE SEMANA.

JJ/I