'Confabulario' será el siguiente libro vivo

En proceso. Chema Arreola se dice muy entusiasmado de generar este homenaje a su abuelo Juan José Arreola, de quien, como el resto de su familia, atesora recuerdos invaluables. (Foto: Dalia Zúñiga Berumen)

La plataforma Libros Vivos ya tiene su siguiente protagonista: Confabulario, una de las obras de Juan José Arreola que vio la luz en 1952 y que tendrá, además de la voz, el rostro de Mauricio Isaac en el primer monólogo para el actor. Al tren de este proyecto, que se convierte en el homenaje de los nietos José María y Alonso Arreola, se suben también el dramaturgo Alejandro Ricaño y el director y guionista Juan Manuel López Velarde.

Su estreno será en el marco del centenario del también autor de La feria, que es en septiembre, en el Teatro Degollado.

Todos los involucrados hasta hoy ya están en las primeras pláticas creativas para desarrollar el texto en torno al libro de cuentos del escritor zapotlense. Incluso están en la búsqueda de perfilar las herramientas con la que llevarán al escenario el texto, porque si algo tienen claro, especialmente los creativos de la plataforma, es que no debe ser igual a su antecesor, 50 de Cien, proyecto con el que celebran el cincuentenario de Cien años de soledad de Gabriel García Márquez.

“Estamos en la primera etapa de desarrollo, y viendo qué hacer con la música, quizá sí nos metamos mi hermano (Alonso) y yo en ese tema, que estaría muy bien, como que muy naturalmente sucedería. Pero irá saliendo, ya hemos tenido las primeras reuniones creativas y es la primera vez que hablo ante un medio de esto abiertamente para mencionar los nombres. Estamos muy contentos, creo que vamos bien cobijados, porque no es tan fácil el desarrollo de estos guiones, a pesar de que se sienten como muy naturales, muy claros en escena, tiene muchas cosas atrás”, comentó en entrevista José María, mejor conocido como Chema Arreola, para NTR.

El origen

Libros Vivos, recuerda el músico, surge luego de Rock and Libros, en el que el autor en escena es acompañado por un grupo, cuyo primeros trabajos fueron la mancuerna entre Juan Villoro y algunos miembros de Caifanes para el libro Tiempo trascurrido, y Xavier Velasco con Diablo guardián y Paco Huidobro de Fobia, en el marco del Vive Latino de 2014.

“Lo que queremos es liberar al libro, sacarlo del estante convertirlo en experiencias escénicas, musicales, gastronómicas, y lo que se deje, porque hemos descubierto sobre la marcha que el libro es susceptible de convertirse en muchas cosas”, añadió Arreola.

En este sentido, en torno a Confabulario el espectador podría tener muchas sorpresas más allá de la escena inclusive, por ejemplo el desarrollo de una botella de vino, una colección de ropa o un mueble. “Porque el libro puede convertirse en un objeto que lo acerque más a la vida cotidiana de los lectores”, comentó.

Las posibilidades

“A lo que apostamos es que cada uno de los libros que llevemos al escenario”, agregó Chema Arreola, “es que sí tengan una dramaturgia particular, una historia muy clara que narrar para que se pueda diferenciar una obra de otra, porque luego puede terminar en un desastre en el que todo es lo mismo y ahí es donde está la magia y la parte divertida, porque te obliga a pensar en otras posibilidades de lo que le va a ocurrir al cada libro, qué le puede pasar a Confabulario, qué le puede pasar a Rayuela, cuál sería el conflicto”.

Por ello no dudan en que pueden aplicar varios dispositivos escénicos multimedia, en caso de requerirlo, para darle vida a la colección de cuentos de Juan José Arreola.

Una parte fundamental para los generadores del proyecto, entre los que se encuentra la tapatía Nelly Rosales Plascencia directora de la empresa productora Conexión, es que se imaginan a un libro con la cara de un actor.

Para Chema, particularmente, seleccionar a Mauricio Isaac tiene que ver con que “me recuerda mucho a mi abuelo, físicamente, en este sentido también le veo la cara de este libro, como en su momento le vimos la cara del libro a Rodrigo Murray para Cine años de soledad, es más como él, un hombre alto para un libro grueso”, confesó.

El centenario de Juan José Arreola es el 21 de septiembre, pero no será en esa fecha el estreno de Confabulario para Libros Vivos, sino tentativamente el 25 y 26 de septiembre, porque lo que sí tienen cierto es que darán dos funciones. Esa incertidumbre, que no tardará mucho tiempo en despejarse, también es parte de la sorpresa del proyecto.

Los involucrados

Chema y Alonso Arreola. El primero baterista y el segundo bajista, tanto de rock como de jazz, los hermanos Arreola se han caracterizado por participar en diferentes proyectos musicales y artísticos que no se limitan a una sola disciplina. Grabaron tres discos con La Barranca.

Alejandro Ricaño. Sin duda Más pequeños que el Guggenheim es una de las obras más reconocidas del dramaturgo veracruzano en Guadalajara, así como Fractales, Lo que queda de nosotros y El amor de las luciérnagas, todas montadas en esta ciudad. Es considerado uno de los dramaturgos más importantes de su generación, con varios premios nacionales e internacionales.

José Manuel López Velarde. Es el director de la obra musical más longeva en la cartelera de la Ciudad de México: Mentiras, con 10 años. También ha dirigido los proyectos Si nos dejan y El último teatro del mundo.

Nelly Rosales Plascencia. Es directora de la empresa Conexión, que ha desarrollado entre otros proyectos de producción de la inauguración de los Juegos Panamericanos en Guadalajara en 2011 y del Gran Museo del Mundo Maya, y colaboradora en la gala Despertares de Isaac Hernández.

Casi listo el trabajo con Hinojosa

A la par, Chema Arreola también comentó que están terminando ensayos con Francisco Hinojosa y La Orquesta Basura para llevar La peor señora del mundo a Rock and Libros, proyecto que podrían estrenar en julio, sin fecha definida.

“Es un libro estupendo que le gusta mucho a los papás. Podríamos decir que es el primer libro de humor negro para niños”, compartió Arreola, quien también se maravilló del trabajo que hace La Orquesta Basura como ejecutantes y lauderos, al construir instrumentos a partir de materiales de desperdicios.

“Con estos proyectos queremos quitarle la solemnidad a las presentaciones de libros, y generar herramientas también para los nuevos autores, que tengan otra forma de presentar sus obras, no sólo las clásicas, sino también las novedades”. Dalia Zúñiga Berumen

Para saber

50 de Cien, con la actuación de Rodrigo Murray, se encuentra actualmente en temporada los viernes de junio en el Conjunto de Artes Escénicas

 

JJ/I