Disrumpir la educación

La tendencia a disrumpir todos los ámbitos ordena imperativamente modificar la educación; educar es formar para la vida que les tocará vivir en un futuro a nuestros hijos y nuestros alumnos. La educación escolarizada quedó atrás de la industria, el comercio y los servicios, es una tragedia. Se debiera estar formando excepcionalmente a los maestros para formar en bilingüismo, creatividad, innovación, emprendimiento, ciencia y tecnología, softskills, personalización y especialización de actividades de acuerdo con cada perfil de habilidades de los alumnos.

La educación ante la automatización y la inteligencia artificial necesita utilizar la tecnología virtual online y digital, las plataformas interactivas para adaptar inquietud, curiosidad, capacidad y avance de los alumnos de manera personalizada. No se puede entender la educación sin Internet y gadgets diversos en el aula y en la casa. Formar para manejar las emociones (el llamado mindfulness). Educar en valores y moral; incluso a través de la religión, cualquiera que sea, para obtener personas funcionales y adaptables. Educar de manera colaborativa compartiendo y no compitiendo, el trabajo colectivo donde nadie es superior y todos son necesarios; entrenamiento que debe llevarse por años mediante un sistema que provoque la interacción continua.

Los psicopedagogos deben ser especialistas en neurociencia para obtener procesos cognitivos de acuerdo con las edades, intereses, medio social e integrar nutrientes neuronales que propicien el apropiamiento de experiencias de aprendizaje. El estado debe permitir la libertad de aprendizaje en programas regionalizados y especializados de acuerdo con cada escuela que adecue planes con instalaciones, docentes y equipamiento. Nuestras universidades deben ligarse a universidades del extranjero, a docentes a distancia, fusionarse con la industria y promover la investigación, de otra manera el abismo será cada vez mayor y esto implica por default una educación inmersa en el inglés.

Enseñar negocios, emprendimiento y finanzas es prioridad, abatir el miedo al fracaso y crear nuevos modelos de negocios. Promover el deporte y la salud, así como el arte a su máxima expresión pues crear obras de arte genera creatividad; el elemento más importante en la actual sociedad de la innovación y la disrupción. Si deseamos un mejor país empecemos por transformar la formación de nuestros docentes que deben ser expertos profesionales de la educación, especialmente ingenieros que entiendan la evolución de la tecnología y disrumpamos nuestros modelos educativos. La educación es la única manera de promover la producción y con ello eliminar la pobreza y la opresión social. México debe comprender lo que entendieron hace años los países avanzados, debe convencerse que la economía del presente está basada en el conocimiento.

juliocesarsaucedo@icloud.com

@Saucedodlallata

JJ/I