Lemus: política del avestruz

Luego de cuatro días de la intensa lluvia que azotó parte de la zona metropolitana el domingo anterior y que provocó estragos principalmente en el norponiente de Zapopan, donde se vieron afectados 190 vehículos y resultaron damnificados vecinos de colonias como La Martinica, Nueva España y Balcones de la Cantera, entre otras, así como la zona Centro y tiendas de Plaza Patria, el presidente municipal con licencia Jesús Pablo Lemus Navarro ha ignorado el problema del que le achacan ser responsable por negligencia y responder –como ha sido la constante en su gobierno– a intereses inmobiliarios.

“Lo perdimos todo, no quedó nada… Lo primero fue sacar a mis nietos y brincar bardas (…); siento tristeza de ver mi casa así (…); se me echó a perder todo: refrigerador, trastes, colchón, todo lo que tenía, me quedé sin nada”. Éste fue el testimonio, recogido por un diario local, de Teresa Barajas, habitante de La Martinica, donde como el de ella se registraron otros 57 casos, a decir de la Unidad Estatal de Protección Civil y Bomberos.

En contraste, para el munícipe con licencia que anda en busca de que zapopanos como los de estas colonias afectadas le otorguen su voto para reelegirse por otros tres años, la tragedia no le mereció más allá que tres comentarios en su cuenta de Twitter: uno, para agradecerle a su gobierno (@ZapopanGob) por el apoyo a los ciudadanos; otro, para agradecerle al personal de las dependencias municipales como Protección Civil, DIF Municipal, Policía, Mejoramiento Urbano, Servicios Municipales, brigadistas forestales y Parques y Jardines, por “garantizar la seguridad y protección a las familias”; y sólo uno más para reconocerle “a los ciudadanos que apoyaron en las labores de rescate…”.

Después de esto ha guardado silencio y ni un pie ha ido a poner en las colonias afectadas, aunque ha sostenido estos días encuentros con vecinos de otras colonias como El Briseño, Santa Margarita, Unidad Fovissste y Nuevo México. ¿Visitar en estos días La Martinica, Nueva España o Balcones de la Cantera? ¡Ni loco…! Como tampoco se ha parado en Plaza Patria, de la que era vecino hasta antes de asumir el cargo e irse a vivir a un exclusivo coto en Colinas de San Javier, donde se ubica la Parroquia José María Escrivá de Balaguer.

Jesús Pablo Lemus ha ignorado el problema y rehuido asumir la responsabilidad que tiene no sólo de los estragos causados por la pasada lluvia que a decir de los expertos –Luis Valdivida, de la UdeG, y Daniel González, del CUAAD– no fue extraordinaria, como lo quieren hacer ver simpatizantes del partido Movimiento Ciudadano o del alfarismo, sino de otros graves problemas como el de la inseguridad y la penumbra en que viven por las noches una gran cantidad de colonias que se han convertido en territorio favorito de la delincuencia ante la falta de luminarias, cuya adquisición se ha visto envuelta en otra secuela de las muchas irregularidades que ha caracterizado a su gobierno en poco más de dos años.

Lemus Navarro ha recurrido a la política del avestruz e ignorar los problemas de colonias como Chapalita donde los vecinos lo acusan de autorizar ilegalmente la construcción de dos torres habitacionales con un total de 100 departamentos y de la inseguridad que priva en Chapalita de Occidente, Chapalita Las Fuentes, Guadalupe Jardín, Jardines de Guadalupe y La Estancia, entre otras. O los problemas de la colonia La Calma donde le reclaman haber mordido parte del área verde del parque para encementarla. O de Bugambilias, donde lo acusan de incumplir su palabra de rescatar el bosque que pretenden destruir para colocar ahí… departamentos y locales.

Sin duda, Jesús Pablo tiene muchas cuentas pendientes qué rendirle a los zapopanos, a los que ha engañado, antes de pedirles otra vez su voto.

ES TODO, nos leeremos ENTRE SEMANA.

JJ/I