Ford Fund entrega becas a estudiantes

ESTRENANDO. Es la primera vez que el programa Impulsando sueños llega a México.

Con un fondo de 4.5 millones de pesos, por primera vez Ford Fund –brazo filantrópico de Ford– introdujo a México el programa Impulsando sueños y otorgó becas a 100 estudiantes de las escuelas Ford para que continúen sus estudios.

De acuerdo con el gerente de Ford Fund, Joe Ávila lo que la fabricante de automóviles encontró en la niñez mexicana en esta primera edición fue la ambición de hacer un México mejor, lo que por sí mismo justifica la llegada del programa al país.

Con base en la filosofía de Henry Ford, creador de la marca, de que una empresa que sólo genera dinero no sirve para nada, la automotriz tiene la misión de impulsar a las comunidades donde opera, además de contribuir al desarrollo de la economía mexicana.

Esta primera edición de Impulsando sueños es una prueba piloto, pero tiene el objetivo de continuar a largo plazo, lo que se suma a otros programas que Ford Fund ya tiene en el país como el impulso a la lectura, ayudar a conducir mejor a los jóvenes y apoyo a organizaciones en los desastres naturales, entre otros.

La selección de los acreedores a las becas se llevó a cabo en las escuelas Ford, en donde los niños aspirantes concursaron a través de la entrega de ensayos sobre sus propios sueños en la vida.

En el acto de entrega de diplomas y becas a los estudiantes seleccionados, estuvo en todo momento y platicando de cerca con cada uno de los estudiantes premiados el presidente y director general de Ford de México, Héctor Pérez, quien tomará posesión del cargo a partir del próximo 1 de julio.

Inspiración

La sorpresa del día la dio Ludwin Israel Valdéz Martínez, un chico egresado de la escuela 132, quien inició su discurso con la frase: “Inténtalo y fracasa, pero no fracases en intentarlo”, de Stephen Kaggwal y a partir de ahí el niño, cuyo sueño es ser médico cirujano militar, no dejó de tener la atención de los asistentes.

Se dijo afortunado por tener la oportunidad de compartir su sueño de ser médico, pero no cualquier médico, sino aquel que ama lo que hace, que no se conforma y busca el bien común.

Habló de las enseñanzas de su madre, de su tío militar y de sus maestros, y agradeció a Ford el apoyo que le dio durante seis años en su educación y hoy le ofrece apoyos económicos para continuar, porque una limitante siempre ha sido la carencia de recursos. Notimex

JJ/I