Ay, cómo lo sufren

EXPECTANTES. Académicos y agregados disimulan los nervios mientras España aún no anotaba. (Foto: Patricia Peña)

 

Dice Juan Villoro que los balones del futbol no tienen por qué romper los jarrones de la cultura. Eso lo sabe un grupo de docentes españoles de la Universidad de Guadalajara, quienes lo aprendieron ayer algunos de sus alumnos del CUAAD, quienes al terminar clases comenzaron su búsqueda desesperada por encontrar un salón y un televisor para seguir el encuentro del grupo B de la Copa Mundial entre España e Irán.

 

El académico cordobés Antonio Rodriguez Jiménez, un periodista quien entrevistó a personalidades como Jorge Luis Borges, doctor y escritor de medio centenar de libros, encabezó la propuesta de seguir el encuentro junto a su coterráneo español Jerónimo Sanz.

 

Se sumaron otros docentes polacos, brasileños y mexicanos, solidarios con la tensa calma con la que comenzó el juego.

 

Una torta española preparada por el propio Rodríguez Jiménez, quien hace un año tuvo un conocido restaurante de comida típica de su país, el cual tuvo que cambiar por cuestiones laborales, abrió el apetito de los presentes y calmó la angustia de no ver reaccionar en la portería a los españoles, favoritos en pronóstico y sentimiento.

 

“Es el gran problema que encontramos con éste Mundial, que estamos trabajando por la mañana y a veces no hay dónde reunirse para ver el juego”, expresó Antonio, al tiempo que se concretaba el medio tiempo sin anotaciones.

 

La corriente que otorga el diseño de las instalaciones universitarias en los límites de la barranca de Huentitán no refrescó la sofocante angustia hasta el minuto 54 cuando Diego Costa concretó el gol de la diferencia que a la postre sería el definitivo y que le dio mejor sazón a la ensaladilla rusa que llevó otro profesor.

 

“La hemos pasado muy bien. Hemos pasado muchísimo sufrimiento, Irán se ponía muy atrás al principio, me ha recordado el partido, salvando la distancia, de México contra Alemania, el resultado es el mismo, (España 1-0 Irán) mínima diferencia y gran ventaja”.

 

JJ/I