Tres de cada 100 mil, con ELA: IMSS Jalisco

Padecer hipertensión puede ser un factor de riesgo para enfermar de ELA. (Foto: Especial)

Ayer, al conmemorarse el Día Mundial contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) –se recuerda cada 21 de junio–, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Jalisco indicó que esta enfermedad neurodegenerativa, la cual implica daños progresivos para quien la padece, se presenta en tres de cada 100 mil personas, por lo que llamó a estar al tanto de sus síntomas.

El titular del Servicio de Urgencias del Hospital de Especialidades de la institución, Ramón Iván de Dios Pérez, indicó que un posible síntoma de la ELA es la rigidez de la mandíbula, lo que impide al paciente hablar y comunicarse normalmente; no obstante, aclaró que la señal mencionada forma parte de una amplia sintomatología.

“(Hay varios) síntomas y niveles de gravedad, de manera que una persona puede tener molestias leves durante toda su vida, mientras que otra puede incluso requerir apoyo respiratorio y alimentación por sonda en estadios avanzados”, apuntó el especialista.

De Dios Pérez reconoció que un diagnóstico oportuno de este mal es complejo, ya que suele causar alteraciones en el movimiento del cuerpo y debilidad muscular que son característicos de otras enfermedades.

“Además cada paciente es distinto; algunos pueden tener problemas para deglutir, constipación intestinal o diarrea, incontinencia urinaria, dolor incluso con el simple contacto de la ropa e incluso algún tipo de parálisis como en los pacientes con Parkinson”, explicó.

Pese a la diversidad de señales de la ELA, en el Seguro Social indican que las principales manifestaciones de ésta son la debilidad progresiva generalizada, fatiga, contracciones y tensión en los músculos, y dificultad para deglutir alimentos.

En caso de presentar los síntomas referidos, De Dios Pérez llamó a acudir urgentemente al médico, pues hay mecanismos que pueden retrasar el deterioro del organismo y darle al paciente más años con calidad de vida.

CAUSAS Y PREVISIÓN

Tanto la ELA como otras enfermedades neurodegenerativas están asociadas con la deficiencia de vitamina B y ácido fólico, así como padecer hipertensión, diabetes, obesidad y patología del riñón cuando ya se es mayor de 60 años, recordó la institución.

Por ello, el médico recomendó que es importante “llevar un estilo de vida saludable que incluya ejercicio, hidratación con agua simple y alimentación equilibrada, a fin de preservar el estado físico en las mejores condiciones posibles”.

Síntomas del ELA

  • . Rigidez en la mandíbula
  • . Debilidad generalizada
  • . Constipación intestinal o diarrea
  • . Incontinencia urinaria
  • . Dolor al simple contacto de la ropa
  • . Parálisis
  • . Fatiga
  • . Tensión en los músculos

Factores de riesgo

  • . Deficiencia de vitamina B y ácido fólico
  • . Padecer hipertensión, diabetes, obesidad y patología del riñón cuando ya se es mayor de 60 años

Consideraciones de la ELA

  • . Según el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (Conadis), una de cada 20 mil personas en el mundo es diagnosticada con esclerosis lateral amiotrófica (ELA)
  • . Este mal provoca que las neuronas motoras que van del cerebro a la médula espinal, desde donde parten hacia las células del resto del cuerpo, se degeneren progresivamente, produciendo la muerte de las mismas, con lo que se pierde la capacidad de iniciar y controlar el movimiento de los músculos
  • . La edad media de inicio para este padecimiento es de 58 años, poco frecuente antes de los 40 y después de los 70 años de edad
  • . Afecta esencialmente extremidades superiores, principalmente manos, con parálisis, calambres y contracciones en los músculos
  • . Un diagnóstico oportuno de la enfermedad es difícil, ya que suele causar alteraciones y debilidad muscular que son característicos de otras enfermedades
  • . 20 por ciento de quienes tienen ELA viven cinco años o más; 10 por ciento, más de 10 años; y 5 por ciento vivirá 20 años

__________________

FRASE

“(Hay varios) síntomas y niveles de gravedad, de manera que una persona puede tener molestias leves durante toda su vida, mientras que otra puede incluso requerir apoyo respiratorio”
Ramón Iván de Dios Pérez, titular de Urgencias del Hospital de Especialidades

JJ/I