Video: China prueba autopista solar

INNOVACIÓN. El experimento es la señal más reciente del deseo de China de innovar y dominar el mercado. (Foto: Especial)

Una tarde llena de esmog, enormes transportadores de troncos y camiones cisterna recorrieron con estruendo una autopista y se abalanzaron por una curva en la base de una colina. Solamente un barandal no reforzado se interponía entre el tránsito y un barranco.

Es una carretera difícil de recorrer en auto en cualquier condición. Sin embargo, los expertos la observan por una razón en particular, la curva está pavimentada con páneles solares.

“Si pasa esta prueba puede ajustarse a todas las condiciones”, dijo Li Wu, presidente de Shandong Pavenergy, la empresa que fabricó los páneles solares cubiertos de plástico que forran la carretera. Si a su producto le va bien podría tener un gran impacto en el sector de las energías renovables y también en la experiencia de los conductores.

El experimento es la señal más reciente del deseo de China de innovar y dominar el mercado cada vez más lucrativo y estratégicamente importante de las energías renovables. El país ya produce tres cuartos de los páneles solares que se venden a nivel internacional y su industria de manufactura de turbinas eólicas también está entre las más grandes del mundo.

El atractivo potencial de las carreteras solares, con páneles modificados que se instalan en lugar de asfalto, es evidente. Generar electricidad a través de las autopistas y las calles, en vez de hacerlo en campos y desiertos, podría ahorrar mucho. Además, debido a que las carreteras atraviesan y rodean las ciudades la electricidad podría usarse casi al lado del lugar donde se genera. Prácticamente no se perdería energía al transportarla, como sucede con proyectos en lugares alejados.

Y ese espacio para páneles es casi gratuito porque de cualquier manera se necesitan las carreteras. Las autopistas deben repavimentarse cada cierto tiempo, lo cual conlleva un gran costo, así que la instalación de páneles solares duraderos podría reducir el costo de mantenimiento.

Las carreteras solares también podrían cambiar la experiencia de los conductores. Las bandas eléctricas que se calientan pueden derretir la nieve que cae sobre ellas. Los diodos que emiten luz y están incrustados en la superficie de la celda pueden servir para dar señalamientos iluminados que dirijan a los conductores hacia salidas o alertarlos sobre zonas en construcción y otros peligros de tránsito.

Ese tipo de autopistas por fin se vuelven viables. Los precios han disminuido drásticamente en años recientes; gracias, en su mayor parte, a la producción china en aumento.

Accesible

Un pánel solar cuesta ahora una décima parte de lo que costaba hace 10 años

JJ/I