Homenaje al padre ‘Chuchín’

(Foto: Especial)

José Jesús Gómez Fregoso, Padre Chuchín, fue homenajeado por su trayectoria como historiador, maestro, investigador, escritor, paleógrafo,  columnista y promotor cultural.

“En su pensamiento y en su obra han estado presentes, en todo momento, la defensa de las libertades como un tema de la religión católica, esa visión me lleva a recordar a dos pensadores del siglo 16. El primero Sebastián Castellio, humanista, defensor de la libertad y enemigo de los fanatismos religiosos; el segundo,  Juan Calvino, promotor de las reformas radicales a la iglesia católica que consiguió imponer una república teocrática sostenida por una disciplina absurda. Siempre habrá algún Castellio que se alce contra cualquier Calvino, defendiendo la independencia soberana de la opinión frente a toda violencia ejercida desde el poder. Afortunadamente en Guadalajara hemos tenido al padre Chuchín para encabezar esa lucha”, indicó el presidente municipal tapatío, Enrique Ibarra Pedroza.

El sacerdote e historiador, de 85 años de edad, señaló: “me interesa que el joven cambie Guadalajara, que hagamos el esfuerzo de rehacerla como era antes”.

El rector de la Universidad de Guadalajara, Miguel Ángel Navarro Navarro, refirió sobre el homenajeado: “Chuchín ha contribuido a la formación de innumerables generaciones de jóvenes a quienes inculcó el gusto por la historia, como recurso indispensable para el desarrollo intelectual y ético del ser humano”.

Gómez Fregoso es sacerdote jesuita, doctor en Historia por la Universidad de Guadalajara, “distinguido en su carácter como historiador, traductor, paleógrafo, profesor de preparatoria, de universidad, poliglota, humanista en la extensión de la palabra”, recalcó el académico Guillermo Gatt Corona.

La regidora María Eugenia Arias Bocanegra agregó que el Padre Chuchín hizo de la historia su pasión, logrando que hicieran lo mismo varios jóvenes “que se adentraron y descubrieron caminos de vida y compromiso social”. Y aseveró que tiene “prácticamente las tres virtudes cristianas que son, al mismo tiempo, los tres grandes principios republicanos: la libertad, la igualdad y la fraternidad”.

EH