Vuelve el caos para autos y peatones

Conflicto. La obra hace perder tiempo y paciencia a los conductores. (Foto: Jorge Alberto Mendoza)

Después de que los problemas de colapso vial habían disminuido con la apertura de la lateral de avenida Patria a su cruce con Ávila Camacho, ayer, una vez que se volvió a cerrar y no hay manera de incorporarse, el caos de autos regresó.

Este medio realizó un recorrido por la zona para constatar que es imposible para los automovilistas que circulan por Patria y desean girar, ya sea a la derecha o izquierda hacia Ávila Camacho, tomar la lateral que dirige a estos sentidos. Desde el paso a desnivel en sentido Américas hacia Plaza Patria, los autos se atoran al no haber señalamientos previos que anticipen el cierre de esta lateral.

Los autos deben forzosamente circular por el paso a desnivel que va hacia Atemajac por la avenida Patria, lo que obliga a rodear para poder incorporarse a Ávila Camacho. Conductores se quejan del cierre, y aunque son conscientes de la necesidad de hacerlo, piden que por lo menos se anticipe, como exigió el señor Pedro Moya Arriaga.

“Yo no sé por qué no avisan. De repente me topo con eso. En las mañanas, y a eso de las seis de la tarde, esto es la locura, y quienes debemos dar vuelta en Ávila Camacho tenemos que rodear hasta salir por allá por el Country”.

Al igual que los autos particulares, las rutas del trasporte público tienen que hacer este rodeo para poder seguir su trayecto habitual.

Imposible para peatones

Si usted camina por la acera de Ávila Camacho, del sentido del Country Club, le será imposible permanecer en la banqueta. La primera barrera es a la altura de este campo de golf, donde debido a las obras, de pronto una cerca de alambre impide la libre circulación, obligando al peatón a bajar de la banqueta y tener que caminar entre los autos, pues no hay ni siquiera un reducido espacio, menos un letreo que prevenga a quienes caminan por ahí.

Lo peor para los peatones ocurre justo en el cruce de Ávila Camacho y Patria, sobre la banqueta de esta primera arteria. Las obras que se realizan impiden en su totalidad que alguien camine por ahí, y de hacerlo, debe evadir a los autos que circulan por ahí en ambos sentidos. Camiones y particulares pasan a centímetros de los peatones, obligados éstos a caminar por el único espacio que hay para llegar a Plaza Patria.

El peligro es eminente. Se intentó hacer fotografías, y la única área de banqueta que hay, justo afuera del estacionamiento de Plaza Patria, en la esquina de Ávila Camacho, está restringida para los trabajadores. Es imposible caminar, y cuando se intentó, una mujer con casco de construcción y chaleco reflejante interceptó; de manera grosera y violenta hizo que las personas se retiraran del lugar, aun cuando se identificaron como medio de comunicación para hacer fotos.

Enojo

Automovilistas se quejan de que no los previnieron.

fv/i