INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Los desafíos de AMLO

El domingo, los mexicanos eligieron a AMLO como presidente de la República mexicana para el sexenio 2018-2024. Su propuesta de hacer cambios económicos, políticos y sociales convenció a la mayoría de la población. Así, el equipo encabezado por Carlos Urzúa, Alfonso Romo, Graciela Márquez y Gerardo Esquivel, entre otros, tendrá la responsabilidad de dirigir la economía y las finanzas del país.  

López Obrador y su equipo tienen varios desafíos. El primero consistirá en construir los consensos y la confianza necesarios para llevar a cabo su proyecto de manera ordenada e institucional. Así, el nuevo gobierno tendrá que tomar algunas decisiones que hagan manifiesto los compromisos con la transparencia y la rendición de cuentas, la calidad regulatoria y contra la corrupción y a la impunidad.

En mi opinión, el segundo desafío consistirá en promover el crecimiento económico. Así, sería deseable que el nuevo gobierno promoviera: La formalización de la economía y del empleo informales; la inversión pública y el ahorro doméstico; las políticas de fomento industrial; la competencia económica; el incremento de la productividad de las empresas; y el uso de nuevas tecnologías para reducir los costos de transacción en el país.  

El tercer desafío consistirá en fortalecer las finanzas públicas de los tres niveles de gobierno. Particularmente, sería conveniente que el gobierno se comprometiera a negociar los pagos de la deuda pública; simplificar los trámites fiscales; eliminar los regímenes de privilegio fiscal; introducir controles fiscales y contables sobre el endeudamiento; y usar mecanismos de fiscalización y de rendición de cuentas para fortalecer el federalismo fiscal.

El cuarto desafío consistirá en promover el gasto social eficiente y su sustentabilidad fiscal. Los esfuerzos del nuevo gobierno debieran estar encaminados a fiscalizar las transferencias intergubernamentales; hacer evaluaciones de impacto para condicionar los programas públicos; vincular los beneficiarios de los programas públicos con los registros del SAT; y extender los montos y tiempos de cotización en la seguridad social y las afores.

El quinto desafío consistirá en reducir la desigualdad. Creo, en lo particular, que el gobierno debiera mejorar y homologar las mediciones de la pobreza y la desigualdad; utilizar registros contables, evaluaciones de desempeño y de impacto para financiar los programas de gasto público; otorgar subsidios temporales, focalizados y condicionados; e incrementar el presupuesto para la educación pública y los programas de becas. Texto completo en página web

El sexto desafío consistirá en mantener la apertura de la economía. Particularmente, que el nuevo gobierno promoviera: la diversificación del comercio internacional; la renegociación de TLCAN bajo condiciones equitativas para México, Canadá y EU; la vinculación de los incrementos salariales con sus contrapartes de la productividad; y la integración de los estados del sur del país a la economía global.

El séptimo desafío es que AMLO y su equipo se familiaricen con la administración pública nacional. La estabilidad de la economía y las finanzas nacionales, por ahora, dependerá de las relaciones entre la administración entrante y la saliente. Sin embargo, en el mediano plazo, dicha estabilidad y las oportunidades para su proyecto de nación dependerán de su conocimiento sobre la administración.

Los desafíos son muchos y hay expectación, incertidumbre e impaciencia en el país.

starp2000@yahoo.com

JJ/I