Olvidan autoridades al Consejo de la Crónica

(Foto: Cortesía)

Desde hace varios años el Consejo Ciudadano de la Crónica y la Historia del Municipio de Guadalajara funciona como el puro nombre. Las funciones que tienen los miembros honorarios no se han cumplido en los últimos dos años por falta de interés y de presupuesto para la publicación.

Por eso, en el consejo de cultura del ayuntamiento de Guadalajara, los regidores propusieron una iniciativa para mejorar las condiciones de este consejo honorario desestimado por las autoridades oficiales.

Entre otras cosas, la iniciativa proponía una reactivación del Consejo de la Crónica y la Historia, a través de, primero, un marco normativo nuevo, coherente con las necesidades y requerimientos del consejo.

En él describe el papel del cronista como el de aquel que registra el presente, lo transforma en pasado y lo proyecta a futuro, “su labor es permanecer activo día a día y observar la realidad de la sociedad y sus conductas para poder llevar a cabo su tarea, debe contar con características como la sensibilidad y madurez que le permitan seleccionar y trascender hechos”.

“El Municipio requiere que el consejo ciudadano de la crónica ofrezca productos terminados, es decir que por lo menos una vez al año edite sus publicaciones y además constantemente esté difundiendo y exhibiendo la importancia de la iconografía tapatía como una herramienta de promoción cultural y turísticos y para ello deberá adecuar el marco normativo”, reza.

Se establecía que los cronistas tuvieran más acceso a herramientas tecnológicas para publicar su labor y también que creciera el número de cronistas. En concreto, se pedía al Municipio se le otorgara alrededor de un millón de pesos al Consejo, para publicaciones impresas y para pagarle sueldo a dos empleados administrativos y a un secretario. Esto fue negado.

El regidor que la impulsó, el priista Sergio Javier Otal Lobo, contó en entrevista que esta iniciativa se aprobó por todos los regidores de la comisión de cultura que sesionaron en febrero de 2016, hace más de dos años, pero que se fue postergando. A principios de junio, cuando el funcionario se encontraba fuera de su cargo, acudiendo a la campaña electoral de su partido, la iniciativa fue desestimada.

“Queríamos que tuvieran un cronograma para imprimir sus publicaciones a lo largo del año, que a los tapatíos les llegara a sus manos información valiosa sobre su ciudad”, dijo. “En la comisión de cultura siempre se votó a favor, una vez que la iniciativa estuvo lista para que se votara en el pleno se bajó dos veces para revisiones, lo que en su momento nos pareció oportuno”.

Se votó en contra en la comisión de gobernación presidida por Juan Carlos Marquez. El regidor del Partido Acción Nacional se limitó a contestar en entrevista que la propuesta fue negada por su pretensión de obtener el recurso en una partida presupuestal que no cuenta con fondos.

“Pretenden crear tres plazas que se solventaran financieramente con el capítulo de subsidios del ejercicio de 2016, la iniciativa además no cumple con los requisitos para la presentación que marca el artículo 90 del reglamento… no tiene viabilidad presupuestal, cuando nosotros vemos la petición pedimos informes a la tesorería para ver si había fondos pero no hay. No hay recursos para solventar estos”, dijo. “No le veíamos sentido, ni viabilidad presupuestal, ni viabilidad técnica”.

En seis meses, periodo obligatorio que tiene que pasar para volver a hacer esta propuesta a la comisión, será revisada y vuelta a poner en discusión. Otal Lobo espera que “los regidores no se dejen llevar por el color de los partidos si no por la importancia que tienen la historia y la identidad de la ciudad que han desestimado en esta decisión que, evidentemente, no es su prioridad”.

SIN INTERÉS DEL AYUNTAMIENTO

Armando González Escoto, coordinador del Consejo Ciudadano de la Crónica y la Historia de Guadalajara –conformado por los expertos Ramón Mata Torres, Juan Gil Flores, Carlos Enrigue Zuloaga, Juan Palomar Verea, Laura Carolina Zohn Muldoon, Ildefonso Loza Márquez, Renée De la Torre Castellanos y Guillermo García Oropeza–, comentó que tienen varias administraciones sin ser considerados.

“Toda la administración se la han pasado sin ponerse de acuerdo… el Consejo de la Crónica, cuya versión actual se mantiene desde el año 2000, hemos encontrado en las diferentes administraciones municipales una diversidad de actitudes de las muy positivas hasta las de la absoluta indiferencia como fue la de la actual administración, donde al parecer ni al alcalde ni a la directora de cultura les importó en lo más mínimo”, dijo.

“Se suponía que el ayuntamiento asumía el compromiso de publicar cada año la crónica de la ciudad, eso no se ha hecho desde la época en la que Myriam Vachez era directora de cultura. Fue un tiraje mínimo y una edición electrónica que nunca se difundió”.

Desde entonces aunque los cronistas han hecho este resumen anual con regularidad pero no se han publicado. Han tenido que imprimirlas en papel, fotocopiarlas y entregarlas al archivo municipal por su propio pie. Hace unos años incluso buscaron tener una página de Internet que no se ha actualizado y a la que ni siquiera se puede acceder desde ciertos servidores.

En beneficio de la memoria de la ciudad no ha sido tomado en serio, dijo. El coordinador del consejo sospecha es que ha sido politizada la iniciativa para ponerse el pie unos a otros por sus partidos.

“La crónica es un reflejo de la vida actual de la ciudad. Se está registrando la vida de la ciudad para las futuras generaciones que podrán tener acceso a lo que describieron los cronistas. Es el rescate histórico de la ciudad, divulgar la importancia de sus monumentos. Llevar un registro que a la larga nos sirve para entendernos”, contó.

Que haya una persona que agilice los trámites para que exista una casa de la crónica, que la página de internet esté siempre actualizada y se hagan las publicaciones anuales, son las cosas que pide el coordinador como mínimo para que el consejo trabaje.

Breve historia

  • En 1992, en el aniversario 450 de la fundación de Guadalajara, el ayuntamiento tapatío estableció un consejo de cronistas honorarios con varias personalidades
  • En 1999, el ayuntamiento de Guadalajara, encabezado por César L. Coll Carabias, aprobó la conformación del Consejo Municipal de la Crónica, con cargos honorarios a personajes tapatíos con renombre, dirigido por Mata Brancamontes. Sin reglamentos ni normas
  • En 2009, también, se conformó un nuevo Consejo de la Crónica y se expidió el primer reglamento, vigente aún, se establecieron los objetivos pero en la práctica el consejo no sesiona ni difunde sus publicaciones.
  • Según el reglamento ya vigente del Consejo: éste se integra por un mínimo de cinco y un máximo de 10 cronistas titulares, los cuales son propuestos por la Comisión Edilicia de Cultura ante el Ayuntamiento para su aprobación. El cargo es honorífico y vitalicio; sin embargo, si algún consejero quedase incapacitado para el cumplimiento de sus funciones, este pasa a ser cronista honorario.
  • El nombramiento de Cronista Municipal debe recaer en persona que se distinga por sus conocimientos en la historia y cultura de la ciudad, y que además tenga la vocación de registrar y difundir los valores y tradiciones del municipio.
  • El Consejo Ciudadano de la Crónica y la Historia del Municipio de Guadalajara es un organismo colegiado y de colaboración del Ayuntamiento de Guadalajara, con la naturaleza de órgano de consulta popular, (que define el artículo 97 del Reglamento de Participación Ciudadana del Municipio de Guadalajara), cuyo objetivo principal es el registro literario y documental de los personajes y acontecimientos históricos más relevantes de la comunidad, así como el estudio y rescate de las costumbres y tradiciones de la localidad y la descripción de las transformaciones urbanas del municipio.

Recurso necesario

El recurso que pide la iniciativa es de un total de 886 mil pesos para tres plazas, un secretario técnico con un sueldo anual de 314 mil 600 pesos y dos jefaturas de editorial, medios tecnológicos y vinculación universitaria

_______________

FRASE

“La crónica es un reflejo de la vida actual de la ciudad. Se está registrando la vida de la ciudad para las futuras generaciones que podrán tener acceso a lo que describieron los cronistas. Es el rescate histórico de la ciudad, divulgar la importancia de sus monumentos. Llevar un registro que a la larga nos sirve para entendernos”, Armando González Escoto, Coordinador del Consejo Ciudadano de la Crónica y la Historia de Guadalajara".
Miembros actuales

Antropólogo. Ha destacado en sus labores en recintos culturales de exposiciones, fue jefe de Museos Escolares de Jalisco por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y dirigió el Museo de Arqueología del Occidente de México de 1985 a 2000. También estuvo detrás de museos en municipios como Atenguillo, Atotonilquillo y Atengo. Fue director general del desaparecido Instituto Jalisciense de Antropología e Historia (IJAH). Ha hecho estudios sobre arqueología.
Juan Gil Flores

Especialista en derecho. Fue uno de los primeros integrantes del Consejo de la Judicatura en Jalisco. Ha sido profesor durante más de 30 años en la Universidad de Guadalajara y en la Universidad Panamericana. Con una gran diversidad de posgrados, se ha especializado en derecho privado. Aún escribe una columna en un diario local donde hace recuento de la historia de la ciudad.
Carlos Enrigue Zuloaga

Arquitecto. Diseñador, cronista de la ciudad y catedrático de universidades como el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores y de Occidente (ITESO). Presidió la Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán (1988-2001), de la que es miembro activo todavía. Ha publicado varios libros y lleva dos columnas en un periódico local, casi siempre habla sobre arquitectura.
Juan Palomar Verea

Arquitecta, escritora, galerista y fotógrafa jalisciense. Ha publicado varios libros, entre ellos Yo invito, Bimbalete, Flota y el estudio La nostalgia amotinada: diez arquitectos opinan sobre identidad y conservación. Su más reciente libro es Sarasiempre.
Laura Carolina Zohn Muldoon

Periodista. Se ha enfocado tanto en temas deportivos como religiosos con más de 50 años de trayectoria. Promotor de varias esculturas  de la ciudad y pionero del periodismo radiofónico: En 1957 fundó el periódico radiofónico Gaceta del Aire ya reconocido por las asociaciones de periodistas y por la UNESCO como el primer periódico radiofónico en toda América. Entre otros reconocimientos ha recibido: El Despertador Americano otorgado por la Universidad de Guadalajara y los Medios de Comunicación Jalisciense.
Ildefonso Loza Márquez

Doctora en Ciencias Sociales con especialidad en Antropología Social y profesora Investigadora del CIESAS, unidad Occidente, desde el año 1993. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (México), nivel III y Miembro de la Academia Mexicana de Ciencias. Es Co-fundadora de la Red de Investigadores del Fenómeno Religioso en México.
Ángela Renée de la Torre Castellanos

Académico, arquitecto, literato y escritor. Ha sido profesor en la Universidad de Guadalajara; director del Departamento de Bellas Artes de Jalisco. Ha publicado varios libros sobre la historia de Guadalajara, la de Jalisco y la de México, como Murales de Jalisco, un libro sobre el pintor y dibujante Alfonso de Lara Gallardo así como ensayos sobre la obra escultórica de Federico Silva o la pictórica de Ricardo Martínez. Escribió dos libros sobre los arquitectos mexicanos Luis Barragán e Ignacio Díaz Morales así como sobre el arquitecto, restaurador y acuarelista Gonzalo Villa Chávez.
Guillermo García Oropeza

Nació en Jesús María, Jalisco en 1935, fundador de los Cursos de Información del ayuntamiento de la ciudad. Comunicólogo, promotor cultural, catedrático, académico y escritor. Dedicó 20 años de su vida a cruzar la zona huichola, “de orilla a orilla, a pie”, recibiría el Premio Nacional en Ciencias y Artes. Publicó entre otros títulos La Guadalajara amurallada, Personajes que hicieron la Guadalajara del siglo 16 y Treinta años de historia.
Ramón Mata Torres

JJ/I