Congreso:¿oposición o aliados?

Definida ya la integración de las próximas fracciones parlamentarias en el Congreso del Estado, dos cosas están confirmadas: 1. El partido en el próximo gobierno, Movimiento Ciudadano, no tendrá mayoría; 2. La oposición será mayoritaria, con dos bancadas con igual número de diputados y otras cuatro que complementarán el cuadro.

Así, Movimiento Ciudadano tendrá 14 diputados; Movimiento Regeneración Nacional se queda con ocho; el Partido Acción Nacional obtuvo también ocho curules, pero peleará en el tribunal una más; el Revolucionario Institucional sumó cuatro legisladores, aunque también buscará tener uno más; el Partido de la Revolución Democrática se quedará con dos; en tanto que los partidos del Trabajo y Verde Ecologista lograron quedarse con una diputación, no obstante que éste último también buscará en tribunales obtener otro más. Total: 38 diputados conformarán la próxima Legislatura estatal.

Más allá de la postura a favor de todo aquello que beneficie en lo general a los jaliscienses, ¿qué podemos esperar de los 24 diputados integrantes de bancadas distintas a la del partido en el próximo gobierno estatal frente al futuro mandatario Enrique Alfaro Ramírez? ¿Una actuación y postura como verdadera oposición? ¿Un verdadero contrapeso del Ejecutivo? ¿Una alianza según sea la oferta o el ofrecimiento del gobierno estatal? ¿Entreguismo sin mayor reparo ante el beneficio que pueden obtener de las canonjías ofrecidas o reclamadas? ¿Subordinación ante las ganancias que puedan arrebatarle al gobierno del Estado en iniciativas de vital importancia para el Ejecutivo?

Pregunto lo anterior porque de todo esto ha habido en las últimas Legislaturas frente al titular del Ejecutivo. La máxima que durante varias de ellas prevaleció entre los diputados fue “según el sapo es la pedrada…”. ¿Seguirá vigente en la 62ª que viene?

De entrada, de los 24 diputados de oposición debemos sumarle a la bancada alfarista a dos legisladores que obtuvieron el triunfo gracias a que contendieron bajo la sombra de la coalición Por Jalisco al Frente, pero que se presentaron con la bandera del partido Movimiento Ciudadano –al que le estarán infinitamente agradecidos– y no del partido de la Revolución Democrática al que pertenecen Enrique Velázquez González y Gerardo Quirino Velázquez.

Una incógnita es la única diputada del Partido Verde Ecologista, Rosa Angélica Fregoso Franco, pues tendrá que hacer equipo con alguna bancada que bien puede ser la de MC –podría ser lo más viable– o la del PRI si logran cerrarse las diferencias que en su momento hubo y que los llevaron a contender solos en esta ocasión.

Caso contrario podemos esperar de la fracción parlamentaria del PAN, pues no obstante que jugaron algunos distritos también bajo el cobijo de la misma coalición en algunos distritos, buscarán recuperar su dignidad defendiendo sus principios y postulados que los han caracterizado, dejando atrás cualquier presunto vínculo, alianza o complicidad que pudiera esperarse de ellos para con la fracción parlamentaria del partido gobernante, a menos que…

Si bien en el ambiente político quedó la impresión de un pacto entre Alfaro y el Ejecutivo para que el primero llegara a la gubernatura sin mayores problemas, no se espera que la bancada priísta reconfirme la percepción sino, por el contrario, demuestre con hechos que actuará como oposición.

Y, bueno, qué decir de la fracción parlamentaria de Morena y del único diputado del PT que sin duda se sumará a la primera. No hay duda que los lopezobradoristas se pueden convertir en un dolor de cabeza para el alfarismo en el Legislativo y en el Ejecutivo.

Así, pues, teóricamente éste es el escenario que se espera ver en la próxima Legislatura. Todo es cuestión de tiempo.

ES TODO, nos leeremos ENTRE SEMANA.

JJ/I