Persigue un hito

(Foto: AP)

Didier Deschamps vive un momento que sólo unos cuantos han logrado saborear: la posibilidad de conquistar una copa del mundo, conquista que se agregaría a su coronación en Francia 1998 como jugador de la selección de su país.

Dos décadas después de trascender en la generación de Zinedine Zidane, Thierry Henry, David Trezeguet y Fabien Barthez, ahora Deschamps está a 90 minutos de volver levantar el trofeo de la FIFA, pero en su faceta de técnico.

De conseguir tal hazaña, el timonel de 49 años se unirá al selecto grupo al que por el momento sólo pertenecen dos personajes: Mario Lobo Zagallo con Brasil y Franz Beckenbauer con Alemania.

Y es que no es muy común que los jugadores que representaron a su país, pero además ganaron un mundial, tengan también la capacidad para dirigir en un desafío que implica demasiadas presiones dentro y fuera de la cancha.

Lobo Zagallo tuvo el honor de ser campeón como seleccionado brasileño en los certámenes de Suecia 1958 y Chile 1962, al lado del grupo en el que las estrellas eran Pelé y Garrincha.

Ocho años después de su última participación como elemento de selección, Zagallo asumió el mando en un momento crítico para la Verdeamarela luego del fracaso en Inglaterra 1966, y cuando había voces que señalaban que Pelé estaba acabado.

Pero Lobo hizo oídos sordos y conformó a la mejor selección brasileña que se recuerde en cuanto a juego espectacular para adjudicarse en definitiva la copa Jules Rimet en México 1970.

Pero el éxito de Zagallo no pararía ahí, ya que en 1994 también fue campeón en el mundial disputado en Estados Unidos como auxiliar de Carlos Alberto Parreira, además de ser subcampeón en Francia 1998 al perder precisamente ante el anfitrión, donde Didier Deschamps se desempeñaba en el medio campo.

Posterior a la conquista de Zagallo siguió Beckenbauer, quien fue campeón del mundo como capitán y jugador de Alemania en 1974, y luego como entrenador en Italia 1990, además de que ya tenía un subcampeonato al no ganar la Final de México 1986.

La labor de El Káiser es un caso excepcional, ya que recibió el mando de la Die Mannschaft en 1984 a los 40 años, cuando no tenía ninguna experiencia como entrenador y sólo tenía un año de haberse retirado como jugador.

Völler se queda a un ‘pasito’

FALTÓ COMO DT. El alemán Rudi Völler fue subcampeón y campeón del mundo con la selección de Alemania en 1986 y 1990, respectivamente, mientras que en la Copa del Mundo Corea-Japón 2002 quedó subcampeón con la Die Mannschaft al perder ante Brasil, ya en su faceta de entrenador. Omar Fares (Foto: Archivo)

JJ/I