Llegan a once años de lucha solitaria

Atmósfera. Quienes se adentran en este pequeño santuario del jazz se sienten como en París o en Nueva York. (Fotos: Cortesía Primer Piso)

Fieles a su objetivo y su misión, este año el jazz club Primer Piso cumple 11 años de resistencia. Cuando otros espacios cerraron, han cambiado su estilo por el mercado o han dejado de lado las manifestaciones culturales que atraen a cierto público, Primer Piso y su Gin Club (en el piso de arriba) se mantienen.

Eduardo Díaz Barraza, administrador del lugar, comentó en entrevista que van a celebrar el próximo sábado la importancia de seguir abriendo sus puertas no sólo a conciertos de jazz, que se han convertido ya en su sello, sino a las manifestaciones como el teatro, las artes plásticas y la literatura.

“Estar en el primer año de la segunda década dice mucho sobre un proyecto, lo cual me tiene muy contento”, dijo. “Nos hemos mantenido fieles al concepto, queríamos ser un foro abierto para los músicos de jazz y para los artistas de la ciudad. El público de Guadalajara lo ha aceptado muy bien, lo ha adoptado como un lugar alternativo al que acudir”.

Dijo que durante este tiempo los espacios para la cultura siguen siendo de resistencia entre muchas otras razones porque se encuentran en una batalla solitaria, con muy poco apoyo en cuanto a permisos que, dijo, cada vez son más caros, y en seguridad: al localizarse en una de las zonas más concurridas de la ciudad, la colonia Americana, se han enfrentado a constantes atracos a sus empleados y clientes.

“Hemos sido foro para varias propuestas nacionales e internacionales y se ha dado de manera natural. Si un grupo toca aquí y su experiencia es buena es ganancia para nosotros, sobre todo por el prestigio, la clave del Primer Piso, ser fiel a sí mismo. Dejamos que los grupos que se acerquen generen sus propias ganancias porque creo que es necesario poner nuestro granito de arena porque yo sí creo que el arte nos da libertad”.

San Juan Project, Troker, proyectos solistas de varios artistas tapatíos y el paso de Rubén de Café Tacvba e invitados del Jalisco Jazz Festival como Bryan Lynch, por mencionar sólo algunos, han engrandecido la atmósfera del Primer Piso que se ha convertido ya en una parada fundamental en el diccionario del jazz mexicano.

Celebración de lujo

En 2007, como muchos de sus usuarios, Arturo de la Torre llegó al Primer Piso por primera vez y dijo una de las líneas que cree que más se mencionan en el lugar: “Esto parece Nueva York o París”.

Desde su paso por San Juan Project, que después de comenzar en el escenario del Primer Piso llegó al festival Glastonbury y hasta su nueva faceta como solista, es uno de los sitios de la ciudad a los que siempre vuelve.

“Muchos músicos de gran talla se han encontrado con este lugar”, dijo. “Primer Piso llegó en un momento en el que necesitábamos estos espacios y aunque la ciudad se ha fortalecido en ese aspecto, sigue siendo una visita obligada”.

Tiene muchas experiencias y muchos secretos que se han visto entre las cuatro paredes del lugar, pero sin duda, la favorita tiene que ver con el momento de efervescencia del jazz local que se dio cita con el público del lugar.

El trompetista jalisciense y su más reciente repertorio, que mezcla varios sonidos y varios géneros partiendo del jazz, será el anfitrión de la celebración de la noche del sábado, en la que ofrecerá un concierto con su ensamble, para presentar su disco Culpable y otras inéditas y explosivas sorpresas.

Aún hay muchas personas que todavía no conocen este mítico bar y la apuesta en el futuro de seguir abriendo las puertas a las artes será también pensando en que los nuevos públicos también caben en un lugar que parece de otro tiempo.

En pie. Eduardo Díaz Barraza se dice feliz de que, pese a todas las adversidades, la mayoría económicas y de seguridad, el espacio es ya un referente cultural para el occidente del país.
________________

Para saber

El espacio también tiene una agradable oferta gastronómica y de vinos

Asiste

El sábado la fiesta comenzará a las 22 horas. Con un espacio para 200 personas, la entrada tendrá un precio de 120 pesos

JJ/I