Contar historias en los muros del mercado

Cambio. Con los murales se pretende dotar de una nueva vida al mercado, y poco a poco dejar de lao aspectos negativos que pudiera albergar. (Foto: Alfonso Hernández)

Este fin de semana concluirán los trabajos que con aerosol, pinceles, brochas y pintura los varios artistas locales y nacionales realizan en los muros blancos de las escaleras en el Mercado Corona. Muros que habían permanecido blancos, o manchados y rayoneados y que ahora cuentan historias basadas en quienes viven el histórico recinto recientemente remodelado.

Los 14 murales se ubicarán en las entradas principales del mercado, en el camino para acceder a los pisos altos y están en un proceso en el que el ambiente del mercado, sus olores, sus sabores y su gente influyen en el trabajo.

El artista Íñigo, por ejemplo, contó que desde que comenzó su mural siente menos el aroma a orines en las esquinas de la pared de las escaleras. “Claro, es una parte menos transitada y a veces usada como baño público”, dijo con ironía. “La idea de habitar estos espacios con pintura es agregarles valor. En mi mural busqué incluir temas que tienen que ver con el género y con cuestionarlo, pero no de una manera violenta, sino de una manera accesible pero que deje ahí una semilla para pensarla luego”.

Himed, del colectivo anónimo Himed & Reyben, está detallando el mural en el que retrata las manos de un trabajador pelando una pitaya. “Nosotros no somos de aquí y al conocer el mercado nos llamó la atención eso. Las manos de los locatarios tienen algo… nos importó plasmarlo así, sus manos, ahí se refleja las jornadas”.

Para esta pinta se realizó todo un comité independiente conformado por varios locatarios, la dirección del mercado, la red de mercados de Guadalajara y la gestora Ana Karen Reyes en un colectivo llamado Latidos Tapatíos. En asociación con Cabezas Cuadradas, la organización de este festival buscó generar una iconografía diversa. Yamir Ali Yedet, director del colectivo, comentó que los murales de la entrada de Independencia son los más tradicionalistas, centrados sobre todo en las frutas y las flores, y que los de Santa Mónica son más experimentales, juegan con la ilustración y la interpretación. Los de la entrada de Hidalgo están en el centro.

La gestora de esta iniciativa contó que para hacer realidad los murales pidieron un recurso a la Dirección de Cultura del Ayuntamiento de Guadalajara para las primeras cinco obras y buscaron lo demás en patrocinios y autogestión en los que, por ejemplo, los locatarios les ofrecieron comida y Cabezas Cuadradas pintura.

“Estamos en juntas desde octubre del año pasado, por iniciativa de los propios locatarios, lo que nos pidieron es que dejáramos a los artistas hablar sobre el mercado sin influir en su obra. Vimos varios portafolios de artistas, queríamos que las temáticas fueran del mercado, que hubiera mucho color, frutas y folclor”, dijo Ana Karen. “Una galería en los muros blancos que quedaron en la nueva construcción…”.

Desde su labor mencionó que es inédito que el deseo por el arte de los mismos locatarios. “Es difícil emplazar el arte en un mercado tan polémico, después del incendio. Antes de comenzar el proyecto convocamos a juntas y tratamos de repartir información sobre los artistas para que todos estuvieran enterados. No queríamos llegar a imponer y hubo mucha retribución, además de que nos contaron la historia. Yo sé que no es algo que tal vez todos quieran o necesiten pero gestos como que traigan comida nos habla de que fue un ejercicio interesante”.

Iván Quintero, que trabaja en el mural más visible por la entrada principal, justo detrás del arco tradicional de cantera que se está reconstruyendo, dijo que parte importante de este trabajo constó no en interpretar sus propias formas de entender al mercado y su atmósfera, sino en “escuchar a los locatarios. Ellos deben ser los protagonistas y como artista aquí lo importante es, sobre todo, contar sus historias”, dijo.

“Compartieron sus historias y lloraron, incluso con las pérdidas del incendio, pero aún en lo nuevo, ellos son la identidad de este nuevo espacio y esta es la huella que queremos que quede en las pinturas”.

Las caras de los niños en el trabajo de Alonso Delgadillo, Norte, hacen evidencia de esto: él como Quintero cambió el concepto que tenía en mente para dejar que la atmósfera del Corona lo permeara todo.

“Las obras de arte en interiores cumplen esta doble función que tiene que ver con las personas que van a convivir con ellos en su día a día, pero también con las personas que van a venir, quienes son parte de su atmósfera y de los turistas que vivan de manera distinta el mercado y que le encuentren varios sentidos”, dijo Yamir.

Este fin de semana se inaugurarán los murales en el mercado como parte del Festival de Electro Rock Suena, que también incluye música. Los asistentes no sólo podrán ver los resultados del trabajo de todo un mes, sino que podrán contemplar los detalles finales del proyecto en tiempo real.

La cita es en el Mercado a partir de las 19 horas. Habrá varias actividades culturales. La entrada es libre.

__________________

FRASE

“La idea de habitar estos espacios con pintura es agregarles valor. En mi mural busqué incluir temas que tienen que ver con el género y con cuestionarlo, pero no de una manera violenta, sino de una manera accesible pero que deje ahí una semilla para pensarla luego”
Íñigo, artista

JJ/i