INICIO > AULA
A-  | A  | A+

Se van y se fueron

Parecería en primera instancia que estamos hablando de los políticos; sí, esos políticos o cuasi políticos que ya quisiéramos que se fueran pero en serio, que desaparecieran de los diversos escenarios en los que se manejan y no se volvieran a aparecer.

Pero no, no estamos hablando de ellos, sino de los prolíferos y muy productivos docentes del área de cultura física, deportes y ciencias aplicadas que se han jubilado en los últimos años (más los que están por irse) en la UdeG.

Son tranquilamente unos siete docentes que se fueron últimamente y que verdaderamente se pierde un gran capital humano a su partida, pero lo más interesante es que a nadie le importa esa parte. Sólo a los que se van y ya no quieren saber nada de nada.

Aunque algunos aún estarían gustosos de seguir aportando de alguna u otra forma su sapiencia y experiencia, pero desgraciadamente no existen protocolos, programas y/o alternativas para que de alguna u otra forma no se pierdan esos años de autoinversión en formación y desarrollo.

Incluso, existe una ley no escrita y que se murmura bastante en los pasillos universitarios acerca de la no contratación o aspiración a categorías docentes superiores (por ejemplo tiempo completo) a personajes mayores de 40 años; o sea, unos porque se van y otros porque no pueden llegar. ¡Total, de todos modos Juan te llamas!

Se planea cada momento de la clase, del curso, pero no los proyectos a varios años con sus respectivas consecuencias, no se prevé la salida de los notables; incluso parecería que quisieran que se fueran porque finalmente muchos de ellos son los pensamientos y las voces críticas con un sentido eminentemente técnico y que por lo general no se aceptan los comentarios o aportaciones, porque suelen tomarlas los dirigentes como jodedera.

La soberbia, ceguera y un tanto su incapacidad ha hecho caer a muchos políticos en estas últimas elecciones (aparte de todos los males sociales a los que nos resistimos a acostumbrarnos). Y no ver que se crea un vacío en ciertas áreas del conocimiento también pesará tarde que temprano, porque para encontrar capital humano de nivel no es cosa fácil en el mundo de la cultura física y deportes.

Se van, se fueron, la vida va y no para; solamente desearles éxitos y salud en su siguiente etapa, porque tarde que temprano todos llegaremos a ese periodo de júbilo, si no es que ya estamos en ella.

gustavonunom@gmx.com

JJ/I