Alfaro: no dejará a MC

Me llama la atención la sorpresa y la confusión que generó, y continúa generando, en no pocas personas la declaración de Enrique Alfaro Ramírez en su reciente rueda de prensa antes de irse de vacaciones, en el sentido de que rompía todo vínculo político con el partido Movimiento Ciudadano que lo postuló a tres cargos de elección popular: presidente municipal de Tlajomulco, alcalde de Guadalajara y ahora gobernador.

En aquella rueda de prensa del pasado viernes Alfaro Ramírez declaró: “Ésta será la última rueda de prensa que yo dé en Movimiento Ciudadano, que tendrá que seguir su camino. Yo el día de hoy renuncio a cualquier vinculación de relación política con esta plataforma de este gran proyecto que hemos construido junto con los jaliscienses…”.

Incluso, aclaró que era una desvinculación política y no una renuncia porque nunca había sido militante del partido, no obstante que siempre actuó como dueño de lo que se considera una franquicia, pues no obstante haber tenido dos coordinadores –o sea, presidentes–, Hugo Luna y Guillermo Medrano, quien tenía la última palabra en las decisiones era él, ya sea de acciones a emprender o candidaturas a designar. En MC no se movía ni la hoja de un árbol sin su anuencia.

En la misma rueda de prensa, Alfaro Ramírez aseguró que la del pasado 1 de julio era su última elección a un cargo de elección popular.

Por supuesto, la sorpresa no era para menos: ¿se desvincula de su partido Movimiento Ciudadano –aunque nunca haya militado en él– y no volverá a buscar nunca más un cargo de elección popular? Parece que algunos aún no se recuperan del shock provocado por dos anuncios inesperados y que les dejó caer sin decir agua va.

Pero la verdad es que, al parecer, muchos no siguieron la cuenta de Twitter del ya gobernador electo, pues dos o tres horas después de ambos anuncios escribió en esta red social lo siguiente:

“Ya no iba a comunicar en mis redes en las próximas dos semanas pero va la última para que desde ahorita se eviten rumores y malos entendidos (…)”.

“Voy a ser el gobernador de todos los jaliscienses; y con el respaldo de @MovCiudadanoMX vamos a iniciar el proceso de refundación de Jalisco, entre todos los sectores políticos, sociales, económicos y culturales del estado”.

¿En qué quedamos, entonces? ¿Se desvincula o no de Movimiento Ciudadano? ¿O cómo entender aquello de “renuncio a cualquier vinculación” con Movimiento Ciudadano, pero “con el respaldo de @MovCiudadanoMX vamos a iniciar el proceso de refundación de Jalisco…”?

La primera lectura que le di a su desvinculación de MC fue que al advertir la posibilidad de que el partido naranja perdiera su registro tras los resultados electorales, Alfaro ponía pies de por medio y volvía a deslindarse del partido que ha comandado en Jalisco. ¿O no se acuerdan que de manera sorpresiva se deslindó de MC y aclaró que él no era militante cuando se descubrió un automóvil en Ciudad Guzmán cargado de cajas con boletas electorales de los comicios en Colima y que era conducido por un ex directivo del partido en Jalisco y ex funcionario en el Ayuntamiento de Tlajomulco? Yo pensé que era algo similar.

Pero resulta que en su desvinculación de MC del pasado viernes hay una trampa que se confirma en su texto en Twitter, pues hoy caigo en cuenta que, efectivamente, se deslindó de Movimiento Ciudadano, pero de Jalisco, porque ahora será respaldado por Movimiento Ciudadano pero a nivel nacional, por eso hace referencia al partido con el “MX” al final cuando lo menciona y lo arroba en su cuenta de Twitter.

¿Qué significa eso? Que luego de ganar el estado, o sea, la gubernatura, su siguiente meta tendrá carácter federal y para ello necesita del apoyo de la dirigencia nacional y ya no de la estatal que él controló durante muchos años.

ES TODO, nos leeremos ENTRE SEMANA.

JJ/I