Arte contemporáneo al ritmo del mar

Colaboración. El proyecto de residencias de Indocumentados se realiza con Casitas Maraika, (Foto: Especial)

Desde este fin de semana, en una bellísima playa de Boca de Tomatlán, al ritmo de las olas música hay una selección curatorial de arte contemporáneo en exposición y a la venta. El festival Expresiones Maraika contempla un cuerpo de obra conformado por varios artistas convocados por el colectivo Indocumentados y el hotel Casitas Maraika que hicieron una residencia de un mes en el lugar.

Miriam Villaseñor, curadora de esta exposición, contó en entrevista que la consigna del proyecto era justamente dotar a los artistas de una semana en introspección en un lugar como Maraika en donde no hay ruidos ni televisión, sólo el sonido de las olas y una intermitente señal de teléfono e Internet. Ahí los artistas tendrían comisionada la creación de dos piezas, una que se quedaría en Casitas Maraika y otra que formaría parte de la colección de Indocumentados que lleva obras mexicanas a plataformas tan importantes como Art Basel, en Miami, pero además tendrían que hacer trabajo con la comunidad de Boca de Tomatlán.

El resultado de las primeras seis residencias que han tenido lugar ahí se expone en un festival de música, arte y gastronomía de dos días. Artistas como Alexandra Karam, Brashka, Edgar Cobián, Christopher Houweling, Luis Rochin, Ricardo Guzmán, Ricardo Luévanos, Luis César Rocca y Yair López mostrarán sus obras y el resultado de las interpretaciones que hicieron del lugar no sólo con un espíritu mexicano sino en franca convivencia con el mar y la arena.

“Definitivamente hay cruces en cuanto al entorno, la influencia de la vegetación, pero en distintos niveles. Ricardo Luévanos, quien además hizo la imagen de las residencias, desarrolló un trabajo que ha realizado durante un tiempo, ya que consiste en diseñar nuevas especies de aves y plantas nuevas, algunas mezclando varias que ya existen, o Yair López, quien desarrolló parte de su obra que tiene que ver con el movimiento de la Tierra y, en este caso también el sonido del mar”, contó Villaseñor sobre el grueso de la muestra.

“Edgar Cobián hizo una pieza de video y una composición de música inspirado en el sitio, pero también escultura y dibujo. Rocca, que cierra su residencia esta semana, realiza relatos y dibujos de lo que le ha contado la gente del lugar”.

Las piezas serán exhibidas en las casitas en donde el hotel hospeda a sus residentes así que por una noche éstas serán pequeñas galerías de arte contemporáneo a la venta con precios que Villaseñor describió como accesibles.

“El festival tiene la consigna de hacer el arte parte de una experiencia cercana. Quienes asistan no sólo podrán ver las piezas sino charlar con los artistas y convivir con sus procesos. Será un recorrido interesante porque todas las casas aportan algo distinto, algo que definitivamente no se viviría igual en una galería de arte convencional”.

Para ser el segundo año, los organizadores de las residencias ya tienen una lista de espera de los artistas que participarán de esta experiencia. Para más información y venta de boletos se puede acceder a http://www.casitasmaraika.com/

________________

FRASE

“El festival tiene la consigna de hacer el arte parte de una experiencia cercana. Quienes asistan no sólo podrán ver las piezas sino charlar con los artistas y convivir con sus procesos”
Miriam Villaseñor, curadora

JJ/I