Una copa que pudo no existir

TIEMPOS LEJANOS. Algunos europeos dudaban en asistir al primer mundial, celebrado en Uruguay. (Foto: Especial)

La edición número 20 de la copa del mundo en Rusia está por llegar a su fin, y nadie duda del éxito deportivo y económico que representa la organización de tal justa basada en el deporte más popular del mundo.

Pero pocos hubieran pensado en 1930 que tal evento llegaría a las magnitudes actuales. En aquel tiempo, inclusive los pronósticos eran poco alentadores previo al inicio del primer certamen celebrado en Uruguay.

Desde 1998, los mundiales se disputan con 32 selecciones participantes, y en 2026 aumentarán a 48. Sin embargo, en aquella década de los 30, el número de involucrados estaba reducido apenas a 13.

La idea de organizar un mundial nació en el decenio de los 20, y el primer experimento para evaluar su alcance fue dentro de los Juegos Olímpicos de 1924 y 1928 en los cuales fue la FIFA la que organizó el torneo con total independencia del Comité Olímpico.

Una vez que los dos experimentos habían tenido aceptación en los aficionados y al ver el creciente interés en el futbol en general del público en general, los dirigentes que integraban a la FIFA se dieron a la tarea de exponer el plan de llevar a cabo el primer mundial de futbol sin el entorno de los Juegos Olímpicos.

En 1929, el comité organizador se conformó con el alemán Linnemann, el austriaco Meisl, el francés Henri Delaunay, el suizo Bonnet, el italiano Ferretti y el húngaro Fischer. Tras aprobarse su proyecto con menos de un año de tiempo, se dieron a la tarea de invitar a las federaciones inscritas para llevar a cabo el primer mundial en 1930, eligiendo a Uruguay como sede debido a que habían ganado las dos recientes Olimpiadas.

Pero faltando dos meses para la inauguración, el 13 de julio en el Estadio Centenario, las selecciones europeas dudaban en asistir pese a que la FIFA pagaba todos los gastos del viaje, por lo que debió intervenir su presidente, Jules Rimet, para hacer labor de convencimiento y no poner en riesgo la realización del torneo.

De tal forma, fueron cuatro europeos los que asistieron (Bélgica, Francia, Rumania, y Yugoslavia) y nueve equipos del continente americano (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Estados Unidos, México, Paraguay, Perú, y Uruguay) para dar inicio a la gran aventura que arrojaría a Uruguay como el primer campeón del mundo.

13 selecciones participaron en el primer mundial de 1930

4 selecciones europeas aceptaron la invitación

9 selecciones de América asistieron

48 selecciones participarán en el mundial 2026

fv/i