Más que diversión en el Zoológico de Chapultepec

DESTACAR. El lugar tiene el objetivo de educar a la gente y mostrarles que estos animales no son mascotas, deben tener cuidados especiales en lugares específicos. (Foto: Especial)

Más que un lugar donde se exhiben animales exóticos, el Zoológico de Chapultepec es hoy un centro educativo y de conservación de la biodiversidad, en donde la experiencia de visitarlo se convierte en una oportunidad de convivir con animales en un entorno que emula un hábitat natural.

En efecto para quien visita este lugar es indudable que vivir la experiencia de ver a los animales en un estado lo más natural posible, es una oportunidad para conocer de cerca a quienes por miles de años han compartido el planeta con nosotros.

Para la directora general de Zoológicos y Vida Silvestre de la Ciudad de México, Claudia Lewi, visitar este lugar implica “una experiencia agradable, en la que niños y adultos conozcan a los animales en una especie de hábitat natural que les hemos provisto”, a fin de generar una empatía muy singular que es muy difícil de emular con otros programas.

A diferencia de las condiciones en que eran exhibidos los animales hace 94 años, cuando el Zoológico de Chapultepec abrió sus puertas por primera vez, hoy cada uno de los ejemplares viven en un estado que les permite vivir dignamente, de manera que han logrado reproducirse al igual que lo hicieran en estado libre.

Las antiguas jaulas de exhibición de dos por tres metros quedaron muy atrás en la historia, y hoy los animales caminan entre rocas, pasto, tierra y pantanos artificiales que emulan el lugar donde vivirían normalmente, por lo que leones, ñues, lobos y jirafas se asolean y retozan tranquilamente mientras el público los observa.

Como resultado de esta evolución, el Zoológico de Chapultepec es actualmente uno de los más visitados del mundo, con una afluencia cercana a los tres millones y medios de visitantes al año, que sumados a los que acuden a los zoológicos de Aragón y los Coyotes conforman un total de cinco millones de vistas.

Se tiene un registro récord que ha alcanzado un total de 70 mil visitas a lo largo de un Viernes Santo, mientras que el día más tranquilo, que podrían ser los martes, las visitas suelen llegar a ser de hasta cinco mil personas.

Durante un recorrido por las instalaciones ofrecidas a Notimex, Claudia Lewy compartió que el Zoológico es por mucho un albergue de biodiversidad con mucho éxito, gracias a la experiencia de quienes día a día se entregan a su labor en pro de la conservación de los animales.

Así, desde los encargados de alimentar a los animales y limpiar sus jaulas, hasta los investigadores, académicos, biólogos, zootecnistas y veterinarios han hecho una vida al servicio del zoológico, lo que se manifiesta en un lugar donde los animales se sienten seguros y felices.

Para muestra de ello está el caso del panda gigante, cuyos primeros ejemplares llegaron en 1975 y que debido al trato que recibieron fueron los primeros en reproducirse en cautiverio de manera natural, convirtiendo al Zoológico de Chapultepec en la primera institución en lograr esta hazaña.

Detalló que la evolución del zoológico se ha extendido incluso en la forma en que los animales ingresan a sus instalaciones, por lo que atrás quedaron los tiempos en que los cazadores temerarios iban a la caza de las especies más exóticas y las llevaban a los zoológicos.

Ahora, bajo un sistema más estructurado, los animales ya no provienen del medio silvestre. “No se les obtiene mediante cacería ni mucho menos. La mayoría de las especies que habitan en los zoológicos del mundo son traídos a través de intercambios”, aclaró.

El zoológico participa en varios programas de conservación de animales en peligro de extinción, de los cuales destacan el del Lobo Mexicano y el Cóndor de California, dos casos de éxito en la que han participado con Zoológicos de Estados Unidos y Canadá.

Es por ello por lo que, a pesar de encontrarse enclavado en un bosque semi húmedo, como lo es el de Chapultepec, el Zoológico ha logrado reproducir ambientes áridos, tropicales, de bosques templados, o incluso árticos para reguardar desde pingüinos hasta animales de la Sabana.

Explicó que el 30 por ciento de los ejemplares que han llegado al Zoológico lo han hecho como resultado de intercambio con otros zoológicos, aunque también se han dado casos de animales que han llegado tras ser rescatados de vivir en condiciones inadecuadas bajo el cuidado de particulares.

Ante este panorama,

Visitantes

El Zoológico de Chapultepec es actualmente uno de los más visitados del mundo, con una afluencia cercana a los tres millones y medios de visitantes al año, que sumados a los que acuden a los zoológicos de Aragón y los Coyotes conforman un total de cinco millones de vistas

Animales

El recinto cuenta actualmente con una población de al menos mil 200 ejemplares de 220 especies diferentes y resguardados en una gran variedad de albergues con características idóneas para cada uno de ellos

Educación

El Zoológico ha extendido sus retos a lograr que la gente haga conciencia sobre la importancia de respetar a los animales salvajes, ya que uno de los fenómenos que más afectan hoy a sus entornos y los han puesto en peligro de extinción es la bizarra intención de “tenerlos como mascotas”

“Es una experiencia agradable, en la que niños y adultos conozcan a los animales en una especie de hábitat natural que les hemos provisto”
Claudia Lewi, directora general de Zoológicos y Vida Silvestre de la Ciudad de México

fv/i