Futbol, educación y racismo

La xenofobia u odio al extranjero, así como el racismo o el rechazo a un genotipo que trae como consecuencia violencia y rechazo debe de eliminarse en un mundo globalizado donde cada vez más se interactúa en todos los ámbitos de la vida con ciudadanos del mundo; para ello, la educación en la escuela y en la familia debe llevar la intención de abolir cualquier práctica de discriminación.

Hace unas semanas Mamoudu Gassama, procedente de Malí, ingresó ilegalmente a Francia tras cruzar el mar en una débil embarcación. Gassama, que en ese momento se encontraba en París, observó a un niño francés que colgaba de la ventana de un cuarto piso, mientras la gente gritaba horrorizada. No lo pensó dos veces y trepó por los muros a mano limpia; salvó la vida del pequeño y así días después obtuvo la nacionalidad francesa de la mano del presidente Emmanuel Macron –quien, como dato anexo, se casó con su maestra de secundaria Brigitte Trogneux–.

El domingo, la misma Francia se coronó campeona del mundial de futbol nada menos que con una selección formada por 15 jugadores de raza negra del equipo de 23 dirigido por Didier Deschamps. Curiosamente, durante meses antes, a través de Alexey Smertin, ex jugador del Chelsea y ex seleccionado ruso, se tuvo que trabajar intensamente con la FIFA el FARE Network (Football Against Racism in Europe, Futbol en contra del Racismo en Europa), para evitar las muestras xenofóbicas y racistas tras el encuentro de preparación de Francia contra Rusia en San Petersburgo, donde con ruidos similares al de los monos agredieron a los actuales campeones.

Umtiti, Mandanda, Matuidi, Lemar, Kimpembe, Mendy, N’Zonzi, Pogba, Dembélé, Kante, Rami, Tolisso, Fekir, Sidibe, Mbappé y el nuevo héroe ciudadano Gassama han dado una maravillosa lección en los últimos meses sobre el respeto a la multiculturalidad que debe tener el mundo. Aunque en Francia –que celebró el 14 de julio el aniversario de la Revolución francesa (1789) que luchó contra la aristocracia– un alto porcentaje de la población negra vive en los banlieues o barrios marginados, se respetan sus derechos.

Afortunadamente en México hay poca discriminación de raza, comparados con otros países del mundo donde la violencia se vuelve mortal. Sin embargo, tenemos otra discriminación más cruel entre nuestra propia raza y que es cada vez más alimentada, me refiero a la discriminación socioeconómica en un país donde cada vez hay más pobres y menos ricos. Aquí hay un tema a trabajar en la semana, ahora que se coronó una selección semiafricana representando a Francia.

juliocesarsaucedo@icloud.com

@Saucedodlallata

JJ/I