Es protección civil penuria municipal

Relevante. El apoyo de la Unidad Estatal de Protección Civil resulta indispensable para buena parte de los municipios; hay accidentes para los que no tienen capacidad de atención. (Foto: Especial)

La falta de equipamiento, personal y presupuesto se mantiene presente en varias unidades municipales de bomberos, al interior de Jalisco, donde inclusive existen regiones que estarían en el hoyo de no ser por las corporaciones regionales del estado.

Esta situación va contra lo establecido en el Ley de Protección Civil de Jalisco, en su artículo 42, donde especifica que en cada uno de los municipios se establecerá el sistema de protección civil y su respectiva unidad en la materia.

Ante la falta de funcionamiento del Sistema Municipal de Protección Civil, las catástrofes pasan a manos de otros poblados mejor preparados o directamente al estado, que deben apoyar simultáneamente en varios puntos.

Por esta causa, sólo se cumple a medias el artículo 3 de la legislación antes mencionada; se indica que la prevención y las acciones de auxilio a la población y restablecimiento de los servicios públicos vitales en condiciones de emergencia son funciones de carácter público que deben atender el estado y los Municipios.

Según señalan los estándares internacionales, debe existir al menos un bombero por cada mil habitantes, lo cual es una norma casi imposible de cumplir para algunos lugares del estado, donde varios se ven totalmente rebasados.

En la desprotección

De acuerdo con el titular de la Unidad Estatal de Protección Civil y Bomberos de Jalisco (UEPCBJ), Trinidad López Rivas, casi 80 por ciento de los Municipios mantienen sus corporaciones constituidas con recursos materiales y humanos para poder atender una emergencia o lograr ser preventivos ante la misma. No obstante, poco más de 20 por ciento del territorio estatal se encuentra desprotegido.

“Hay Municipios que no tienen más que un titular y el titular es el mismo jefe de la Policía, eso no es lo mejor. Los grupos policiacos tienen mucho que hacer en cuanto a seguridad e inseguridad, no pueden hacerse cargo de ello debido a la falta de tiempo y recursos, es incorrecto”.

López Rivas apuntó que en cada cambio de administración municipal se plantean diferentes programas de trabajo a los que es necesario ajustarse, pero, al momento en que aparece un alcalde desinteresado en los temas de prevención, desintegra los pocos elementos en el puesto y son enviados a otras áreas.

“Existen presidentes municipales que han dicho: ‘Yo para qué pongo, aquí no pasa nada’. Yo les pregunto, ¿en qué casa no hay gas para cocinar, en qué carreteras no pasa transportes? Aquí, en Jalisco, en todos los municipios, existen altos riesgos”.

Las corporaciones de protección civil y bomberos, agregó, son tan importantes como los organismos de seguridad pública o servicios médicos, por lo cual los futuros gobernantes deben considerar seriamente el tema.

“Yo recomiendo a los alcaldes que deben hacer un proyecto de presupuesto para que en la próxima administración tengan algo fundamental e instalar adecuadamente una unidad de protección civil en cada municipio”.

Puntos más afectados

Muchos de los Municipios sólo logran operar de forma integral gracias al apoyo prestado por poblaciones vecinas y voluntarios, junto a los equipamientos y vehículos donado por ciudades hermanas, especialmente las que se encuentran en Estados Unidos y Canadá. Aun así, siempre parece ser insuficiente lo que se llega a adquirir ante el nivel de las catástrofes, por lo que algunas corporaciones se enfocan más en la atención prehospitalaria o traslado de enfermos.

La siguiente información muestra los puntos más débiles o desprotegidas en Jalisco, de acuerdo con lo señalado por la Unidad Estatal de Protección Civil y Bomberos, y sus comandancias regionales. La información de habitantes y extensión fue tomada del Instituto de Información Estadística y Geográfica (IIEG), en su conteo realizado en el año 2015.

Región Centro

  • Municipio: El Salto
  • Población: 183 mil 437 personas

El Salto posee sólo 15 elementos operativos, quienes se dividen en grupos de cinco personas que laboran en turnos de 24 x 48 horas para cubrir todo el municipio, por lo que el personal claramente se ve rebasado.

“La verdad estamos muy limitados, tenemos que dejar algunos (incendios) pendientes, los de menor relevancia”, declaró uno de los elementos municipales en una entrevista con NTR.

Para el trabajo sólo usan una camioneta, la cual está adaptada con un contenedor líquido, debido a que la motobomba se encuentra desde hace tiempo en reparación, al igual que la pipa, que en ocasiones tampoco es empleada por la falta de chofer.

Los uniformes actuales no pueden utilizarse para combatir las llamas en zonas abiertas como pastizales, ya que sólo están diseñados para trabajar en siniestros de inmuebles o vehículos

Región Norte

  • Municipio: Todos
  • Población: 78 mil 445 personas

Esta área, conformada por 10 municipios, cuenta con tan sólo 20 brigadistas para atender toda una región desde San Martín de Bolaños hasta Huejuquilla el Alto. La base pertenece a la comandancia regional siete del estado, ubicada en Villa Guerrero, la cual se encuentra con grandes dificultades para atender 12.8 por ciento de la superficie de Jalisco.

“Nosotros no contamos con el estado de fuerza tanto humano como motriz de cada municipio”, indicó uno de los elementos.

Hasta el momento cuentan con cuatro vehículos funcionales, donde se incluye una unidad para rescate, prensados y motobomba, junto con otros dos automotores en el taller. A pesar de ser la región más crítica y con mayores limitaciones, más allá de sus poblaciones también brinda apoyo al estado vecino de Zacatecas.

Región Sierra Occidental

  • Municipio: Guachinango
  • Población: 4 mil 184 personas

Guachinango apenas comenzará a trabajar para establecer una unidad de protección civil y bomberos, la cual cuenta únicamente con la paramédico Michel García como directora de esta organización, quien fue colocada en el puesto desde hace aproximadamente dos meses.

Hasta el momento no cuenta con personal a su mando y comparte instalaciones con la comisaría municipal de Seguridad Pública, de acuerdo con lo que señaló una de las trabajadoras del lugar.

“La verdad, protección civil está en ceros. No se cuenta prácticamente nada con lo que es protección civil, apenas se estará arrancando con este proyecto en el municipio”.

No obstante, el ayuntamiento mantiene una brigada interna de seis personas, quienes se encargan de los servicios en primer instancia, pero deben solicitar apoyo de la Policía para lograr transportarse hacia la emergencia.

  • Municipio: San Sebastián del Oeste
  • Población: 5 mil 643 personas

Aquí sólo se cuenta con la comisaría de Seguridad Pública, no existe más apoyo que éste, a pesar de contar con una extensión territorial y población mayor que Guachinango y otros municipios de los alrededores. El auxilio ante una catástrofe es enviado directamente por la comandancia regional desde Talpa de Allende, ubicada a más de 70 kilómetros de distancia.

Región Altos Norte/Sur

  • Municipio: Valle de Guadalupe (sur)
  • Población: 6 mil 924 personas

“Creo que es el mismo problema que las demás, tanto en cuestión de equipamiento como de personal siempre hace falta. No tenemos lo que quisiéramos para atender un servicio de emergencia y la capacidad del personal se ve rebasada”, indicó Martín Pineda Macías, titular de bomberos del Municipio.

Dentro de la organización se cuentan con tres ambulancias y una unidad de rescate (todas de modelo atrasado). También se tienen dos pipas, pero éstas son propiedad del ayuntamiento, al cual se le deben pedir prestadas. Los choferes de estos vehículos también son trabajadores del ayuntamiento, por lo que solamente ellos pueden hacer uso de las unidades.

Entre todos los habitantes de Valle de Guadalupe, sólo tres funcionan como brigadistas oficiales, dos como eventuales para cubrir turnos y cinco más como voluntarios irregulares.

Para los planes futuros se encuentra comprar una motobomba pequeña, de 5 mil litros, la cual podría funcionar para dar la primera respuesta a cualquier siniestro mientras llegan los refuerzos. También se mantiene la idea de rehabilitar la base para capacitaciones y las unidades que están en decadencia.

  • Municipio: Cañadas de Obregón (sur)
  • Población: 4 mil 110 personas

El gran inconveniente para los brigadistas aquí es tener que descuidar la zona debido a otros trabajos que se llevan a cabo, como trasladar personas que solicitan ser llevadas a hospitales hasta el centro del estado en su ambulancia.

“Atendemos mucho los servicios a Guadalajara, la gente pide apoyo para que la llevemos a citas al doctor, lo cual es complicado porque no tenemos el personal suficiente para atender entonces otra emergencia. No podemos apoyar a toda la gente”, se lamentó Jaime Huerta García, titular de Protección Civil, quien informó que por ahora sólo hay cinco bomberos establecidos en Cañadas de Obregón.

Por el momento, indican necesitar una motobomba, ya que la anterior que compraron no funcionó por lo pequeño del motor. Igual pretenden acondicionar su única unidad de rescate, modelo 1998, para equipamiento.

  • Municipio: Ojuelos (norte)
  • Población: 32 mil 357 personas

Aquí dicen estar completos en cuanto a personal, puesto que cuentan con alrededor de 16 elementos, entre los que se encuentran dos certificados paramédicos y seis personas a ingresar como rescatistas para septiembre.

Pese a esto, la necesidad de Protección Civil y Bomberos en Ojuelos radica en material para laborar, especialmente en cuanto a accidentes carreteros.

“Sí nos hace falta equipamiento, solamente tenemos lo que es para incendios forestales y estructurales. Lo que sí necesitamos es equipo hidráulico para atender accidentes”, señaló uno de los elementos.

Par las incidencias vehiculares, que son bastantes en la zona, requieren del auxilio de corporaciones mejor armadas provenientes de Guanajuato y Aguascalientes.

“Hemos visto como una prioridad el equipo hidráulico y las capacitaciones para el manejo del mismo. Hemos tenido varias personas prensadas que las hacemos esperar para que llegue la ayuda”.

Se cuenta con tres vehículos, de los que uno está varado por completo y otro, en pronta reparación; la funcional es una camioneta Ranger, donde montan una pipa de 600 litros para combatir incendios en primera instancia mientras esperan el apoyo de los Municipios vecinos.

La otra queja por parte de los elementos es la paga, debido a que reciben sólo 2 mil pesos a la quincena por turnos de 24 por 24 horas, por lo que han solicitado al menos tener jornadas de 24 por 48 horas para mantener un descanso más completo.

Necesidades. Desde unidades hasta extintores, las carencias en las unidades municipales son múltiples.
____________________

Región Costa Sur

  • Municipio: La Huerta
  • Población: 24 mil 563 personas

Diez personas son quienes se mantienen alertas de cualquier llamado de ayuda en el poblado de La Huerta, en un horario de 24 por 24, a quienes se les complica sólo contar con una ambulancia y una pick-up Ranger para proteger su superficie territorial, donde se ubican 80 kilómetros cuadrados de costa

“La verdad hace falta parque vehicular, sobre todo 4x4 porque tenemos rancherías retiradas de la carretera municipal, incluso cruzar arroyos en temporal de lluvias. Estamos en un extremo y para llegar al otro lado hacemos un promedio de casi dos horas, incluso tres horas para llegar a las rancherías”, señaló Alejandro Pelayo, director de Bomberos.

El cuartel de operaciones cuenta con lo necesarios, pero fue realizada para atención médica y no para elementos de bomberos. La unidad no cuenta momentáneamente con apoyos por parte de países o ciudades hermanas, por lo que parte del equipamiento es solicitado a la comandancia regional de Melaque. La petición por parte de Alejandro Pelayo es que existan dos bases regionales de Protección Civil para atender adecuadamente y a tiempo las emergencias.

  • Municipio: Cautitlán de García Barragán
  • Población: 18 mil 138 personas

Éste fue otro de los puntos pobres en materia de protección civil y bomberos, de acuerdo con lo mencionado por la unidad del estado.

Sin embargo, a pesar de los intentos, ninguna de las líneas telefónicas marcadas de Seguridad Pública fue contestada, ni siquiera las correspondientes al ayuntamiento.

  • Municipio: Casimiro Castillo
  • Población: 21 mil 584 personas

Una donación por parte de la Cruz Roja, ocho años atrás, fue lo que impulsó las tareas de protección civil. Sin embargo, no se han mejorado desde entonces, pese a las múltiples necesidades y carencias del pueblo.

“Aquí, unidad de bomberos no tenemos. Tenemos algo de equipo, pero es algo relativo, pues. Para apagar incendios hay mochilas y bombas de agua o extinguidores (…) Aquí, todos los que estamos nos gustaría un poquito más de apoyo en equipamiento, de mejores unidades”, afirmó Manuel, brigadista desde hace casi 10 años.

Sólo ocho apagafuegos, cuatro por turno, se hacen cargo de 455.1 kilómetros de terreno. Para ello cuentan con tres ambulancias: una para emergencias, y otras dos poco funcionales para trasladar personas enfermas y ancianos a consultas médicas. La mayor carencia son los uniformes: lo que los elementos deben invertir de su bolsillo para comparar algo de indumentaria, así como equipamiento necesario para control animal.

Los refuerzos son presentados por la comandancia regional, o bien, de otras localidades, pero esto se complica debido a que, en tiempos de ciclones o fuertes tormentas, los caminos quedan incomunicados y la falta de radios en buenas condiciones no ayuda durante las catástrofes.

Región Sierra de Amula

  • Municipio: Atengo
  • Población: 5 mil 475 personas

Una ambulancia en mal estado, junto con una pala y un pico, es todo el equipamiento con lo que cuenta la Unidad de Protección Civil y Bomberos de este poblado.

“La verdad nos hace falta mucha herramienta a nosotros, no tenemos nada de equipo. Lo que contamos es lo que nos presta el ayuntamiento. Par los incendios tenemos que conseguir bombas, con los que nos ayudan, lo que hayamos, no tenemos establecido ninguna pipa”, declaró Jorge Meza, encargado de bomberos

La poca atención otorgada a este organismo por parte del gobierno municipal es preocupante, puesto que hasta han sido expulsados de su base, una pequeña oficina, luego de que en el mismo sitio se instalara la oficina del Instituto Nacional Electoral (INE).

Para los trabajos se cuentan con seis brigadistas, quienes se turnan los días para cualquier emergencia. El refuerzo se da por parte de algunos voluntarios y municipios vecinos, o bien el ayuntamiento llega a prestar algunas bombas y vehículos.

  • Municipio: Ejutla
  • Población: Mil 862 personas

Éste es el municipio menos poblado de Jalisco, pero de igual manera debe apegarse a la Ley de Protección Civil estatal y contar con su propia base de protección civil y bomberos, la cual no tiene. Sólo tiene una sola persona encargada de la dirección para solicitar apoyos.

  • Municipio: Tuxcacuesco
  • Población: 4 mil 229

Un extinguidor común y corriente es la única herramienta en este Municipio para combatir incendios, junto con dos ambulancias, de las cuales una es prestada por el ayuntamiento, y un uniforme contra el fuego donado por El Grullo.

“Por el momento lo que necesitamos es alguna pipa, siempre se ha querido pedir, y también extintores, porque los que teníamos al parecer se perdieron”, señaló Fabiola, integrante de Protección Civil y Bomberos.

Para empeorar la situación, Tuxcacuesco sólo cuenta con tres elementos, dos por el día y uno en la noche, quienes a veces tienen el apoyo de un cuarto miembro voluntario. En cuando al director, fue cambiado hace seis meses.

“Para los trabajos se le pide ayuda a Tonaya cuando es algo fuerte, de los incendios realizamos guardarrayas, donde cerramos el fuego para que no se extienda”, recalcó la brigadista.

Otra de las peticiones fue una ambulancia bien equipada, ya que las actuales son de modelos pasados que carecen de bastante material.

Región Sur y Sureste

  • Municipio: Santa María del Oro
  • Población: 2 mil 028 personas

Este sitio, de la parte sur, sólo cuenta con cuatro brigadistas voluntarios, lo cual provoca que el trabajo extra caiga sobre la comisaría de Seguridad Pública para transporte y llamados de emergencia; se contactan con la base regional de Ciudad Guzmán ante problemas mayores.

Por fortuna, su población apenas supera los 2 mil habitantes, por lo que el ayuntamiento busca controlar y prevenir los incidentes con la organización de brigadas durante las temporadas de incendios e inundaciones.

  • Municipio: Tonila
  • Población: 7 mil 919 personas

Este Municipio no accedió a otorgar información acerca cómo se conforma y carencias. No obstante, este lugar fue señalado como una de las localidades que mayor ayuda requiere en la Región Sureste.

Región Ciénega

  • Municipio: Tuxcueca
  • Población: 6 mil 156 personas

La corporación se conforma por 12 elementos, divididos en tres turnos, quienes a la vez también funcionan como Servicios Médicos Municipales y se alojan en las instalaciones de Seguridad Pública municipal, en el área de celdas, donde dicen “oír a todos los borrachos” que llegan.

La unidad cuenta con una ambulancia de modelo antiguo para trasladarse, una camioneta descompuesta y mochilas aspersoras que son utilizadas normalmente para fumigar, las cuales no son funcionales frente a un incendio.

El último apoyo que recibieron por el gobierno fue al inicio de la administración, hace casi tres años, cuando obtuvieron una inversión de 26 mil pesos, pero sólo enfocada en el área de Servicios Médicos. En ese tiempo, una asociación de Canadá les donó trajes de bomberos y un equipo hidráulico conocido como quijadas de la vida, pero éste no contaba con motor y el ayuntamiento nunca lo compró.

“Llevamos el trabajo muy limitado, pero pedimos apoyo como Jocotepec, que tienen más equipamiento, pero sí tardan muchísimo en llegar, lo que nos agobia porque a veces los pacientes están graves o los incendios en casa-habitación, donde se pierde todo”, señaló uno de los brigadistas que prefirió el anonimato. No obstante, la ayuda desde Jocotepec puede tardar de 30 minutos a una hora, depende dónde sea la emergencia.

Con todo esto, indican los bomberos, la cuestión más lamentable es que instalaron personal con nula preparación para laborar, que hacían mal uso del poco equipamiento, por lo que fue necesario cambiar de director.

“Las ambulancias las utilizaban para ir a los tacos, al Oxxo, para llevar a gente a Guadalajara como un taxi”.

Entre las ovejas negras se encontraba un elemento que fue sorprendido al llevar a su novia a la escuela y acosar alumnas del mismo instituto, pero éste, aseguraron, sigue presente en la corporación.

  • Municipio: Zapotlán del Rey
  • Población: 17 mil 893 personas

Protección Civil y Bomberos cumple doble función, pues el personal también labora como paramédicos; se integra por cinco efectivos que cubren 23 comunidades, más la autopista que se encuentra entre La Joya y Ocotlán, donde se localizan caminos de terracería difíciles de cruzar.

“Estamos muy abandonados en lo que es equipos, unidades, en personal nos faltan varios. Sólo tenemos una unidad en mal estado, es modelo 2006, ya tiene como cinco reparaciones. Anteriormente teníamos un Chevy donde subíamos a los pacientes”, señalaron elementos de la corporación bajo el anonimato.

Entre las peticiones está la entrega de un vehículo más, específicamente una ambulancia, debido a que llega a suscitarse más de una llamada de auxilio al mismo tiempo. También una pipa, ya que sólo tienen tres bombas para fumigar.

“Hay veces en que ha habido choque y nosotros estamos llevando una embarazada a Guadalajara o un enfermo, y pues podemos hasta la Cruz Roja”.

Región Valles

  • Municipio: San Juanito Escobedo
  • Población: 9 mil 420 personas

“Nada más como dos”, señaló Oscar Martín Zúñiga, a quien en 12 años como brigadista tan sólo se le ha facilitado una ambulancia por parte del ayuntamiento, a la cual se le ha adaptado una pipa de mil 500 litros para atacar los incendios pequeños, ya que es el poblado de Ahualulco de Mercado el que  presta sus servicios para las tareas más grandes.

“Aquí lo que hacemos es que tenemos una brigada interna de 10 personas que en su momento nos ayudan, pero son puros voluntarios. En alguna situación yo tengo sus teléfonos, tenemos un grupo donde les manifiesto lo que está pasando y yo les pongo que voy a pasar a sus casas o los veo en tal calle”, indicó Oscar Martín, quien también labora como paramédico.

El espacio que se tiene para Protección Civil es compartido con Servicios Médicos Municipales y Ecología y Medio Ambiente.

  • Municipio: San Marcos
  • Población: 3 mil 783 personas

Aquí es la comisaría de Seguridad Pública la que se encarga de tomar los llamados de auxilio destinados para protección civil, puesto que no existen bomberos en este poblado, sólo se tienen a cinco voluntarios que ofrecen apoyo de manera externa.

El equipamiento también es inexistente, es el esfuerzo de los voluntarios lo que hace fuerte a San Marcos, quienes deben movilizarse a través de sus propios vehículos y conseguir herramientas por su parte. Seguridad Pública también trata de brindar auxilio en varias de las situaciones y hacer contacto con los poblados cercanos y la comandancia regional ante la tragedia.

  • Municipio: Teuchitlán
  • Población: 9 mil 608 personas

Este lugar se caracteriza por sus constantes rescates de personas y cuerpos en lagos, estanques o presas.

A pesar de que este medio logró contacto con la corporación, se negó información respecto a cómo se conforma, ya que después del primer contacto ya no accedieron a contestar llamadas.

El único dato que se logró obtener fue que los brigadistas comparten la base con Servicios médicos Municipales.

JJ/I