Denuncian abusos contra menores en EU

MALTRATO. Abogados denuncian condiciones infrahumanas en varios centros de detención visitados. (Foto: AP)

LOS ÁNGELES. Autoridades migratorias estadounidenses en lugar de enmendar maltratos y abusos en centros de detención de indocumentados han redoblado incumplimientos, denunciaron ayer abogados que visitaron varios de esos establecimientos en diversos estados del país.

Los abogados visitaron recientemente centros de detención familiar en Texas y Pensilvania, así como puertos de entrada y centros de detención de la Patrulla Fronteriza en California, Nuevo México y Arizona.

Liderados por el Centro para los Derechos Humanos y la Ley Constitucional con sede en Los Ángeles, los profesionales calificaron las acciones recientes del gobierno del presidente Donald Trump como un "asalto a gran escala" sobre el acuerdo al trato en estos centros.

La presentación, que hicieron los abogados exige que el tribunal designe un supervisor especial para garantizar que los funcionarios de inmigración cumplan con el acuerdo sobre los niños y la separación de familias.

"El tratamiento inseguro de los acusados hacia los niños continúa sin interrupción", dice el documento. "En lugar de señalar una voluntad de poner fin a su incumplimiento del acuerdo, los demandados han duplicado su incumplimiento al parecer por ninguna otra razón que no sea lo que el presidente quiere", se enfatizó.

En un ejemplo descrito en el informe, una menor llamada Floridalma fue detenida cruzando la frontera a finales de junio. La retuvieron con su hijo de 3 años en una instalación de la Patrulla Fronteriza en el centro.

Ella describió una pequeña habitación atestada de cuatro madres y cuatro niños.

"Tenemos dos colchones para compartir", dijo. "Dormimos con la cabeza sobre los colchones y nuestros cuerpos en el piso de cemento porque sólo hay dos colchones para ocho personas", apuntó.

Anet, una niña de 15 años, detenida en el centro, dijo en su habitación que 18 personas tenían tres colchones para repartirse entre ellos.

Brandon, un niño guatemalteco de 14 años que fue con su madre y dos hermanos al puerto de entrada a San Ysidro a principios de julio para pedir asilo, le dijo al abogado que lo entrevistó acerca de lo fría que estaba la celda: personas detenidas allí a menudo lo llaman la hielera.

"Tengo que usar mi cobija todo el tiempo", le dijo al abogado. "Me gustaría otra manta, pero no me siento cómodo para pedir una".

Dijo que no había sido capaz de lavarse los dientes o lavarse desde que llegó.

"No hay jabón en mi habitación ni toallas", dijo. "Cuando llegué aquí tenía un cepillo de dientes, pero se lo llevaron cuando llegué a la instalación".

La presentación alega que el gobierno federal usa "oleadas" de llegadas como una excusa para no seguir el acuerdo. Hace un llamado al gobierno para que proporcione un plan sobre qué hacer cuando la migración vuelva a aumentar.

"El tratamiento inseguro de los acusados hacia los niños continúa sin interrupción”
Abogados del Centro para los Derechos Humanos

fv/i