AMLO a medios: “no olvido”

En el mensaje que Andrés Manuel López Obrador, candidato ganador de la presidencia de la República, emitió en un video a través de sus redes sociales para explicar el movimiento que se hizo del fideicomiso “Por los demás”, presuntamente destinado a apoyar a los damnificados del sismo del 19 de septiembre, lanzó una serie de calificativos a las autoridades del Instituto Nacional Electoral.

Dijo que era “una vil venganza…” porque había ganado; que “de manera infamante (…) han hecho todo un escándalo…”; que “es un acto de mala fe de los consejeros del INE el hacer esto en contra de Morena”; y a sus adversarios les pidió que “no sean falsearios, que no mientan…”.

Pero un punto que debe de alertarnos sobre lo que podemos esperar del próximo presidente de la República es el mensaje que en ese video envió a los medios de comunicación, que como en otras ocasiones los llamó “fifí” y a los que sin distingo alguno calificó de “conservadores”.

Y el mensaje fue claro y es obligado tenerlo presente: “Yo no odio, pero no olvido. Perdono, pero no olvido”.

Así de categórico. A lo que luego agregó: “No es que yo quiera hablar de manera vengativa (…). No soy autoritario…”. Y olvidando que ya no es presidente de Morena ni su candidato, sino el ganador de la presidencia de la República, cargo que asumirá el primero de diciembre y a partir de entonces gobernará para todos –subrayo: todos- los mexicanos, advirtió a todo el que quiso escucharlo: “Cada vez que haya una calumnia contra nuestro movimiento, tenemos el derecho de réplica, y voy a contestar en buenos términos, de manera fraterna…”.

Vale tener en cuenta el contexto anterior ante lo que nos encontramos ayer en las cuentas en redes sociales de periodistas, medios de comunicación y cartonistas. En su cuenta de Twitter, Isaac Kats escribió: “Durante los 23 años que llevo escribiendo en @eleconomista critiqué muchas de las decisiones político económica de Zedillo, Fox, Calderón y Peña y nunca recibí por ello algún insulto. Por las críticas que he vertido sobre algunas de las propuestas de AMLO, eso ya cambio. De miedo”.

En su cuenta en la misma red, la revista Etcétera refirió: “Reforma, La Jornada, Milenio Diario, La Crónica de Hoy, MVS Noticias… sólo es cosa de tiempo para que @lopezobrador se vaya directamente contra la prensa: la R”.

Y más tarde el cartonista de El Heraldo de México, Juan Alarcón, mediante un video emitido también en Twitter, aclaró su situación periodística en tres puntos: 1. Aseguró que en su casa editorial tiene mucha libertad; 2. Que no va a dejar de hacer caricatura –“que no se los chamaqueen”, dijo-, pero aseguró que “voy a dejar de escribir tuits por un tiempo porque la cosa está muy color de hormiga”; y 3. Que no ha recibido amenazas de AMLO ni de su colega Hernández, pero que sí recibió amenazas y una demanda hace dos años por un trabajo que realizó.

Por la noche, a una serie de señalamientos que el periodista León Krauze hizo a López Obrador por la carta que le envió a Donald Trump y cuyo contenido hizo público Ebrard, recibió la siguiente respuesta –sin puntuación y con faltas de ortografía- de un seguidor del tabasqueño: “Tus comentarios siempre en contra de AMLO si hubieras tenido algo de razón no hubiera ganado pero arraso no se piénsalo”.

En lo que va del gobierno de Enrique Peña Nieto –hasta abril pasado-, se contabilizaban 42 periodistas muertos; si en el sexenio de Andrés Manuel todo queda en meros “tuitazos”, entonces ya estamos del otro lado. Pero no deja de inquietar la sentencia lópezobradorista del “Yo no odio, pero no olvido. Perdono, pero no olvido”.

Y aún nos falta conocer lo que nos espera en Jalisco durante los próximos seis años, pero ante los antecedentes no se augura sean los mejores para ejercer el periodismo. Al tiempo.

ES TODO, nos leeremos ENTRE SEMANA.

JJ/I