AMG, más vulnerable por cambio climático


Debido a la aglomeración urbana, la presión sobre los recursos hídricos y la degradación de la calidad del aire, entre otras variables, el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) es la más vulnerable al cambio climático del estado de Jalisco, pues el incremento de las inundaciones y olas de calor, aunado a la inequidad en la distribución de servicios básicos, suponen riesgos para la población con los desequilibrios meteorológicos que se pronostican atribuidos al calentamiento global.

Así lo manifiesta el Plan Estatal de Acción Ante el Cambio Climático (PEACC) publicado el 31 de julio en el periódico oficial El Estado de Jalisco, que desde el inicio de la administración actual se trabajó; sin embargo, fue hasta hace unos días que finalmente se actualizó y concluyó este instrumento, que contempla diagnósticos y acciones intergubernamentales para mitigar los gases de efecto invernadero e implementar medidas de adaptación a las nuevas condiciones climáticas.

“El diagnóstico de salud realizado por el Colegio de Estudios Interdisciplinarios en Salud Ambiental (2017) muestra que parte del AMG (Guadalajara, Zapopan, San Pedro Tlaquepaque, Tlajomulco de Zúñiga, El Salto y Tonalá) es la zona más vulnerable ante la variabilidad y cambio climático referente a la salud, ya que incrementan los casos de enfermedades respiratorias, infecciosas y de las vías urinarias en periodos cuando se presentan las olas de calor”, señala textualmente el PEACC.

“(En el AMG) existiría un incremento de la demanda de alimentos, deforestación de bosques y uso de cultivos intensivos que aumentan la producción de gases de efecto invernadero. Puede darse (además) un favorecimiento de enfermedades respiratorias agudas, gastrointestinales y de las vías urinarias en los meses de temperaturas altas (…) La creciente variabilidad de las precipitaciones afectará probablemente al suministro de agua dulce y la escasez de ésta puede poner en peligro la higiene y salud”, agrega en relación a los impactos esperados en asentamientos humanos.

El diagnóstico, elaborado principalmente por personal técnico de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) con base en las metas establecidas en el Acuerdo de París, la ley general y estatal sobre cambio climático y en diagnósticos del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (Ipcc), señala al AMG como la región de la entidad con mayor incidencia de inundaciones por lluvias de temporal o ciclones.

“Tan solo en el AMG se tienen registradas al menos 147 inundaciones locales de más de un metro de altura en algunas zonas. Éstas; sin embargo, suelen ser provocadas por las modificaciones en los cauces, sistemas de alcantarillado insuficientes, pavimentación excesiva y acumulación de basura”, indica.

El diagnóstico

Dentro del Plan Estatal de Acción Ante el Cambio Climático (PEACC) se establece de dónde parte Jalisco para comenzar a mitigar sus emisiones. En 2014, el estado arrojó a la atmósfera 28.4 millones de toneladas de gases efecto invernadero, de las cuales 16.2 millones corresponden a dióxido de carbono (CO2), que representa 66 por ciento de los gases, seguido de 7 millones de toneladas de metano (CH4) que significan 25 por ciento, y el óxido nitroso (N2H), con 9 por ciento.

Este coctel de gases es originado por las siguientes fuentes: 60 por ciento por el sector energía, principalmente los transportes; 19 por ciento por agricultura, silvicultura, ganadería y usos de suelo; 14 por ciento por desechos provenientes de rellenos sanitarios y lodos del tratamiento de aguas residuales; y 7 por ciento por procesos industriales.

En lo particular, el dióxido de carbono es generado principalmente por la quema de diésel y gasolina de los transportes; el gas metano por la descomposición de la basura enterrada en rellenos sanitarios y por el sector ganadero, y el óxido nitroso por el uso de fertilizantes nitrogenados en la agricultura.

“El PEACC presenta el inventario de las emisiones en el estado con la finalidad de conocer los sectores con mayor emisión de gases efecto invernadero y así identificar las acciones que tienen un potencial mayor de reducción de emisiones, y que logren al mismo tiempo beneficios e impactos positivos ambientales, sociales y económicos”, agrega el extenso documento.

“Para Jalisco, el cambio climático representa una oportunidad que es sumamente importante y urgente de atender. Por sus características se trata de un reto que necesita enfrentarse de manera global, aunque es en el nivel local donde pueden alcanzarse los mayores logros”.

No obstante, el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) no es la única en riesgo, pues hay 13 municipios con altos índices de vulnerabilidad, además de que existen otros riesgos inminentes como el incremento del nivel del mar, el aumento de heladas en zonas frías, deslaves y olas de calor con repercusiones en cadena para todos los niveles de vida.

“La creciente variabilidad de las precipitaciones afectará probablemente al suministro de agua dulce y la escasez de ésta puede poner en peligro la higiene y salud”
Extracto del PEACC

28.4 millones de toneladas de gases de efecto invernadero emitió Jalisco en 2014

60% corresponde al sector energía y transportes

19% a la agricultura y ganadería

14% a los desechos, rellenos sanitarios y tratamiento de agua

7% a procesos industriales

Una ciudad vulnerable

En la ZMG se han registrado 147 inundaciones que han alcanzado el metro de altura, posicionándose como la región del estado con mayor incidencia de este tipo de desastre meteorológico, el cual se pronostica irá en aumento.

fv/i