El ejercicio de la libertad creativa

Complicidad. Para Omar Argentino, el público es una herramienta fundamental de su trabajo como creador escénico. (Foto: Especial)

En una de las muchas vueltas que ha dado por el mundo, Omar Galván, mejor conocido como Omar Argentino –en honor a su tierra natal–, estuvo en Guadalajara, hacia 2009. En esa ocasión impartió talleres y dio varias funciones con su técnica aún novedosa entonces de improvisación, consistente en diferentes estilos de juego escénico muy enriquecedores tanto para el público como para el hacedor de teatro.

Ahora está de vuelta en la ciudad gracias a los talleres que organiza Circee Rangel y a su participación como invitado en la Muestra Estatal de Teatro con una presentación en el Foro Periplo, el 5 de septiembre. Talleres y presentación imperdibles para todo artista y público que desee conocer a uno de los mejores improvisadores de América Latina y lo que viene a compartir de sus andanzas por el mundo.

NTR. Hace nueve años y decenas de sellos en tu pasaporte que no estabas en Guadalajara, ¿qué recuerdos tienes de aquellas visitas?

Omar Argentino Galván (OAG). Sí fue por ahí en 2009, que coincidió con una visita de (Andrés) Calamaro y de paso fui a verlo actuar. Recuerdo, entre otras cosas, una función en Zapopan, que había mucho público adolescente de una escuela y estaban muy entusiasmados porque además tenía que ver justo los estilos de improvisación que yo hacía con lo que ellos estaban viendo en sus clases, había sido muy divertido y didáctico a la vez para ellos. También recuerdo haber jugado por primera vez con Carlo Constantini a la música, y que él se estaba estrenando en la improvisación musical y ahora ya tiene su propio grupo y va a jugar conmigo de nuevo, y estoy con mucha ansiedad de verlo como amigo y como su mentor o quien le inculcó la semilla de la pasión por la impro.

Un capítulo aparte es Circee, quien es una gran, gran amiga, quien posibilita esto y corre de un lado a otro para difundir estas actividades, a ella la veo de vez en cuanto y he visto su crecimiento en Guadalajara en estos años y me llena de alegría.

En estos años literalmente he dado la vuelta al mundo, empezando y terminando en Madrid, he tenido la suerte de trabajar con mucha gente muy poderosa en la impro, entonces voy a poder compartir cosas que veo en los viajes, un material que sería difícil de acceder si no se viaja. Lo que recuerdo en los talleres de la vez pasada es mucho entusiasmo, porque es un tipo de información que no llega siempre, había esa enorme sed de trabajar, y me espero eso también para esta ocasión.

NTR. ¿Cómo ha evolucionado en estos años la impro, qué coas nuevas hay y cuales son inamovibles?

OAG. Lo que ha cambiado es el flujo de información, en cierta forma se ha empequeñecido el mundo, así que hay muchos viajes, sobre todo en Europa, pero en América Latina también y eso genera un intercambio que hace todo muy fértil. Creo que antes estaba más clara la división entre grupos profesionales y los amateur o principiantes de impro, ahora esa división para bien y para mal está muy difusa, hay una surte de caldo en el que existe la posibilidad de mezclarse todos y tiene que ver con el espíritu democrático que tiene la impro, a veces juega a favor en cuanto a experiencias de vida, de movimiento, y a veces en contra en cuanto a que hay algunos grupos que se quedan en el nivel de producción amateur incluso accediendo los grandes teatros.

¿Qué son las bases que quedan? Hay una impro de juegos, de absoluto pasatiempo que esa es muy efectiva al público, se conserva, crece en cuanto a expansión y a calidad, y es en muchas ocasiones es lo que termina dándole de comer a grupos que están en niveles un poquito más experimentales. Suelo compararlo con la música, sigue siendo el juego el costado pop.

NTR. ¿Cómo es la relación con el público en los lugares en los que no se habla español?

OAG. Al ser la improvisación tan verbal y cerebral, y tan a veces dependiente del ingenio y cierta velocidad narrativa, el hecho de otros idiomas empuja a una teatralidad más completa, un texto más apuntado y sin tanta cosa barroca, y se produce más lo que se ve como magia. Hay muchos festivales, mi inglés no es perfecto, pero lo he mejorado bastante, mi francés es casi inexistente, hablo bien italiano, pero en todos estos encuentros que hay he improvisado en la India, en Japón, en Rusia y se va mucho más a lo físico y hay espectáculos en que cada improvisador o improvisadora habla en su idioma. En cuanto a los distintos públicos esta globalización hace que éstos sean similares en cuanto a ciudades, un entretejido urbano de la cabeza, creo que se diferencian más, quizá, entre un pequeño pueblo de España y Madrid, que una ciudad grande asiática con Madrid o una ciudad latinoamericana con una ciudad asiática.

NTR. ¿En cuanto a espectáculo que es lo que presentarás?

OAG. Me he convertido en un freelance de la impro, trabajo con muchos grupos en todos mis viajes, en Madrid también, y de distintos niveles, así que estoy en varios espectáculos a la vez, así que en estos años desarrollé tres o cuatro espectáculos unipersonales. El que voy a llevar a Guadalajara se llama Ágora, y como subtítulo tiene La suspensión voluntaria de la incredulidad, y está basado en el cine, es un pequeño homenaje dedicado al cine y a la democracia por cómo va participando el púbico y por el peso que tiene éste, ya no es solamente preguntarle cosas; lo voy a hacer con Carlo Constantini y con dos personas invitadas que sorprenderán mucho.

NTR. Alguna vez le pregunté a un poeta por qué la poesía, en este mismo sentido te pregunto, ¿por qué la impro?

OAG. Para mí la impro es una surte de trampolín y red a la vez, que me permite expresarme en una surte de triada que tiene que ver con la creación, desde la dirección, la dramaturgia –la escritura–, y la interpretación, se habla tanto de que quien improvisa escribe, dirige y actúa en el momento, esos tres aspectos se ven absolutamente saciados para mí en la improvisación. Por otro lado, como aún sigue siendo una técnica nueva, todavía veo que hay campo por investigar, me gusta sentir que estoy con el machete en cierta maleza descubriendo cosas. La impro es una forma de ejercer la libertad creativa.

Impro imperdible

Omar Argentino impartirá un taller para principiantes y otro para avanzados, entre el 31 y el 4 de septiembre, en las instalaciones del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) y el salón de ensayos del Teatro Diana. Todos los informes e inscripciones son con Circee Rangel en el evento en Facebook o al teléfono 3312927964 o en los correos lavalentinateatro@gmail.com y colectivoarritmia@gmail.com. Los precios son de $500 a $700 según el nivel.

Además, Ágora es el espectáculo que presentará el 5 de septiembre, a las 20 horas, en el Foro Periplo. El precio de los boletos generales es de $80

JJ/I