Presentarán 'El quinto muro' en la ciudad

Contenido. La presentación del libro será además un programa interdisciplinario que introducirá al público al trabajo colectivo hecho a raíz de la instalación. (Foto: Especial)

Romper el quinto muro es un acto de anarquía. Esta idea detonó una instalación en la que algunos espejos de agua dispuestos en círculos eran instalados en el suelo de una habitación donde el espectador podía actuar con ellos y con el mobiliario del lugar como quisiera. Como una metáfora “de la memoria” según ha señalado el artista, para quien “el espejo de agua refleja exactamente lo que hay en el momento y cambia al cambiar la realidad, entonces es una duplicación de la realidad”.

El quinto muro fue una instalación realizada por el artista plástico mexicano Mario Palacios Kaim que permaneció activa y en transformación durante seis meses en el Estudio 71 de la Ciudad de México, provocando la interacción de una diversidad de artistas. A partir de ella se produjo un libro bilingüe que próximamente será presentado en El Andén.

La presentación del libro será además un programa interdisciplinario que introducirá al público al trabajo colectivo hecho a raíz de la instalación de Palacios Kaim. El libro, por su parte, es una selección de imágenes y textos con la finalidad de producir un documento más amplio del tema.

Sin embargo, el trabajo impreso y la instalación son dos cosas diferentes. Una es la acción, la presencia y la vivencia y la publicación es otra experiencia distinta. Su trabajo pictórico se caracteriza por el estudio de la abstracción geométrica como vía de acceso al universo simbólico y ha elaborado superficies ricas en tonalidades y texturas en la pintura al óleo, en dibujos, collages, monotipos y gráfica.

“Desde el inicio de este proyecto yo sabía que había que documentarlo. Pero solamente a mediados del tiempo que permaneció la instalación, me di cuenta que el archivo era enorme y rico, que pedía la publicación de algo de mayor envergadura”, contó el artista.

“Lo más importante para mí fue documentar la capacidad de recepción de intervenciones que tenía la instalación. Documentar a la comunidad interactuando juntos con mi pieza”.

Sobre esto, el autor describió que así mismo el libro es otra pieza con sus propias características. Días de trabajo relacionados, pero con un tratamiento y capacidad de abordaje muy diferente, mencionó.

“El soporte de la pieza no es que haya mutado; el corazón del quinto muro es el reflejo. Esa es la idea que da origen a todo. El reflejo y su poder de absorción de las imágenes del entorno y sus contenidos, es cuando la pieza funciona, y nunca deja de cambiar mientras esté activa con luz y reflejos. El hecho de absorber las imágenes como parte de la pieza da origen a su nombre que está relacionado con la cuarta pared de las artes escénicas. Romper el quinto muro es anular la separación entre espectador y la obra de arte. De ahí su capacidad de seducción a la intervención y colaboración con la pieza. Entonces cada intervención o visita, transforma la instalación y la renueva. Cada instante cambia, está viva todo el tiempo y receptiva a la interacción”.

En la pieza como en el libro, el trabajo colaborativo es central y, según contó el artista, se fue articulando solo. “Creo que mi instalación fue muy seductora a ser intervenida”, dijo. “Unos al ver que otros lo hacían, querían participar. No solo fueron otros artistas, también fueron visitantes que nunca había visto y decidían hacer algo con mi pieza”.

Asiste

Este trabajo se presentará el próximo 17 de agosto, a partir de las 20:30 horas en la librería La Pasajera del Foro Cultural Andén

___________

FRASE

“Lo más importante para mí fue documentar la capacidad de recepción de intervenciones que tenía la instalación. Documentar a la comunidad interactuando juntos con mi pieza”
Mario Palacios Kaim, artista plástico

JJ/I