Lemus: las cuentas sucias

En su edición del martes 7 El Diario NTR Guadalajara destacó a ocho columnas su nota principal de portada: “Zapopan es el ‘rey’ en irregularidades”. Y en sumarios informó: “La Ex Villa Maicera es primera en la lista de entidades públicas con más observaciones detectadas; las más frecuentes son a fraccionamientos”.

Y en el cuerpo de la nota precisó: “El Municipio de Zapopan lidera la lista de entes públicos con más anomalías detectadas por la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ), según los datos que pueden consultarse desde ayer en el portal del organismo”.

“Los señalamientos más comunes –agrega la nota– corresponden a fraccionamientos. El monto más alto con presuntas inconsistencias es del ejercicio fiscal 2015, que asciende a mil 282 millones 982 mil 630 pesos…”.

En su nota en la página 2, el matutino abunda: “De las presuntas irregularidades de 2015 (…) el rubro de fraccionamientos representa mil 268 mdp; gastos generales, 9.4 mdp, y obra pública, 4.7 mdp”.

“Los montos más altos corresponden a presuntas inconsistencias relacionadas con los fraccionamientos Valle Imperial IV y V, el llamado Distrito K, Sendas Residencial G1, Valle Imperial Sección Bosques 1, El Campestre III, Bosque de Las Jacarandas o Valerita Habitat, Mirador del Bosque 3…”.

Valga hacer una precisión y una corrección a esta información. La precisión: los mil 282 millones 982 mil 630 pesos son cargos que la ASEJ le impuso al alcalde Jesús Pablo Lemus por irregularidades detectadas en los primeros tres meses de su gobierno –octubre, noviembre y diciembre– de 2015 y no de todo este año. La corrección: no son “presuntas” irregularidades o inconsistencias. Ya quedó demostrado y evidenciado que son irregularidades comprobadas y que Lemus Navarro no pudo solventar –o sea, aclarar– en la etapa de las “observaciones”, por eso los cargos por el monto millonario que impuso la auditoría y que están asentados en el dictamen de la Cuenta Pública 2015 que tiene en sus manos la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado, que preside el priísta Hugo René Ruiz Esparza.

Contra lo declarado o publicado por algunos medios de comunicación el pasado martes, esta Cuenta Pública 2015 con cargos por mil 282 millones 982 mil 630 para Jesús Pablo Lemus Navarro no puede ser regresada para una nueva revisión a la Auditoría Superior porque ya es cosa juzgada, pues hubo un período para solventar las observaciones –que se asegura fueron por un monto mayor al de los cargos–, algunas de las cuales sí lograron aclarar, no así lo que representa el monto del cargo final que le impuso la ASEJ. Valga decir también que la ley establece que una cuenta pública en esas condiciones –con cargos ya impuestos–, debe ser presentada ante el pleno para su aprobación o rechazo, cosa que el diputado Ruiz Esparza no ha hecho y sí, en cambio, lo ha retrasado.

Pero además existe un amparo para evitar que la Comisión de Vigilancia regrese a la ASEJ esta cuenta pública, pues hay fundadas sospechas de que pretenden lavarla, pese a que en el discurso se dicen inmaculados y transparentes. Y en este caso están a prueba el diputado Ruiz Esparza y el auditor superior Jorge Ortiz Ramírez. Incluso el propio coordinador de la bancada emecista en el Congreso, Salvador Caro Cabrera.

Por cierto, el auditor Ortiz Ramírez le dio la bienvenida a Jesús Pablo Lemus, tras la licencia para buscar la reelección, revelando públicamente que tiene observaciones en su Cuenta Pública 2016 por… ¡32 millones 369 mil 978 pesos! Lo bueno para el alcalde es que aún está a tiempo de solventar el monto total o parte de él. Precisamente hoy martes la Comisión de Vigilancia dará trámite a esta cuenta pública que seguramente regresará a la ASEJ para otra revisión. ¿O se escuchará que es una venganza?

ES TODO, nos leeremos ENTRE SEMANA.

JJ/I