Nicaragüenses marchan para exigir la libertad de opositores y renuncia de Ortega

(Foto: AP)

Otra vez, miles de nicaragüenses salieron a las calles de Managua a exigir la liberación de los presos políticos.

Al grito de “Vivos se los llevaron, vivo los queremos”, manifestantes exigen la liberación de al menos 135 personas detenidas en las pasadas protestas en Nicaragua.  

Madres de estudiantes detenidos, campesinos y representantes de organismos de derechos humanos encabezaron la caminata desde la rotonda Cristo Rey hasta la glorieta La Virgen, en Managua, con banderas nacionales y fotografías de las personas retenidas.

La marcha fue convocada por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que agrupa a representantes de estudiantes, campesinos, comerciantes, empresarios y otros grupos sociales que exigen la renuncia del presidente Daniel Ortega.

Reportes de la prensa local señalaron la afluencia de manifestantes en Managua y otras ciudades y municipios del país, por segunda vez en menos de una semana, la cual se llevó a cabo mientras se realizaba la audiencia inicial en juzgados de esta capital contra integrantes del Movimiento Campesino.

Los líderes campesinos Medardo Mairena, Pedro Mena y su hijo Kelner Mena, y Silvio Pineda, detenidos el mes pasado, son acusados de varios delitos, entre ellos terrorismo, pero los opositores los consideran "presos políticos".

Un grupo de personas realizó este miércoles un plantón frente a los juzgados durante la audiencia para exigir la libertad de los líderes agrarios.

La marcha en Managua terminó en la rotonda La Virgen, donde los manifestantes entonaron las notas del Himno Nacional y un representante de la Alianza Cívica leyó un pronunciamiento en el que exigió al gobierno de Ortega el cese de la criminalización de quienes participan en las protestas.

También exigió que el sistema judicial deje de actuar como brazo del gobierno, que garantice a los presos sus derechos a la debida defensa, y que los juicios a los que sean sometidos se hagan de manera pública.

La demostración tuvo el respaldo del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua.

La Alianza Cívica publicó en tanto una carta que sería enviada al presidente Ortega para pedirle la reanudación del suspendido Diálogo Nacional, a través del cual ambas partes buscarían poner fin a la violencia y superar la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua, desde el pasado 18 de abril.

La misiva, firmada por más de seis mil 500 nicaragüenses, pide al mandatario cesar la represión, desarmar a los grupos paramilitares, celebrar elecciones anticipadas y liberar a los presos políticos, a fin de avanzar hacia una solución de la crisis por la vía del diálogo.

Los firmantes demandan a Ortega retomar el diálogo mediado por los obispos de la Conferencia Episcopal Nicaragüense (CEN) para "dar respuesta a las aspiraciones de los nicaragüenses, que son el respeto a la vida y los derechos ciudadanos, así como elecciones libres, justas y transparentes".

EH