Malta recibe a 141 migrantes rescatados

TRAVESÍA. Los migrantes y miembros de la tripulación del barco de rescate Aquarius saludan al entrar en el puerto de Senglea, Malta. (Foto: AP)

LA VALETA. El buque de búsqueda y salvamento marítimo Aquarius, que transporta a 141 inmigrantes rescatados el viernes pasado en aguas del Mediterráneo, atracó ayer en Malta tras el acuerdo alcanzado por seis países europeos para el reparto de los refugiados que viajan a bordo.

El Ejército maltés se movilizó para facilitar el desembarco de los inmigrantes, la mayoría de ellos procedentes de Somalia y Eritrea, que pasarán una revisión médica antes de ser repartidos a los diferentes países, informaron autoridades locales, citadas por el diario The Malta Independent.

Una vez que se someten a un examen médicos, los inmigrantes serán escoltados al Centro de Recepción Inicial de Marsa, donde se iniciará el proceso de distribución entre Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y España, explicó el primer ministro maltés, Joseph Muscat.

El coordinador de Médicos Sin Fronteras (MSF) a bordo del Aquarius, Aloys Vimard, indicó que hay dos niños de 5 años y tres de menos de 13 años que se encuentran “exhaustos, afectados por su viaje y su paso por Libia”.

Tras varios días errando por el Mediterráneo con los 141 inmigrantes, el Aquarius finalmente recibió la autorización formal de las autoridades de Malta para atracar en el puerto de La Valleta, confirmaron MSF y la organización no gubernamental SOS Mediterranee a través de sus cuentas de Twitter.

Las dos organizaciones no gubernamentales recibieron con beneplácito el acuerdo sobre el reparto de estos 141 inmigrantes, así como de otros 144 que llegaron el lunes a territorio maltés.

Desde Malta se llevará a cabo el reparto de los inmigrantes y quedará de la siguiente manera: 60 llegarán a España, otros 60 a Francia, 50 a Alemania y Malta, 30 a Portugal y cinco a Luxemburgo.

_______________

FRASE

“Es incorrecto, peligroso e inmoral mantener a los navíos humanitarios vagado por el Mediterráneo”
Filippo Grande, comisionado de la ONU

JJ/I