Inviable mejora salarial por decreto: especialistas

(Fotos: Cuartoscuro)

Especialistas y economistas coincidieron en que es necesario cambiar el modelo de desarrollo económico para frenar el deterioro salarial de los mexicanos y fortalecer el mercado interno, aunque advirtieron que el aumento del ingreso no es algo que pueda alcanzarse simplemente con una ley o decreto.

Durante la mesa de análisis Balance de las reformas estructurales en torno a los salarios, organizado por el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, destacaron que el poder adquisitivo de los salarios tiene que ver con la agenda de desarrollo y la economía política que la ha sustentado en los últimos años.

La ex presidente de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), Norma Samaniego, aseveró que una mejora sustancial de los niveles de ingreso, particularmente del salario, no es algo que pueda alcanzarse simplemente con una ley o decreto.

“Es mucho más complejo, pues va estrechamente ligado al tipo y calidad del empleo que pueda generarse, a la economía, al nivel y complejidad de las ocupaciones, implica migrar hacia estructuras competitivas de mayor nivel agregado, articular los distintos instrumentos de política económica y social hacia este objetivo y reorientar el modelo de desarrollo”, precisó.

Dijo que no se trata de un objetivo fácil o inmediato y requiere articular distintos instrumentos de política para este fin, como cuidar los equilibrios macroeconómicos para evitar efectos desestabilizadores o inflaciones que se pueden salir de control, como la vivida en los años 80 que tuvieron un altísimo costo social y desplome acelerado de los salarios e ingresos.

La académica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) expuso que en este nuevo modelo, el Estado requerirá recuperar su papel como moderador y árbitro, hacer efectivas las garantías constitucionales o mínimas para la población asalariada.

Así como promover un marco institucional adecuado para una libre negociación colectiva entre capital y trabajadores, además de orientar el proceso de desarrollo hacia una más equilibrada distribución del ingreso.

Mencionó que el salario no fue un objetivo explícito de las Reformas Estructurales y únicamente fue entendido como un precio más, sin establecer objetivos de política claros en torno a su fortalecimiento en el tiempo.

Asimismo, comentó que el mantenimiento de los salarios por debajo de los niveles del pasado ha sido funcional para la estrategia económica de los últimos años y que la caída en el nivel del salario tiene repercusiones en otros ámbitos como el crecimiento de la pobreza, incita a la población a la búsqueda de ingresos ilícitos en la criminalidad y es uno de los incentivos de la migración.

El presidente de la Comisión Laboral de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Lorenzo Roel Hernández, reconoció que el salario en México es de los más bajos de la región, pero pidió que se tenga “cuidado a la hora de determinar los ajustes, porque puede crear inflación y desempleo”.

Refirió que una de las preocupaciones del sector de los trabajadores, es que cuando los salarios se incrementan por la escalera, los precios suben por el elevador, y destacó que la Coparmex ha impulsado el ajuste para llegar a la línea de bienestar que establece el Coneval y “la meta que buscamos no es nada más la canasta básica, sino una canasta ampliada”.

Aclaró que, por lo menos, la proyección para diciembre es que el salario mínimo se ubique en los 102 pesos diarios, que es la propuesta que ha hecho Coparmex, no obstante, “con un plan no tan impulsivo, que sea en 2030 cuando las familias tengan el ingreso mínimo”.

Dijo que en el nuevo proyecto de nación se habla que ese objetivo se alcance dentro del sexenio, pero para eso se necesita un acuerdo nacional “no es simplemente de hacer señalamientos y ajustes sin sentido”.

EH