El arte fronterizo, más importante que nunca

Propuesta. Los creadores usan el arte interdisciplinario para estudiar las identidades y las representaciones que hay en el arte de la relación entre México y Estados Unidos. (Foto: Especial)

Observando al performance como un arte subversivo, que no obedece a los cánones, conformado por artistas de alto nivel que han dejado atrás la rigidez de las prácticas más convencionales, el colectivo de performance transfronterizo La Pocha Nostra ofreció un taller a varios performers tapatíos en el Laboratorio de Arte Variedades, Larva, como una forma de ofrecer espacios para ellos.

Conformado por Guillermo Gómez Peña y Saúl García López, La Pocha Nostra cuenta con 30 años de experiencia trabajando con el cuerpo y la representación para derribar fronteras; los artistas aquí usan el arte interdisciplinario para estudiar las identidades y las representaciones que hay en el arte de la relación entre México y Estados Unidos, entre el norte y el sur, los procesos migratorios y cómo afectan el racismo hacia los mexicanos, la reivindicación de los derechos humanos de los trabajadores migrantes.

“En tiempos de Trump estamos particularmente interesados en generar un diálogo entre comunidades artísticas de ambos lados en la frontera y hemos encontrado que la pedagogía es la respuesta”, dijo Gómez Peña en entrevista.

“El proyecto a largo plazo lo comenzamos hace cinco años, le llamamos postnacionalismo, consiste en crear lugares en que los artistas nacionales y los postnacionales, que los que vivimos en el otro México, del otro lado del espejo, podamos juntarnos y comparar notas de identidad, la nacionalidad, el lenguaje, la producción artística”.

El objetivo es osado. Conectar a los artistas de los estados emisores de migración en México y los estados que reciben a los migrantes en Estados Unidos. En los años 80, La Pocha Nostra fue un grupo pionero del arte fronterizo, plantearon que la frontera era no una línea divisoria, sino como una espiral en que convergen varias culturas, un espacio de reinvención de la identidad, donde se reta la criminalización, como una cultura utópica que buscaba cuestionar el nacionalismo y buscar otras nociones de nación, de comunidad más abierta.

“Nos interesa crear espacios híbridos, espacios de colaboración entre artistas de varias disciplinas, residencias y generaciones, géneros. Espacios fronterizos para la colaboración en respuesta a las políticas estadounidenses que nos dividen”, dijo García López. “Generar puentes entre ellos. Estamos en el punto cero, de regreso a lo que hicimos en los 80. Trump nos regresa al principio”.

“Trump está construyendo un muro conceptual, porque la física nunca se va a llevar a cabo, es un muro ideológico, de temor que está tristemente dividiendo ya a familias y a comunidades artísticas; siento que el arte fronterizo es más pertinente que nunca, la idea del artista como cruzador de fronteras, como diplomático sin cartera oficial es más importante que nunca. Yo les digo a los chicanos que el acto más político es regresar a México y a los artistas de nuestro país les digo que crucen la frontera norte y colaboren con los chicanos. Este para mí es un proyecto importantísimo”, agregó Gómez Peña.

Este sábado presentarán los diálogos creativos que sostuvieron con los artistas en Jalisco.

Por un lado, con la discusión y el taller buscan integrar a varios artistas en el mismo proyecto y el otro proyecto, el más difícil será conseguir becas y visas para trabajar con La Pocha Nostra.

La cita será a las 20 horas en el Larva. La entrada es gratis, pero con cupo limitado, así que se recomienda estar en las puertas del teatro antes de la hora de la función.

“En tiempos de Trump estamos particularmente interesados en generar un diálogo entre comunidades artísticas de ambos lados en la frontera y hemos encontrado que la pedagogía es la respuesta”
Guillermo Gómez Peña, artista de performance

“Nos interesa crear espacios híbridos, espacios de colaboración entre artistas de varias disciplinas, residencias y generaciones, géneros. Espacios fronterizos para la colaboración en respuesta a las políticas estadounidenses que nos dividen”
Saúl García López, artista de performance

Propuesta. Los creadores usan el arte interdisciplinario para estudiar las identidades y las representaciones que hay en el arte de la relación entre México y Estados Unidos.