Quinto Patio

La diputada del PRD Mónica Almeida sorprende de tan aplicada que anda en este mes. En una semana ha presentado tres temas distintos de importancia como el transporte público, el presupuesto y el mínimo vital, y los magistrados. Lo malo es que quizás no esté para ver los resultados o presionar para su cumplimiento, porque deberá pedir licencia para poder irse a la cámara baja.

Almeida ganó una diputación federal y a finales de agosto tendrá que pedir licencia para poder tomar protesta. Algunos dicen que quizás regrese para cerrar el changarro y no dejar todo al aire, sobre todo cuando su compañero Francisco Javier Álvarez también se irá, pero en septiembre para ocupar la alcaldía de Tamazula de Gordiano. Lo malo  de Almeida es que querrá hacer en tres meses lo que no lograron sacar en tres años, y no será la única. Pronosticamos que habrá diarreas legislativas.

***

Aunque generó polémica la reforma amorosa que restringe detenciones por tener relaciones sexuales en las calles de Guadalajara, a menos que exista petición expresa de ciudadanos que se sientan agraviados, las adecuaciones al Reglamento de Policía y Buen Gobierno incluyen otros puntos interesantes a considerar. Hasta, en ese mismo tono, imaginen, nos pusimos amorosos al revisar el acuerdo. Por un lado, se descriminaliza a las personas que ejerzan la prostitución, aunque quienes paguen por el servicio sí incurren en falta, según los ajustes al Reglamento de Policía y Buen Gobierno de Guadalajara.

La regidora tapatía Guadalupe Morfín Otero también logró que se precisara: “No se considerarán resistencia o desacato las acciones relacionadas con la defensa de los derechos humanos, el ejercicio del periodismo o de la comunicación, con fines de documentar o vigilar la actuación policial”. Mientras que (¡ojo!) proferir o expresar insultos contra las instituciones públicas o sus representantes dejaron de ser sancionadas “cuando se trate de un ejercicio de libertad de expresión, manifestación o protesta”. Además, para que se considere como agravio, debe estar en funciones el receptor de las mismas. Pa’ que tomen nota los jefes policiacos que luego hostigan o detienen a reporteros, fotógrafos y defensores de derechos humanos cuando documentan arbitrariedades.

***

El gobernador electo, Enrique Alfaro, no meterá la pata en los próximos días. Se los aseguramos. Es más, ni aunque se esfuerce podrá hacerlo. Resulta que ayer dio a conocer que lo operaron de la rodilla derecha. De pie, con la clásica bata azul de hospital, una botella con suero que corre hasta su mano izquierda, antes de las 8 de la mañana subió a su cuenta una foto antes de y un texto en que bromea: “Tantos años de derramar talento en las canchas me han cobrado factura; hoy paso al cuchillo para dejarme la rodilla como nueva. Estoy en buenas manos, Rafa Ortega (ex médico de Chivas, precisamos) me va dejar listo por si el Rebaño me necesita, je je”.

Luego, pasaditas las 10 horas, o sea, después de, apareció en otra imagen tuitera pero ahora recostado, con la pierna vendada. Por eso decimos que no meterá la pata, si apenas podrá moverla en los siguientes días tras la intervención quirúrgica y podría caerse. Alfaro escribió: “¡Todo salió bien, listo para lo que sigue!”. Lo que sigue suponemos tiene que ver con los preparativos para el cambio de estafeta en la gubernatura, que va en la cuenta regresiva. La cosa es que atendió los primeros tuits que le enviaron; los siguientes ya no, muchos eran de carrilla que mejor ni re-pro-du-ci-mos.

***

Con el pleito entre los diputados Salvador Caro y Enrique Aubry ahora nos quedó la duda de qué tan buenos serán para las artes marciales. Ambos se ven tan serios (¡que los compre quien no los conozca! Jajaja… perdón), que es difícil imaginar sus habilidades en artes marciales mixtas o judo. Aquí votamos para que en vez de encuentros verbales se den un agarre en el ring usando caretas, para que no haya malas caras. Hagan sus apuestas, ¿quién ganaría?

qp@ntrguadalajara.com

fv/i