Vinculan a Ahmsa con Odebrecht

NO FUERON. Luego del escándalo, tanto Ahmsa como el ex director de Pemex, Emilio Lozoya, se deslindaron de toda responsabilidad sobre las acusaciones de soborno. (Foto: Especial)

Luego de que Petróleos Mexicanos (Pemex) le compró en 2014 la planta chatarra de Agro Nitrogenados, la empresa Altos Hornos de México (Ahmsa) realizó pagos por 3.7 millones de dólares (mdd) a una firma offshore identificada como la que pagaba los sobornos realizados por la brasileña Odebrecht, de acuerdo con una investigación del grupo de periodistas Quinto Elemento Lab.

Esa empresa fantasma, Grangemouth Trading Company fue la que transfirió 5 mdd a Zecapan SA, la offshore en donde se depositaron sobornos dirigidos a Emilio Lozoya Austin, ex director de Pemex, según los testimonios ante la justicia brasileña de tres ex altos ejecutivos de la empresa brasileña.

Bajo la dirección de Lozoya, Pemex destinó 475 mdd para comprar y rehabilitar la planta de fertilizantes de Agro Nitrogenados, la cual llevaba 14 años sin operar y contaba con equipos de 30 años de antigüedad, razón por la cual fue considerada por especialistas como un ‘pésimo negocio’.

En los meses siguientes a la transacción entre Pemex y Altos Hornos de México, propiedad del empresario Alonso Ancira, esta empresa realizó tres depósitos a Grangemouth, específicamente los días 17 y 24 de febrero, y 10 de marzo de 2014. Fueron en total 3 millones 703,540 dólares.

En respuesta a cuestionamientos de Quinto Elemento Lab, Ahmsa, el mayor consorcio acerero del país, indicó que firmó en enero de 2013 un contrato con Grangemouth para que le asesorara en un proyecto de expansión de siderúrgicas en Monclova.

Sin embargo, agregó la empresa, a raíz de la caída internacional de los precios del acero, suspendió y postergó a inicios de 2014 el desarrollo del proyecto, por lo que de común acuerdo con Grangemouth fue cancelado el contrato y se pagó en tres exhibiciones los más de 3.7 mdd.

Pese a esto, Quinto Elemento Lab halló que Grangemouth, con ‘domicilio virtual’ en un edificio de departamentos de Edinburgo, Escocia, no tiene actividades comerciales ni posee propiedades ni empleados; en contraste, según testimonios judiciales, la firma sólo servía como intermediaria para realizar las transferencias de pagos indebidos, es decir, sobornos, de Odebrecht.

Se deslinda Lozoya

Emilio Lozoya negó tener relación de negocios con directivos o propietarios de Altos Hornos de México o haber recibido pagos o dinero de esa empresa acerera.

El ex funcionario, a través de su abogado Javier Coello Trejo, rechazó tener conocimiento sobre supuestos pagos de AHMSA a Odebrecht, qué tipo de negocios pudieron haber realizado y desconoce si éstos sucedieron”.

“Afirmar esto sería otra vez calumniar”, apuntó el exdirector de Pemex.

Todo está documentado: Ahmsa

Altos Hornos de México envió a El Economista un comunicado con precisiones sobre la operación entre la compañía y la empresa Grangemouth Trading Company LP, una de las decenas de empresas fachada de la constructora Odebrecht para el pago de sobornos o “propinas” a la élite política de los países de América Latina en los que la constructora brasileña operaba, incluido México.

La ASF lo cuestionó

En diciembre de 2013, durante el periodo en que Emilio Lozoya era director de Pemex, ésta concretó la compra de Agro Nitrogenados, productora de fertilizantes propiedad de Ahmsa, por cuyos activos se pagaron 275 millones de dólares, además de que se invirtieron 200 millones de dólares más para rehabilitar la planta.

Esa operación ha sido cuestionada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), instancia que concluyó que Pemex adquirió una planta obsoleta con un sobreprecio de más de 90 millones de dólares, pues el avalúo realizado por una instancia dependiente de la Secretaría de Hacienda situaba el precio en poco menos de 170 millones de dólares.

Los resultados de la ASF destacan también que el costo total de la planta aumentó luego a 760 millones de dólares dado que las condiciones en que Agro Nitrogenados estaba eran peores de las previstas, además de que los plazos se incumplieron, pues se planeó que entrara en funcionamiento en 2015, pero apenas en mayo de 2018 empezó a hacer pruebas de arranque.

Lozoya Austin refutó las críticas que ha recibido por esa compra y sostuvo que no existe ninguna irregularidad en la compra.

Luego de que Pemex le compró la planta chatarra, la empresa Altos Hornos de México (AHMSA) realizó pagos por 3.7 millones de dólares (mdd) a una firma identificada como la que pagaba los sobornos realizados por Odebrecht. Redacción

JJ/I