¿Podrán contra el anayismo?

Dice la sabiduría popular –tan confirmado en reiteradas ocasiones– que lo que no mata, fortalece, y ésa parece ser la apuesta que hacen los anayistas en Acción Nacional ante la arremetida en su contra por parte de algunos liderazgos, grupos y corrientes al interior de ese partido.

Y es que la gota que derramó el vaso fue la autodesignación del dirigente estatal del PAN, Damián Zepeda, como coordinador de la próxima bancada panista en el Senado de la República, que desató no sólo la inconformidad de militantes, sino hasta comentarios irónicos como el de Carlos Bravo, que en Twitter ha sido ampliamente compartido, y que dice: “Damián Zepeda, presidente del PAN, designó a Damián Zepeda como coordinador de la bancada panista en el Senado. Zepeda dijo que Zepeda tiene el perfil idóneo. Zepeda agradeció el nombramiento y se comprometió a estar a la altura de las expectativas que Zepeda depositó en él”.

Una decisión como la de Damián Zepeda, cuando al interior del PAN las cosas están que arden, obligó incluso la reacción de su compañero anayista y aspirante a la dirigencia nacional, Marko Cortés, quien en la misma red social dejó entrever la posibilidad de si gana la elección, echar atrás dicha designación. Escribió Cortés:

“El nombramiento de los coordinadores de @AcciónNacional debería fortalecer al partido. En su momento, como presidente nacional, ejerceré mi facultad, haré las consultas estatutarias y tomaré las decisiones pertinentes que contribuyan a un PAN unido y fuerte que le sirva a México”.

Pero la reacción más seria en contra del anayismo fue la integración de la fórmula entre el actual senador Héctor Larios y el senador electo Rafael Moreno Valle para contender por la dirigencia nacional del PAN como presidente y secretario general, respectivamente, y que cuenta, de entrada, con el apoyo de nueve de los 12 gobernadores de Acción Nacional.

Hay panistas que están convencidos de que los anayistas no entregarán el poder, pues además de contar actualmente con la dirigencia nacional y la mayoría, por no decir todos, de los comités estatales, suman a su favor mayoritariamente el Consejo Nacional y la Comisión Permanente, así como las bancadas legislativas actuales y entrantes, como para resistir cualquier embate y salir bien librados con Marko Cortés como nuevo presidente del PAN.

Y una señal de que los anayistas están decididos a mantener el poder del partido en sus manos es el hecho de que no estuvieron dispuestos a pactar o dialogar con grupos o corrientes adversas, como lo reveló anteayer el propio Moreno Valle. Dijo a los reporteros: “Pensamos que un acuerdo era lo mejor para el PAN, buscando una planilla de unidad para evitar ‘choque de trenes’ y ‘guerra civil’; sin embargo, estuvimos buscando acuerdos con la actual dirigencia, con Marko Cortés (…). Desgraciadamente fue pasando el tiempo y no hubo voluntad…”.

¿Qué mejor señal de que los anayistas no sólo no están dispuestos a entregar el poder, sino ni siquiera a dialogar o buscar acuerdos con sus correligionarios que buscan relevarlos en los cargos de dirigencia, que lo revelado por el ex gobernador de Puebla? Los anayistas se van a pertrechar y defender lo que tienen, cuidando, por supuesto, actuar siempre dentro de los límites estatutarios para evitar perder en tribunales.

Al momento no hay duda de que Marko Cortés es el candidato anayista para la presidencia nacional, lo que queda pendiente es saber quién sería su compañero de fórmula que le ayude a contrarrestar la embestida de los antianayistas. Se habló del ex gobernador de Guanajuato, Juan Carlos Romero Hicks, pero hay quienes lo descartan luego de que fue designado coordinador de la próxima bancada panista en San Lázaro.

Así, pues, de pronóstico reservado es el futuro del PAN. Al tiempo.

ES TODO, nos leeremos ENTRE SEMANA.

JJ/I