Asesinan a Mario Gómez, reportero de Chiapas

(Foto: Especial)

El reportero Mario Gómez de El Heraldo de Chiapas fue asesinado el viernes por la tarde tras salir de su casa en el municipio de Yajalón, cerca de la frontera con Guatemala, informó el periódico.

Según la nota del Heraldo, que forma parte de la Organización Editorial Mexicana, uno de los grupos mediáticos con más cabeceras regionales repartidas por todo el país, el periodista salía de su domicilio “para cumplir con unos pendientes de su labor informativa, cuando fue alcanzado por dos sujetos que le dispararon a sangre fría en el abdomen”. El informador llegó con vida al hospital pero falleció debido a la gravedad de las lesiones.

Gómez es, al menos, el décimo periodista que han matado en México en lo que va del año. Más de 30 han sido asesinados durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, cuyo mandato termina el 1 de diciembre.

Según explicó a The Associated Press el jefe de información del diario, José Ramón Gallegos, Gómez tenía unos 35 años y llevaba casi una década trabajando para el periódico, aunque había dejado de escribir algunas temporadas. Cubría todo tipo de acontecimientos en su región, la zona de la Selva Lacandona, un área que fue epicentro del levantamiento zapatista de 1994 y donde la violencia política y los enfrentamientos agrarios han sido una constante.

Gallegos indicó que en los últimos meses su principal cobertura fueron notas sobre la campaña electoral que culminó con las elecciones federales, estatales y locales del 1 de julio, y denuncias sobre “acciones de violencia política por parte del Partido Verde”, que actualmente gobierna Chiapas pero dejará el poder a fin de año tras su derrota en los comicios.

En 2016 “había levantado un acta por amenazas contra un ex diputado federal de ese partido que también fue presidente municipal de Chilón y su hermana es diputada local electa”, agregó Gallegos.

La organización de apoyo a la prensa Artículo 19 documentó esa denuncia por amenazas de muerte y un intento de secuestro, y la fiscalía estatal le brindó medidas cautelares, explicó el abogado de este colectivo Leopoldo Maldonado. En la actualidad ya no tenía esa protección y no estaba integrado en el mecanismo federal de protección a periodistas, agregó Maldonado.

Según Gallegos, Gómez también había tenido una confrontación con otro político de ese partido, aunque como era “muy discreto”, no les dio muchos datos.

En una nota editorial, el Heraldo exigió “una investigación exhaustiva para dar con los responsables de este hecho”.

La fiscalía de Chiapas emitió el viernes por la noche un comunicado en el que condena el asesinato y se compromete a “agotar todas las líneas de investigación”, aunque no ofrece ningún detalle del crimen.

EH