INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

El abrazo

Muchos queremos una conexión con otra persona y admitir que queremos un abrazo es un obstáculo en sí mismo; el acto de recibirlo o darlo es satisfactorio de una forma emocional y física que quizá tenga el encanto de verdaderamente cambiar la percepción del mundo. Un abrazo revela la vulnerabilidad de una persona y su apertura al afecto.

Se puede afirmar que casi cualquier persona puede dar un abrazo; sin embargo, en una etapa temprana, siendo bebé, el pequeño sólo puede recibir el abrazo que es tan necesario para su bienestar y supervivencia y cuando se priva de este contacto físico, es posible que deje de crecer y en casos extremos hasta morir.

La falta de contención a través de límites amorosos, padres ausentes o excesivamente “blandos” provocan sensación de abandono y de estar perdido. De la misma forma, cuando la madre no favorece el contacto físico a su hijo, su relación de apego se pierde y es cuando el niño necesita ser escuchado para ser considerado en sus necesidades básicas; en consecuencia, se precipita a llorar o gritar como única forma de captar su atención y si no es atendido por la madre surge una perturbación en el niño y la conexión se deteriora.

Entre infinidad de situaciones, el perdón por la falta cometida y el duelo por la pérdida del ser querido, por mencionar algunas, requieren del contacto físico y es a través del abrazo que puede mejorar la persona; por consiguiente, el abrazo es favorecedor para la salud, los sentimientos que nos confunden, el festejo, la despedida, estrechar una relación, dejar atrás las malas acciones e, incluso, muchas otras demostraciones entre los individuos.

Ahora bien, el abrazo es una forma especial de tocar, que hace que uno se acepte mejor así mismo y sea aceptado por los demás, es un gesto simple y sin tinta especial de afecto, tiene la intención de comunicar un sentimiento y una idea específica, en una forma íntima, sin palabras y en la entrega total de cada individuo.

Para concluir, el abrazo es tan necesario en un bebé para que su desarrollo sea óptimo y en las etapas posteriores de los seres humanos. Igualmente es esencial el abrazo porque puede mitigar algún dolor, sentimiento, alteración y otras dificultades que se pueden presentar en la ausencia del contacto físico de otro ser. El abrazo es el que lleva al amor.

mmayrenams@hotmail.com

da/i