Ernesto Zedillo admite que se equivocó en política antidrogas

(Foto: Especial)

El ex presidente de México, Ernesto Zedillo Ponce de León, aseguró que las políticas actuales en materia de drogas se han adoptado sin mostrar con claridad si hay razones científicas para implementarse.

Admitió que siguió una "política equivocada" sobre drogas cuando estuvo al frente del Ejecutivo, al apostar por la prohibición en vez de la regulación.

No omito "la responsabilidad, seguí una política equivocada" en drogas, aceptó Zedillo en la presentación del informe Regulación: El control responsable de las drogas" de la Comisión Global sobre Políticas de Drogas.

"Las políticas que tenemos en el mundo, en Estados Unidos y en México, han sido consecuencia de posiciones ideológicas, de situaciones de conveniencia política, de coyuntura y, desgraciadamente, muchas veces están inspiradas en la discriminación, en la homofobia y en el desprecio a otras causas o motivos que deberían ser muy importantes para todos nosotros, como la salud pública y los derechos humanos", destacó.

"Hagamos un esfuerzo por despojarnos de lo que pensamos sobre este tema y enfoquémonos en tratarlo de entender de nuevo con base en el conocimiento científico", agregó Zedillo Ponce de León.

En el marco de la presentación del nuevo informe de la Comisión Global de Políticas de Drogas, el ex mandatario mexicano explicó que las políticas actuales han creado peores problemas de salud pública y violaciones a los derechos fundamentales de las personas que usan las drogas.

A su vez, el ex presidente de Colombia, César Augusto Gaviria Trujillo, hizo un llamado al gobierno mexicano para hacer un giro en su política sobre drogas, y lo instó a regular, en un inicio, el uso de la marihuana, factor que, dijo, ayudará a disminuir la corrupción y la cifra de muertos por dicha problemática en el país.

El exmandatario colombiano afirmó que a la fecha, las políticas prohibitivas no han funcionado en ningún país, por lo que llamó al gobierno de México a tomar el control de los  mercados de drogas, a través de una regulación responsable.

Lo anterior, dijo, debilitaría a las organizaciones delictivas que obtienen ganancias del mercado ilegal.

JL