Noche confabulada

Función. El espectáculo se repite hoy, a las 20 horas, en el Teatro Degollado, con entrada libre. (Foto: Alfonso Hernández)

El Confabulario se confundió anoche en el Teatro Degollado. Al calor de una oscuridad perturbadora, tal vez en una estación de trenes, él se creía con capa y bombín que era el mismísimo Juan José Arreola.

En su estreno mundial la obra Confabulario contó una oda al libro y, sobre todo, a los libros de Arreola que cobran vida y sienten las historias de El rinoceronte o El guardagujas, entre otras, son como un recuerdo.

El pobre Confa sufre con las ediciones y con la comprensión de su propia naturaleza etérea y en una matemática, a su manera sombría, de la imaginación. Así la pieza actuada por Mauricio Isaac, escrita por Alejandro Ricaño, con la dirección de José Manuel López Velarde y la música de José María Arreola en colaboración de Luis Ernesto Martínez Novelo, le dieron vida al libro de Juan José Arreola y su mundo infinito que lleva hasta a otros libros.

¿Y si un libro puede ser alguien? Esa la pregunta que desata esta historia de una locura y disociación de un personaje que descubre al público que un libro es un grupo de palabras unidas en la oscuridad pero que se vive en la cabeza como una serie de hechos y ediciones concatenadas.

JJ/I