PAN: ¿una mujer al comité?

El cartel está listo: Carlos Arias Madrid, César Madrigal Díaz y María del Pilar Pérez Chavira son ya candidatos a la presidencia del Comité Estatal del PAN.

A un mes de que la militancia panista se aposte frente a las urnas, la Comisión Estatal Organizadora de la elección de la nueva dirigencia aprobó las tres planillas registradas, cuyos integrantes no sólo cumplieron con el papeleo de rigor sino lo más importante: las firmas necesarias –el 10 por ciento del padrón, que serían poco más de 2 mil– para investirse de candidato.

Arias Madrid, Madrigal Díaz y Pérez Chavira lograron reunir lo que extrañamente no pudo hacer un panista que logró llegar a cargos de primer nivel en el estado, la gubernatura, y en la administración federal, como la Secretaría de Gobernación, y hasta alcanzó a ser embajador de México en España: Francisco Ramírez Acuña.

Y es que hay panistas que se preguntan: ¿no hubo poco más de 2 mil militantes, de los 20 mil 381 que hasta ayer estaban registrados en el padrón panista de Jalisco, que le dieran su firma a Ramírez Acuña? Otros cuestionan: ¿por qué si el ex gobernador encarna o representa el perfil de lo que todos los panistas, incluso los que participan en la contienda y sus respectivos grupos, quieren para su partido, como ser fieles y poner en práctica su doctrina, volver a sus orígenes, sus opositores no se hicieron a un lado y no lo dejaron como candidato único? ¿No era Ramírez Acuña quien desde la dirigencia hubiese encabezado a un partido que se convertiría en la verdadera oposición en Jalisco frente al gobierno de Enrique Alfaro, independientemente de su composición en el Congreso?

Sólo Ramírez Acuña y quizás sus más allegados sabrán si fue realmente la falta de firmas necesarias lo que lo obligó a salirse de la contienda, pues el mismo domingo 7 la Comisión Electoral lo esperaba a las 17:30 horas para su registro. Pero canceló la cita y el argumento que dio fue ese: no logró recabar las 2 mil 38 firmas.

Ahora la apuesta es: ¿logrará Pilar Pérez Chavira hacer buenos los pronósticos que la colocan no sólo con ventaja en la contienda, sino que algunas voces panistas la consideran ya la virtual ganadora? ¿O la suma de los opositores a lo que ella representa logrará dar la sorpresa y sacar con la victoria a Carlos Arias? ¿Y si César Madrigal hiciera la chica?, se preguntan algunos.

El que Ramírez Acuña no haya logrado reunir las firmas necesarias para registrarse como aspirante, considerando que representa a una corriente que no la representan, valga la redundancia, ninguno de los otros tres candidatos, es una señal de que al interior del panismo hay indiferencia por su proceso interno de elección o de que el grupo en el poder tiene el control pleno de la estructura, que simplemente dejó llegar a quien quiso e impidió que lo hiciera quien podría ser un adversario más difícil de vencer. ¿O es que no hay 2 mil panistas que le hubieran apostado al ex mandatario estatal? ¿Dos mil panistas no creyeron que Francisco Ramírez se hubiese convertido en la cuña para el gobierno alfarista? ¿O no querían eso?

Si de hacer pronósticos se trata en este momento en que apenas arrancará la campaña interna y sabedores de cómo están repartidas las diversas fuerzas, corrientes y grupos al interior del panismo, puedo asegurar que Pilar Pérez Chavira arranca como la gran favorita para ser la primera mujer electa para presidir la dirigencia estatal del PAN; en la segunda posición arrancaría Arias Madrid y en tercer lugar se quedaría Madrigal Díaz.

Aquí lo importante es saber si con cualquiera de los tres candidatos que gane el PAN será una verdadera oposición o todo dependerá de los acuerdos a que se lleguen con el próximo gobierno estatal. El pragmatismo se avizora como la línea panista.

ES TODO, nos leeremos ENTRE SEMANA.

JJ/I