INICIO > PASION
A-  | A  | A+

Chivas saca amargo empate ante Lobos BUAP

(Foto: Imago7)

La Liguilla cada vez se aleja más para el Rebaño Sagrado. La Jornada 13 del Apertura 2018 no fue buena para Chivas, ya que en su visita al Estadio Universitario BUAP apenas salió con un punto tras igualar 1-1 con Lobos.

El cuadro tapatío llegó a suelo poblano con la consigna de obtener un buen resultado que le permitiera soñar de manera más firme con la Fiesta Grande de cara a la recta final del certamen, pero enfrente se topó con un equipo licántropo que sacó las colmillos y afiló las garras.

El primer tiempo tuvo un trámite muy marcado. Por un lado, Lobos BUAP fue ordenado, tuvo una agigantada figura en su portero y pegó cuando tuvo su única oportunidad. Por otra parte, el Guadalajara se adueñó de la posesión y generó opciones de gol, pero también pagó caro un descuido defensivo.

El hombre más peligroso de Chivas fue Alan Pulido, aunque para su mala fortuna salió con la mira chueca. Al 5’, el delantero controló el balón ingresando al área para sacar un disparo que se estrelló en el poste derecho.

Pero los locales aullaron al minuto 12 cuando el chileno Bryan Rabello agarró mal parada a la zaga rojiblanca tras conducir la pelota para asistir a Leonardo Ramos, quien definió con un toque a segundo poste que se tradujo en el 1-0.

Ante este golpe Chivas buscó volver al partido, pero Toño Rodríguez estuvo impasable atajando a bocajarro un par de medias vueltas dentro de área del Alan Pulido a los minutos 14 y 26, respectivamente. Al descanso, Lobos BUAP mandaba.

Pero la contundencia que no tuvieron los tapatíos en la parte inicial la encontraron empezando el segundo tiempo a través de la pelota detenida. Al 51’ en un tiro de esquina, Hedgardo Marín empató el marcador con un cabezazo a segundo poste.

Al cronómetro le quedaba mucho tiempo, pero Lobos BUAP cerró los espacios y no le permitió mucha profundidad a Chivas. El equipo de José Cardozo estuvo cerca de tomar ventaja al 65’ con otro remate de cabeza de Marín, pero José Antonio Rodríguez tuvo que exigirse al máximo para evitar la caída de su arco.

La idea de Chivas era acariciar los puestos de Liguilla a esta altura del torneo, pero el intermitente momento se mantiene y la esperanza rojiblanca poco a poco se diluye al quedarse con 16 puntos a falta de cuatro jornadas por disputarse en la Liga MX.

JL