INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Entre el ruido y el silencio

La ceremonia de entrega de la banda presidencial entra en cuenta regresiva. Faltan 21 días para que el presidente electo haga oficial el gobierno paralelo que ha venido ejerciendo desde julio e instaure lo que llama cuarta transformación o cambio de régimen.

El periodo de transición lo fue llevando del aplauso por el involucramiento temprano en las problemáticas del país a la alerta por el ritmo vertiginoso en la aprobación de reformas fast-track para cumplir con promesas de campaña – aunque después haya que corregir los errores– y a las críticas por una consulta pública al margen de la legitimidad y que con todo y eso se anuncie una más para diciembre con el mismo dudoso esquema.

Los señalamientos hacia Andrés Manuel López Obrador se acrecientan conforme avanza la toma de decisiones acompañadas de grandes lagunas de información y de transparencia, pero sobradas de ataque y descalificación para todos aquellos que se atrevan a disentir.

Muchas son las voces que advierten por las decisiones tomadas por un solo hombre, amparado en que el pueblo así lo mandata, aunque eso no esté debidamente comprobado. Encienden alarmas por la incongruencia entre la declaración y los hechos, por la diferencia entre lo que dice el Legislativo y lo que anuncia el presidente electo sobre un mismo tema.

Edna Jaime Treviño, fundadora y directora de México Evalúa, pone el caso del proyecto Texcoco como ejemplo de toda esta disparidad entre decires y haceres que genera tanta inquietud.

En un análisis muy puntual refiere la marcada ausencia de argumentos en la cancelación de la obra del nuevo aeropuerto internacional de México para empezar estudios y hacer otra terminal aérea.

Más allá de una defensa estéril de un proyecto que a todas luces ya está sepultado, lo que llama la atención de la politóloga es que tras la decisión del presidente electo no hay razones enumeradas para darle sentido.

La investigadora advierte la tendencia de prescindir de la evidencia y de la técnica para sustentar la oferta de políticas basándose en que el origen de sus decisiones es el combate a la corrupción.

En efecto, en el caso del aeropuerto, López Obrador sustentó la cancelación en los cimientos de corrupción del proyecto para apropiarse de los terrenos de la actual terminal, para las contrataciones y para la compra de terrenos adyacentes. Pero sin pruebas que lo demuestren.

México Evalúa es un centro de pensamiento y análisis que se enfoca en la evaluación y el monitoreo de la operación gubernamental para elevar la calidad de sus resultados. Apoya los procesos de mejora de las políticas públicas a nivel federal, estatal y local mediante la generación y/o revisión de evidencia y la formulación de recomendaciones.

Por eso Jaime Treviño cuestiona que tras la cancelación del aeropuerto de Texcoco no haya evidencia ni indicios de que, si existe tal nivel de corrupción, el nuevo gobierno abrirá un proceso de investigación formal para que quienes incurrieron en actos ilegales enfrenten eventualmente la justicia.

El caso del aeropuerto sirve a la investigadora para puntualizar que si la apuesta del gobierno de López Obrador es el combate de corrupción para resolver los males de México, entonces llama la atención el silencio acerca del Sistema Nacional Anticorrupción. Nada se ha dicho de si se va o se queda y se le fortalece.

El sistema sería una prueba más para el discurso anticorrupción de López Obrador y su obediencia al mandato del pueblo, puesto que también nació por iniciativa ciudadana. O servirá para comprobar que lo suyo no son las instituciones, ni los marcos normativos, sino la manifestación de quién es el que manda ahora.

mem@ntrguadalajara.com

JJ/I