INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Aumentan los escoyos

La situación económica internacional impacta negativamente las expectativas mexicanas con severas amenazas de una desaceleración en el crecimiento mundial y por ende en nuestra nación.

Donald Trump hizo caer las bolsas de valores en el mundo al tambalear el acuerdo con China y advertirle que podría imponer nuevos aranceles a esa nación asiática y a todo el mundo.

Estas condiciones son maliciosamente aprovechadas en México para responsabilizar al gobierno de López Obrador de la devaluación del peso, la contracción en la inversión foránea y el deterioro de las cotizaciones en la Bolsa Mexicana de Valores.

Ciertamente, a nivel local, la cancelación del NAIM afectó la confianza de las empresas, detuvo algunas inversiones y alentó el crecimiento, pero las mayores presiones vienen de la errática política de Washington.

De cualquier forma urge que el presidente se encuentre con los representantes del sector privado nacional para que exponga su política económica, sus programas de estímulo a la inversión y dar plenas garantías a las inversiones de los hombres del capital, para que acompañen a la nueva administración pública en sus afanes de impulso al crecimiento.

En los próximos días habrán de conocerse los términos en los que López Obrador planteará el desarrollo nacional en los documentos de Criterios de Política Económica, la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos, de ello dependerá sustancialmente la reacción de los grandes inversores.

Fundamental será la reacción del sector privado, apoyan al gobierno o se ubican contra él, no hay muchos espacios para medias tintas, aunque así lo expresen públicamente.

AHORROS

El anuncio de compra de bonos del NAIM por hasta mil 800 millones de dólares busca despresurizar las tensiones en la Bolsa de Nueva York al ofrecer la recompra sobre 90 dólares por emisión contra el valor de mercado de entre 77 y 80 dólares.

La estrategia será desde luego costosa, lo que se sabía desde antes, pues el total de los compromisos financieros supera los 7 mil millones de dólares, pero abre la oportunidad de una negociación.

No es menor el problema ni las presiones de los tenedores de acciones de los bonos emitidos para financiar la obra, pero tampoco son insalvables, no será el Waterloo del gobierno naciente, como algunos quisieran.

Email: salvadormartinez@visionmx.com

Twitter: @salvador_mtz

JJ/I