INICIO > JAQUE
A-  | A  | A+

Mediocre, trabajo legislativo

(Foto: Cuartoscuro)

Los esfuerzos de los diputados federales de Jalisco de la Sexagésima Tercera (63ª) Legislatura en el Congreso de la Unión son limitados y quedan a deber.

Debido a la falta de indicadores para evaluar la calidad de su trabajo, sobre todo en las comisiones legislativas, sólo basta revisar las iniciativas presentadas durante estos casi nueve meses en funciones y sus intervenciones en el pleno para valorar su productividad. En estas revisiones, los números publicados de manera oficial no les favorecen y tampoco coinciden con sus cifras.

Los jaliscienses están representados en la Cámara de Diputados por 31 personas de seis partidos políticos; hasta el 4 de mayo habían presentado 140 iniciativas de ley, de las que sólo siete fueron aprobadas. Estos datos obtenidos de la página web del Congreso de la Unión indican que únicamente 5 por ciento de sus ideas de reformas legales recibieron el aval del resto de los legisladores.

El análisis sobre el trabajo individual es disparejo. Numéricamente, ni la mitad está en el promedio de presentar cuando menos cinco iniciativas en estos ocho meses y medio que lleva la Legislatura.

Además, hay tres legisladores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que ni siquiera han entregado una propuesta en este periodo: Ramón Bañales Arámbula, Francisco Javier Santillán Oceguera y María Esther de Jesús Scherman Leaño. Sólo el primero tiene dos puntos de acuerdo presentados y uno aprobado; los otros dos también en esta estadística aparecen en ceros.

Otros siete legisladores tienen un trabajo precario, porque llevan únicamente una iniciativa de ley elaborada. Se trata de los priístas Martha Lorena Covarrubias Anaya, Hugo Daniel Gaeta Esparza, Laura Valeria Guzmán Vázquez y J. Jesús Zúñiga Mendoza; los dos únicos representantes del Verde Ecologista, Evelyng Sorana Flores Carranza y Jesús Sesma Suárez, y el emecista Luis Ernesto Munguía González.

Los únicos que destacan por tener el récord de más iniciativas presentadas, con 12 de las 140 que tenía la bancada de Jalisco hasta principios de mayo, son Jorge Álvarez Máynez, de Movimiento Ciudadano, y Norma Edith Martínez Guzmán, la única integrante del Partido Encuentro Social (PES); esta última resultó más productiva numéricamente hablando que sus compañeros.

Los demás legisladores tienen entre dos y nueve iniciativas propuestas de manera individual, según los últimos y únicos números reportados por la Cámara de Diputados.

Justifican carencias

La inactividad de tres legisladores federales del tricolor para presentar iniciativas en el pleno fue justificada por ellos mismos y su coordinador parlamentario, José Luis Orozco Sánchez Aldana. El líder de los diputados priístas fue el primero en defenderlos, pero al mismo tiempo pidió que se les buscara de manera individual para que dieran su explicación.

“Lo que te puedo decir como coordinador es que, para mí, han sido muy buenos diputados, que han sido muy solidarios. Siempre que los he convocado a los trabajos de la coordinación, siempre han estado atentos, siempre han estado presentes, siempre están ahí a la hora de las sesiones, y creo que lo más conveniente es que los abordes de manera directa”, propuso sobre los señalados.

Santillán Oceguera se justificó al argumentar que estuvo involucrado en la elaboración del presupuesto federal, buscando etiquetar más recursos para el sector agrícola y ganadero, y que tiene una iniciativa de ley para mejorar su comercialización, pero que todavía no la presenta porque está buscando consenso al interior de su partido y del aparato gubernamental; “estamos en espera del mejor momento desde el punto de vista legislativo para que sea presentada”, explicó y aclaró que también tiene el trabajo de representar a 75 legisladores de este sector.

Por su parte, Bañales Arámbula aclaró que, “como secretario de la Mesa Directiva, tengo un montón de actividades diferentes a los demás diputados; a mí me toca solventar las asistencias, me toca reportar los temas de inasistencias, de bajar la dieta, toda esa parte administrativa”.

Se autocalificó como uno de los que más gestiones promueve para la gente del campo y que no puede estar en tribuna porque debe estar en la secretaría.

Esta bancada jalisciense también marcó distancia de Scherman Leaño, porque consideran que fue designada desde la dirigencia nacional y no pertenece a su grupo parlamentario, aunque la integración oficial señale lo contrario.

Destacan minorías

La comparación entre fracciones parlamentarias es inevitable. Dentro de la página oficial del Congreso de la Unión se carece de una estadística individualizada o por regiones, así que NTR tuvo que sacar sus propios datos.

El voto popular le dio a Movimiento Ciudadano 14 diputados, los cuales representan 45 por ciento de los legisladores que tiene el estado. Le sigue el PRI, con 10 integrantes, que suman 32 por ciento; el PAN, con tres, representa 10 por ciento, y el Verde Ecologista con dos, que son 6 por ciento.

Los partidos Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y Encuentro Social compitieron por primera vez en una elección constitucional y lograron meter a un legislador; cada uno representa 3 por ciento.

Al analizar los promedios por diputado por bancada, hay sorpresas tomando en cuenta las cifras disponibles en el portal oficial, hasta el 14 de mayo.

Aunque Movimiento Ciudadano es la bancada parlamentaria con más integrantes del estado y la que tiene más iniciativas presentadas, con 88, el recién creado Partido Encuentro Social, con un solo diputado, ha impulsado 12 reformas legales, por lo que en promedio lo supera.

Cada diputado emecista tiene un promedio de seis iniciativas de ley presentadas, y el de Encuentro Social es el más alto, con 12.

Este tipo de evaluación beneficia al PAN, el cual, con tres diputados, tiene un promedio de cuatro iniciativas de ley, cuando el PRI, con 10 integrantes, tiene dos, el mismo promedio del único integrante de Morena.

El panista Hernán Cortés Berumen, quien brincó al cargo desde una diputación local, matizó el conteo de iniciativas de ley aclarando que “no se puede medir con la misma vara una adición o una modificación al asunto de (presentar) un cuerpo completo legal”.

El trabajo realizado al interior de la bancada albiazul también es desigual. Cortés Berumen ha presentado seis de las 11 iniciativas que tiene la bancada, mientras que Mariana Arámbula Meléndez lleva tres y Elías Octavio Íñiguez Mejía, sólo dos.

Cortés Berumen tiene a su favor que de las seis propuestas hechas, dos fueron para crear nuevas normas como la Ley Federal del Proceso para Sancionar Responsabilidades Administrativas y la Ley General de Justicia Integral para Adolescentes.

El coordinador parlamentario priísta, José Luis Orozco Sánchez Aldana, juzgó antes de conocer los números finales que la evaluación entre bancadas sería inequitativa si se comparaban con MC, “porque son bien poquitos y nosotros somos un montón”, y tienen más oportunidades de sobresalir como subirse a tribuna; pero al sacar al promedio no se demuestra esta situación.

Les aprueban más puntos

Las propuestas de puntos de acuerdo de los diputados federales son más convincentes, pues les han aprobado 34, cuando sólo llevan siete iniciativas de ley avaladas.

En total van 108 propuestas de puntos de acuerdo elaborados por los 31 legisladores, y la más productiva es la emecista Mirza Flores Gómez, con 15.

Esta legisladora le ganó a los coordinadores parlamentarios del tricolor, que tiene 11, y el de su bancada reportó 10.

A los priístas Hugo Daniel Gaeta Esparza, Laura Valeria Guzmán Vázquez, Francisco Javier Santillán Oceguera y María Esther de Jesús Sherman Leaño no les interesa hasta el momento aportar en este sentido; al igual que la emecista Verónica Delgadillo García. Ninguno ha presentado puntos de acuerdo.

De los 31 legisladores, sólo 14 tienen experiencia legislativa por haber sido diputados locales o federales en años anteriores, lo cual no impacta en una mayor presentación de propuestas. La única excepción es Jorge Álvarez Máynez.

En cuanto a intervenciones en tribuna, vuelven a aparecer nombres de legisladores que llevan pocos o ningún proyecto presentado, como los priístas Ramón Bañales Arámbula, Martha Lorena Covarrubias Anaya, J. Jesús Zúñiga Mendoza y Francisco Javier Santillán Oceguera.

Los que más toman el micrófono en tribuna, con más de 10 intervenciones, son los integrantes de MC, porque los jaliscienses son la mayoría de la bancada, y entre ellos se reparten los turnos equitativamente. Lo mismo pasa con la única representante de Encuentro Social que logró colarse a este listado, dejando rezagados al resto de los partidos políticos.

El líder parlamentario de MC, Clemente Castañeda Hoeflich, descartó que sea culpa de los diputados la falta de aprobación de sus proyectos, cuando los que mandan son las mayorías parlamentarias a través de la Junta de Coordinación Política.

“Es cierto que hay diputados que tienen ciertas condiciones o tienen más habilidad o están en una mejor situación para impulsar ciertos temas, pero también es cierto que en el parlamento las mayorías hablan. Y en este caso la mayoría es el PRI y sus aliados”, aseveró.

Gustavo Gómez Domínguez, investigador en derecho constitucional y electoral de la Universidad Panamericana (UP), recordó que los legisladores deben ser evaluados por conteo de iniciativas de ley, asistencias, participaciones en tribuna y en comisiones, y la forma de votar, pero reconoció que no toda la información está disponible o accesible.

“El trabajo legislativo no se puede terminar midiendo en porcentajes, sino también se tiene que medir en la eficacia del documento que presentan y el problema al cual van a resolver, y eso también son situaciones que son subjetivas, muy poco posible medirse matemáticamente”, enfatizó.

Y al analizar los números obtenidos por la bancada jalisciense, el académico admitió que son magros porque, “en términos generales, sí podría pensarse que efectivamente son pocas, o sea, el trabajo del Poder Legislativo bajo estas características, en tal caso, sí ha dado resultados entonces magros”, señaló.

MC: mayoritarios

Más de la mitad de la bancada nacional de Movimiento Ciudadano (MC) es de Jalisco, hasta el coordinador nacional, y esto para otros partidos políticos representa una desventaja.

Los diputados del PRI y del PAN se sienten fuera del juego político cuando sus grupos parlamentarios nacionales son de 208 y 109, respectivamente, y el de MC de 24, de los cuales 14 son jaliscienses.

No obstante, Clemente Castañeda Hoeflich, líder de los emecistas, aclaró que son pequeños en comparación con el resto de las fracciones porque ni siquiera son mayoría en alguna comisión, por lo que la rendición de cuentas en cuanto al rezago no depende de ellos.

Aseguró que la discusión de los temas importantes está centralizada en quienes tienen mayorías e imponen el ritmo de las votaciones.

“La productividad de la Cámara de Diputados en general es muy pobre, si a eso le sumamos que no estamos atendiendo los grandes temas nacionales, lo que vimos en este periodo legislativo en particular es un rotundo fracaso de la política parlamentaria”, aseguró.

Castañeda Hoeflich señaló que empujan los temas para prevenir, sancionar y erradicar la tortura, la desaparición forzada, el desarrollo metropolitano, eliminar el financiamiento de los partidos políticos y la revocación de mandato.

Además han avanzado en crear un parlamento abierto al ser la primera bancada completa en sumarse a la iniciativa de transparencia conocida como #3de3 y defender los derechos de los indígenas al garantizar la libertad de que en todas las concesionarias radiofónicas se hable el idioma indígena que corresponda y no sólo el español.

“Somos el único parlamentario que tiene arriba su #3de3 y es un tema importante”, resumió.

PRI: aletargados

El protagonismo legislativo del PRI no está en la bancada de Jalisco. Los propios legisladores reconocen que tienen un escenario difícil para destacar porque son muchos y deben seguir protocolos.

Francisco Javier Santillán Oceguera reconoció, cuando defendía su trabajo legislativo, que “el grupo mayoritario tiene la obligación de mantener las políticas públicas para el país” y responde a su representación en la cámara.

Pese a este escenario, el coordinador parlamentario priísta, José Luis Orozco Sánchez Aldana, consideró que están trabajando con ahínco, y una muestra es que van a quedarse con la nueva Comisión Especial de la Cuenca Lerma-Chapala a través de Martha Covarrubias Anaya.

Los temas prioritarios de esta fracción, enumerados por el coordinador parlamentario, coinciden con las metas de los actuales gobiernos: bienestar social para la igualdad, la seguridad y la justicia.

Incluso señaló que se privilegian los consensos y acuerdos por encima de las pugnas partidistas para “buscar una sola ruta que tiene que ver con el bienestar de nuestra comunidad, de nuestro estado y de nuestro país”.

Para el coordinador, el trabajo de los diputados federales de Jalisco ha sido muy activo, pero al mismo tiempo admitió que falta mucho por hacer.

PAN: desdibujado

La presencia albiazul de Jalisco en la Cámara baja se redujo a sólo tres políticos, por lo que consideraron que no es necesario contar con coordinador parlamentario, como otras fracciones.

Hernán Cortés Berumen justificó la labor legislativa con la contribución de su trabajo en el desempeño de la bancada nacional, y que pese a ser pocos diputados han presentado más iniciativas que el resto.

“Básicamente se han cumplido las metas respecto a la presentación de las iniciativas que se consideraron como prioritarias”, justificó, quien también es vicecoordinador jurídico de la bancada.

Destacó las reformas legales para lograr la miscelánea penal, la cual modifica 11 ordenamientos con 486 modificaciones, y que llevaron tres meses de trabajo; además de las reformas al Código Militar Penal y Código de Procedimientos Militares para que se permitan los juicios orales.

“El trabajo que he realizado en la elaboración de iniciativas personales, y trabajando en colaboración con otros, son 35 en total, ocho elaboradas totalmente por tu servidor, y lo que tiene que ver en el trabajo como vicecoordinador jurídico del grupo parlamentario, que evidentemente me lleva a muchísimas horas de trabajo para que los proyectos salgan y se puedan avalar y ser aprobado tanto en comisiones como en el pleno”, precisó sobre su desempeño.

Los temas que impulsan son el sistema nacional anticorrupción, el nuevo sistema de justicia penal, la disciplina financiera de los municipios y mejoras en las adopciones.

Priorizan al Ejecutivo

Un académico y un diputado coincidieron en denunciar que el principal problema del Poder Legislativo es que las mayorías priorizan la aprobación de los temas del Ejecutivo por encima de lo que le interesa a la sociedad, y por eso ésta no entiende lo que hacen.

Gustavo Gómez Domínguez, experto en derecho constitucional y electoral de la Universidad Panamericana, y el coordinador parlamentario nacional de Movimiento Ciudadano, Clemente Castañeda Hoeflich, mencionaron en entrevistas por separado que esta falla provoca que dejen rezagada la tarea de ser un contrapeso del Poder Ejecutivo y crear leyes justas.

El especialista aclaró que el Ejecutivo también es corresponsable de esta mecánica, porque le conviene tener mayorías que formen parte de su mismo partido para hacer contubernios que saquen sus proyectos.

“El Poder Legislativo no controla al Ejecutivo porque en buena medida nuestro sistema legislativo está formado por sistema de partidos; esto es, la cúpula política negocia dentro del Poder Legislativo transacciones que no necesariamente sean moralmente adecuadas y allá dentro es una moneda de cambio en que tú me das, yo te doy, y automáticamente dejamos al gobierno que haga lo que quiera”, explicó.

Una muestra actual de que las reformas trascedentes se rezagan cuando no conviene a quienes están en el poder es el atorón que tiene la aprobación del sistema nacional anticorrupción cuando supuestamente hay consensos, reconocieron ambos entrevistados.

“El sistema nacional anticorrupción es rehén de los intereses del PRI, del PAN, del PRD y del PVEM, eso es lo que lo mantiene atorado, que no hay de parte de estas fuerzas políticas un compromiso real de sacarlo”, aseguró Castañeda Hoeflich, pese a tener acuerdo en que son prioritarios en la agenda legislativa, como legalización de la marihuana o la reforma integral del salario mínimo.

Acusó que la última palabra la tiene el PRI y a veces el PAN o el PRD; incluso prefieren sacar las iniciativas del presidente en detrimento de las presentadas por otros.

El titular del Observatorio Legislativo del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), Alberto Bayardo Pérez, reconoció la dificultad de un diputado de convencer a toda su bancada cuando cuidan los intereses de su partido, y “tendría que haber alguien que traicionara al partido o que fuera muy, muy honesto, pero necesitamos no uno, sino 40 ó 50”.

Bayardo mencionó que si alguien decidiera ir en contra de su partido por convicción sería sepultar su carrera política y no volverían a tener un cargo público.

El diputado priísta Francisco Javier Santillán Oceguera reconoció que están fallando en una de las tareas que tienen de legislar para garantizar la rendición de cuentas.

“Desde mi óptica, el mayor déficit institucional que tiene actualmente el sistema político mexicano es legislar sobre la rendición de cuentas”, aseveró.

Gómez Domínguez enfatizó que en otros países la prioridad no es hacer leyes, sino controlar al gobierno, lo cual en México es lo último que se hace.

Fracasa intento de evaluarlos

El Observatorio Legislativo del ITESO fracasó en un intento que hicieron en la Legislatura pasada, de evaluar a todos los diputados federales del país porque resultó complejo, señaló su coordinador, Alberto Bayardo.

“Sí es un tema muy complejo. Alguna vez hicimos un intento y desistimos porque sí fue muy complejo. El problema aquí es que generalmente las propuestas se elaboran a nivel de bancadas y no siempre dejan claro quién es el autor o la autora de la iniciativa”, precisó.

El académico mencionó que también buscaban analizar la calidad de las iniciativas y la forma de lograr consensos, pero fue información poco disponible, aunque sí lo pudieron hacer con los diputados locales.

“Otra función de los propios legisladores es el tema de trabajar en el nivel de crear consensos para que se aprueben o no se aprueben las iniciativas de ley, también es un poco complicado porque muchas negociaciones no están totalmente a la vista”, aseveró.

Para esta Legislatura, la consultora Propulsar, con el apoyo de académicos, lanzó en septiembre una plataforma digital de seguimiento y contacto directo con los legisladores federales de su distrito.