La mayoría de dreamers enfrentan situación de vulnerabilidad

(Foto: Especial)

Más de 85 por ciento de los 2.4 millones de jóvenes migrantes mexicanos de entre 15 y 29 años que residen en Estados Unidos son candidatos a ser deportados, y apenas 22 por ciento de ese grupo de edad, cuenta con estudios superiores.

Las cifras fueron dadas a conocer por la doctora Nicté Castañeda Camey, académica del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), durante el Foro permanente sobre la crisis y la relación México-Estados Unidos, que organiza la División de Economía y Sociedad de dicho campus.

La investigadora señaló que es necesario que México implemente estrategias para enfrentar el posible retorno de estos jóvenes, que en su mayoría no tiene estudios, y que se dedican a trabajar. Agregó que una medida sería aprovechar sus conocimientos y experiencia laboral.

Castañeda Camey explicó que los jóvenes migrantes se encuentran en una situación de vulnerabilidad, ya que 62 por ciento de estos, no cuentan con cobertura médica en aquel país.

“Esta experiencia migratoria les puede provocar inestabilidad y cambios que dan origen a algunos padecimientos como depresión, angustia y estrés”, subrayó.

La ponencia de la doctora se basó en un estudio sobre vulnerabilidad y salud que realizó con los investigadores Patricia Nohemí Vargas Becerra (CUAltos) y Alejandro Canales Cerón (CUCEA), cuyos resultados fueron publicados en el Informe Anual Migración y salud, que realiza el Consejo Nacional de Población (Conapo), en colaboración con otras instituciones.

Dijo que la situación es preocupante y que es ineludible que desde el ámbito académico se realice más investigación sobre estos temas, y cristalizar estas cifras en programas que beneficien a estos jóvenes.

“De qué sirve que el presidente reciba a los migrantes en el aeropuerto, a los que creo que ya les ofreció seguro social, cuando éste ni siquiera funciona para nosotros. Ellos vienen en condiciones de vulnerabilidad. Ya es un hecho, se esperan muchos jóvenes deportados, qué vamos a hacer”.

En el caso de los migrantes que cursan estudios de nivel superior y pudieran ser deportados, el rector general de la Universidad de Guadalajara (UdeG), maestro Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, anunció que la Casa de Estudio está abierta para recibirlos y que puedan continuar sus estudios.

En el foro también participó el doctor Mauricio Ramírez Grajeda, quien expuso una revisión del modelo económico mexicano, así como el doctor Rafael Espinoza Ramírez con el tema “Perspectivas del comercio internacional”; ambos son profesores de la División de Economía y Sociedad del CUCEA.

 

HJ/I