Fallece el director José Solé

(Foto: Especial)

El director José Solé Nájera, uno de los pilares fundamentales del teatro en México, murió a los 87 años de edad, víctima de un infarto fulminante.

El deceso ocurrió a las 20:00 horas de ayer miércoles cuando llegaba a su casa tras haber realizado varias actividades por la tarde, informó Amanda Alvarado García, quien desde hace ocho años cuidaba de él.

Dijo que el maestro, como la comunidad teatral le decía, comió con normalidad y durante el transcurso del día aparentemente se sintió bien, pero al regresar de la calle se desvaneció.

“Un taxi lo vino a dejar y apenas alcanzó a llegar al portón de su casa. Cuando llamé a la ambulancia para trasladarlo al hospital más cercano, ya había fallecido. El médico diagnosticó que fue un infarto fulminante”, explicó a Notimex que hace un año, el cardiólogo Francisco Moreno Turbay informó a José Solé que su corazón había “crecido demasiado” y que no le recomendaba nada en especial, “solo que viviera como quisiera, pero sin descuidar la ingesta de medicamentos”.

Hace cuatro meses participó en Radioteatro para Radio Educación y dictó una conferencia en Puebla apenas dos semanas atrás.

En dos ocasiones fue coordinador nacional de Teatro del INBA (1977-1987 y de 1991-1995), así como fundador tanto de la Compañía Nacional de Teatro (CNT) como del Centro de Investigación Teatral Rodolfo Usigli (CITRU).

En 2008 recibió la Medalla de Oro de Bellas Artes por trayectoria artística. Ese mismo año, mereció el Premio Nacional de Ciencias y Artes, así como la Medalla de Oro Bellas Artes, el Reconocimiento del Festival Cervantino y las Lunas del Auditorio, por citar algunas distinciones.

José Solé nació el 28 de julio de 1929 en la Ciudad de México. Le sobreviven tres hijos: Guillermina, María y José Solé Gálvez. Su cuerpo será velado en una conocida funeraria de las calles de Félix Cuevas y Gabriel Mancera, en esta capital.

De acuerdo con Amanda Alvarado, los familiares de José Solé confían en que las autoridades culturales de este país le rindan un homenaje de cuerpo presente, para luego sepultar sus restos en un panteón, en respeto a su última voluntad.       

GT