Gremios periodísticos rechazan salida de CNN

(Foto: Especial)

Gremios de periodistas realizaron una protesta en rechazo a la salida del aire del canal estadounidense de noticias CNN y pidieron a la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) considerar los argumentos de la televisora en su defensa.

La protesta a las puertas a la sede de Conatel, en el este de Caracas, reunió a distintos gremios de periodistas y organizaciones profesionales, que rechazaron la medida como la puesta en práctica de la censura.

La Conatel ordenó un procedimiento administrativo contra CNN en español y su salida de la programación por cable después de la trasmisión, hace una semana, de un programa sobre la presunta venta de pasaportes venezolanos a personas vinculadas con el terrorismo y el narcotráfico.

La comisión confirmó que además de sacar a CNN de la señal por cable, también será bloqueada de Internet, después que el canal dijo que dejaría un enlace para la conexión gratuita.

El jefe de Conatel, Andrés Eloy Méndez, dijo que la medida contra el canal estaba apegada a la Constitución venezolana y al respeto a las audiencias.

El presidente del Colegio Nacional de Periodistas (CNP), Tinedo Guía, dijo que la suspensión de CNN es una muestra de censura y de cierre de oportunidades a los venezolanos.

“Cerrar CNN en español, solamente le cierra la oportunidad a los venezolanos de estar informado oportunamente", señaló.

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Prensa (SNTP), Marcos Ruiz, encabezó la manifestación y anunció la entrega a Conatel de un documento elaborado por los gremios en rechazo a la medida contra CNN.

El CNP, el SNTP y las organizaciones no gubernamentales Espacio Público, Instituto de Prensa y Sociedad (Ipys) convocaron a la manifestación en rechazo a la medida, que fue aplicada horas después que la ministra de Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez, acusara a CNN de poner en marcha una "operación mediática imperial".

Rodríguez dijo que el programa de CNN “pasaportes en la sombra” es parte de una “operación psicológica” contra Venezuela, además de ubicar al vicepresidente Tareck El Aissami como un supuesto vínculo con la entrega de documentos venezolanos.

La Asociación de Prensa Extranjera (Apex), que agrupa a corresponsales extranjeros acreditados en el país, difundió una declaración en rechazo a la medida.

"En la práctica significa el cierre de un medio de comunicación y de una ventana de información, a contravía de las libertades consagradas en principios y textos aceptados por organizaciones y tratados internacionales de los que hace parte Venezuela", dijo.

Asimismo, calificó de "desproporcionadas" la suspensión y salida de todas las transmisiones de un canal internacional de noticias porque las autoridades discrepen del contenido de algunas piezas informativas, "más aún cuando el Estado dispone de otros instrumentos de crítica, de réplica y de difusión de sus puntos de vista".

A su vez, la líder gremial y portavoz de la organización Expresión Libre, Silvia Alegrett, criticó la nueva muestra de intemperancia del gobierno.

"Una vez más, el presidente Nicolás Maduro, abusando de su poder, queriendo defender su gobierno del escrutinio de los venezolanos, vuelve a violentar la Constitución y sin respetar el debido proceso, ordena la salida de CNN en Español de la parrilla de los canales por suscripción”, señaló.

Indicó que la actitud “no sorprende debido a que el gobierno se ha destacado por su permanente rechazo a la libertad de expresión e información, presionando de diversas maneras a medios y periodistas independientes para impedir que cumplan con su obligación de buscar, elaborar y difundir las noticias".

La sanción fue aplicada después que Maduro pidiera sacar a CNN de Venezuela, al expresar su molestia por su programación.

“Pasaportes en la sombra” mencionó al vicepresidente Tareck El Aissami como un supuesto lazo en la venta de pasaportes en la embajada venezolana en Irak.

El funcionario fue agregado a la lista negra del Departamento del Tesoro de Estados Unidos sobre supuestas actividades de narcotráfico y la sanción en su contra incluye la congelación de activos en control estadounidense.

 

DN/I