Escribir le quita el sueño

EXHAUSTIVO. En la redacción del libro en homenaje a Ofelia Medina, Avelino pasa largas horas conversando con ella, además de revisar la mayor cantidad de material disponible. (Foto: Alejandra Carrillo)

Avelino Sordo Vilchis, escritor, crítico de arte y director del sello editorial Rayuela, publicó recientemente su segundo libro, Ofelia Medina. A portrait / un retrato, para el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), en el que habla de la vida y la obra de la actriz mexicana en un relato muy íntimo.

Sordo Vilchis presentó su libro la semana pasada, en un ejercicio que se hizo ya costumbre para su editorial que publica anualmente los libros a los homenajeados del cine mexicano por el FICG.

NTR. Cuéntanos un poco sobre este trabajo, en el que estuviste involucrado en todo el proceso.

Avelino Sordo Vilchis (ASV). Lo escribí, lo diseñé e hice el trabajo editorial. Normalmente hago sólo lo último, tengo muchos años haciendo estos libros para el festival del homenaje al cine nacional, desde que era la Muestra de Cine Mexicano. Este año me encargaron que lo escribiera: entré en pánico. Tuve que hacer una investigación documental, sobre todo en obras enciclopédicas. Vi todas sus películas que pude conseguir en Internet y otros medios, y luego más de 15 horas de entrevistas con ella. Conozco de manera personal a muy pocos de los 25 personajes que se han homenajeado en el FICG de los que hemos editado un ejemplar. En este caso hubo un contacto verdaderamente cercano, con Ofelia no podía ser de otra manera. El problema con ella fue recortar y ordenar todo lo que platicamos.

NTR. ¿Conociste o redescubriste a otra Ofelia?

ASV. La descubrí. De eso se tratan estos trabajos, uno luego tiene muchas ideas equivocadas de esta gente de la farándula, uno se imagina un mundo mucho más banal o ligero, pero en realidad es un mundo duro. El caso de Ofelia es muy claro, ella no es la cara bonita de la tele, es una mujer de mucho carácter, de mucho empuje, es una gran activista social y pone esa faceta un poco antes que la de actriz cuando cualquiera imaginaría lo contrario. Su profesión real es lo otro, es la lucha. Estuvo involucrada desde niña en asuntos de esa naturaleza. Descubrí que no es una Ofelia, sino que es muchas Ofelias y que tiene muchas capas. Quise hacer un retrato íntimo, pero celebrando su trayectoria como actriz en el cine mexicano, sin hacer de lado todas sus otras facetas.

NTR. ¿Qué querías que fuera este libro? ¿Cuáles fueron sus retos?

ASV. Sobre todo en las partes en que el libro está narrado en primera persona, el reto fue que su voz realmente estuviera incluida en las historias, su tono emotivo, su respiración, su ritmo, que fuera ella quien estaba hablando. Hay también algunos pasajes contados desde afuera por el narrador omnisciente, creo que se logró que fuera dinámico con anécdotas muy gratas. Debo confesar que escribí un gran número de este tipo de anécdotas específicas que al final deseché porque no funcionaban o porque no cabían. Ofelia es muy disciplinada, realmente leyó el libro y tuvo mucha participación y retroalimentación.

NTR. Es tu segundo libro ¿cómo te sientes?

ASV. La verdad es que me encanta escribir, pero me quita mucho el sueño. Me estresa mucho. Mi área de confort está en el diseño y la edición, eso es una maravilla, por eso me dedico a esto, es algo que me causa un gran placer. Por eso no puedo ni escribir columnas de manera semanal, de verdad me quita mucha energía. Con este libro me sacaron de mi zona de confort.

NTR. ¿Es una odisea dedicarse a publicar libros?

ASV. No es una odisea, me divierto mucho. La odisea es hacer que la gente lea, que se interese en los libros, hacerlos es la parte bonita. Ponerlos en el mercado en un contexto de una organización orientada a beneficiar sólo a las grandes editoriales. Aunque esto se puede aplicar a todas las ramas de la economía: las grandes empresas siempre ganan. Las medianas y pequeñas industrias son las que se joden, aun cuando generan más empleos y tienen más facilidades en ese sentido. Esa es la odisea: no tienes idea de lo difícil que es que Gandhi te venda un libro.

NTR. ¿Por qué entonces hay una buena cantidad de editoriales independientes surgiendo en la ciudad?

AVS. Porque somos necios. Porque hay la necesidad, porque los que están en las editoriales grandes ya no saben ni qué publicar, publican pura basura o lo segurito, donde está la basura. La literatura valiosa no la van a publicar nunca. Es una locura la poesía. Aunque en países desarrollados con grandes mercados editoriales, países donde sí se lee, hablar de mil ejemplares de poesía, es decir mucho, imagínate aquí en México. Ese no es negocio para nadie, pero alguien la tiene que publicar, carajo, ahí es donde está el asunto. Es chistoso, porque la batalla de antemano está perdida, todo está orquestado para que la pierdas, uno acaba por decepcionarse y se dedica a otra cosa, pero ahí vienen los otros necios que llegan a hacer sus libros de poesía. Y por otro lado estas editoriales son de nicho y son las que descubren a los actores, al final las grandes van a terminar publicando a nuestros autores.

 

 

HJ/I