Apuesta por otras formas de distribución

Completo. El volumen incluye, además de su obra literaria, algunas de sus ilustraciones, todo como parte de lo que ha producido entre 1985 a 2015. (Fotos: Cortesía)

Para publicar su reciente libro, una antología de su obra, el poeta mexicano Ismael Velázquez Juárez (Lugares y no lugares para caer, Bulldozer, Muerto en Richard Brautigan) decidió que lo haría a través de Internet. La editorial Luzzeta, que ha preparado esta obra, lo lanzó a través de la plataforma digital de ventas Kichink, y en su Wordpress.

Box, como se titula el volumen, incluye obra que el autor ha escrito de 1985 a 2015; está disponible en luzzeta.wordpress.com desde el 11 de este mes.

El proyecto busca dar una nueva alternativa para la distribución del libro que también han tenido varios de los libros de Velázquez Juárez, como Producto interno bruto y Esto no significa nada, disponibles y con descarga gratuita en la página Poesía Mexa. Muchos de sus poemas están contenidos, también, en su propio Blog.

NTR. ¿Qué lugar ocupan en tu escritura estas diversas formas de distribución a través de Internet?

Ismael Velázquez Juárez (IVJ). Para mí ha sido definitivo. Si no fuera por Internet y las redes sociales, seguramente seguiría escribiendo para el cajón, como hice durante más de 20 años.

NTR. Sobre el nuevo proyecto que presentas en Luzzeta ¿por qué deciden lanzarlo en estas condiciones? ¿Qué poemas se incluyen aquí? ¿Qué significa está compilación para ti?

IVJ. La de Luzzeta es una pequeña antología preparada por Jorge Posada, con texto de introducción también de él. Es una muestra muy breve de trabajos tanto de poesía como de obra visual que comprende de 1985 a 2015 más o menos. Al final la idea –la mía, la de Jorge seguramente es distinta–, era tener una especie de catálogo o índex pre mortem de las distintas formas en las que me he esforzado por encubrir mi tendencia al ocio más vil y descarado.

NTR. Este poemario abarca una buena temporada de tu escritura, ¿qué ha cambiado en ti y en tu forma de escribir o entender el ejercicio de escritura a lo largo de estos años?

IVJ. La verdad es que no lo sé; pero tampoco me había propuesto averiguarlo. Sin embargo, el paso del tiempo debe ser un parámetro duro contra el qué medirse, así que por qué no. En todo caso puede ser como esa frase que aparece siempre en los espejos retrovisores: “objects in the rear view mirror may appear closer than they are” (los objetos están más cercanos de lo que aparentan). Todo lo hecho forma parte de un pasado que puede parecer más cercano de lo que está en realidad.

NTR. ¿Cómo describirías el panorama actual del mercado editorial en México?

IVJ. Ahora sólo conozco el panorama editorial que se ocupa de hacer caso omiso del mercado editorial en México. Me refiero concretamente a la edición de poesía. De un tiempo para acá, la publicación de poesía en México tiene que ver más con el cómo se relaciona la comunidad involucrada en ello (escritores, lectores, editores) a través de los medios electrónicos, que con el mercado editorial en sí. En esta nueva forma de publicar, sólo se produce lo que se va a consumir y casi casi se puede saber con nombre y apellido en manos de qué lector acabará tal o cual libro. Son libros que nunca aparecerán por Sanborn’s ni en Gandhi, pero que a cambio tienen muchas posibilidades de ser leídos de verdad.

NTR. Ante la guerra y el dolor ¿cuál es el papel de la escritura en nuestro tiempo?

IVJ. La escritura no tiene ningún papel preasignado. Si algo tiene de efectivo es porque rompe con cualquier expectativa o intención programática. En el fondo, es como la guerra o el dolor, no tiene ningún fin.

 

JJR/I